El mejor momento de la historia para estudiar.

1.-El curso toca a su fin. Los profesores aprovechan para colar de tapadillo alguna conclusión, consejo o vaga profecía. Bueno, al menos esto es lo que se hacía antes. De acuerdo con el dicho latino, prima non datur et ulitma dispensatur. Sin embargo, dudo que algo de esto quede aún en pie ante la peste imparable de la programación, la examinación y la evaluación contínua.

Dados mis trienios, pues, es inevitable apuntar un último sermón. Su título es el siguiente: “Felicidades, es el mejor momento de la historia para estudiar”.

*

2.-Ya, ya estoy oyendo la cantinela de que “nuestros hijos vivirán peor que nosotros y bla, bla, bla”. Por supuesto, algunos defectos recientes son preocupantes. No sabemos cómo va a evolucionar la noción de trabajo –que era lo que articulaba nuestras vidas-, cuál va ser la fuente efectiva de nuestra renta (algo parecido a eso del salario mínimo estatal quizás es ya imparable), los retos ecológicos son profundos, etc. Bajando ya el periscopio, es verdad que, al menos en nuestro país, nuestros muchachos probablemente leen peor y no siempre escriben bien –con honrosísimas y numerosísimas excepciones-. Y estamos hablando de capacidades básicas para la faena jurídica.

Ahora bien, estas pequeñas dudas y vicios han de enmarcarse en el progreso global de la humanidad. Lo ocurrido en los últimos ciento cincuenta años ha sido espectacular: en esperanza de vida, en acceso a los bienes, en supervivencia de los niños, en niveles culturales…No, no sólo eso. Es más: en los últimos treinta o cuarenta años la incorporación de millones de seres humanos al desarrollo es incontestable, la reducción de la respuesta violenta es fácilmente medible –cada vez hay menos guerras y menos agresiones, aunque a veces algún hijo de la gran puta en Manchester insista en recordarnos lo contrario-, etc. Es significativo el avance en la espinosa cuestión del hambre: desde Naciones Unidas se plantea de forma seria acabar con esta lacra en cuatro o cinco lustros. Jamás el mundo estuvo tan cerca de ese objetivo. Jamás. Esto sería casi como arrancarle de cuajo al eterno Apocalipsis bíblico uno de sus cuatro jinetes.

En fin, apuesto con cualquiera que compare los indicadores básicos de esperanza de vida, acceso al agua potable y a  los servicios sanitarios, alfabetización y aumento de la información en cualquier región del planeta en estos últimos cuarenta años. Por supuesto, habrá algunos bajones, pero es esperanzador observar el impresionante avance de la marea. Es casi como comparar el humilde y juvenil Interrail con el magma multiclasista de easyjets y ryanairs llenos de gentes de todas las edades.

**

3.-Es verdad que el mundo parece mal hecho (no sé si lo está, porque el Gerente trabajó seis días y después ya sólo sabemos que viene algunas mañanas). Por otra parte, los adelantos se manifiestan bajo la ley de los dientes de sierra y a todos nos toca alguna vez la parte baja de la cordillera (para muchas comunidades, esto dura años y años). Pero no creo que nadie quiera volver atrás ( y nadie va a hacerlo).

En esta línea, me encuentro con un suelto de un discurso de Bill Gates que rezuma un optimismo de libro y del cual entresaco lo siguiente:

 “Sabes más que yo cuando tenía tu edad”, escribió. “Puedes empezar a combatir la desigualdad, ya sea por la calle o por todo el mundo, antes”. Terminó pidiendo a los graduados que consideraran el progreso que la humanidad ya ha hecho, diciendo que él cree que el mundo está mejorando. “Eso importa porque si crees que el mundo está mejorando, quieres extender el progreso hacia más personas y lugares”. Para acabar, Gates cerró con un mensaje de optimismo contundente: “Es un momento increíble para estar vivo. Espero que lo aproveches al máximo”. 

 

Para que vean que no soy un ingenuo, he llamado a mi amigo Julian L.Simon, con el cual ya conversamos en alguna interesante ocasión. Simon ya  le ganó una apuesta a P.Ehrlich sobre la evolución futura del precio de las materias primas. Este último autor amenizó nuestra juventud desde el Club de Roma con sus pronósticos de inminentes y generalizadas hambrunas y vacíos energéticos que, como es sabido, jamás ocurrieron. No es un gran texto el que aquí incluyo y creo que tiene algunos puntos débiles sobre la cuestión demográfica, pero rezuma un optimismo y amor por la vida  y por la inteligencia tan lejano a los apocalípticos del antropoceno  que me encanta:

”Dado que hay gente que se preocupa mucho de los niños no nacidos, es evidente que, según sean las personas, la importancia que se conceda a los niños no nacidos puede variar muchísimo, desde un nivel muy bajo a un nivel altísimo. Esta es la clase de valores sobre los cuales la economía y la ciencia, generalmente, no tienen nada que decir. Como persona, sin embargo, yo, obviamente, concedo un valor particular a los niños no nacidos. Y puesto que este valor se expresa tan pocas veces en público que alguna gente supone que es porque no existe, aprovecharé esta oportunidad para decir unas cuantas cosas sobre él, incluso corriendo el riesgo de parecer un sermoneador. Manteniendo el nivel de vida constante, me parece que es mejor tener más gente. Y si el precio no es demasiado grande, yo incluso estaría a favor de un nivel de vida algo más bajo por persona a cambio de que más gente pudiera vivir para disfrutarlo (aunque los análisis que he ofrecido en este libro sugieren que a largo plazo una población mayor lleva consigo también unos niveles de vida más altos en lugar de más bajos).

Pero ¿qué significa preferir la idea de más gente? Para mí quiere decir que no importa que haya más gente en las ciudades en las que vivo, viendo a más niños ir a la escuela y jugar en el parque. Yo estaría incluso más contento si hubiera más ciudades, más gente en áreas no pobladas, e incluso en otros planetas como éste.

Yo creo que esta particular manera de ver el problema es propia del mejor espíritu  de la cultura judeo-cristiana, que es la base, con mucho, de nuestra moderna moralidad occidental. En términos bíblicos, “Creced y mutiplicaos”. Y está también de acuerdo con el espíritu y la lógica de los filósofos utilitarios, comenzando por Jeremías Bentham, cuyo pensamiento subyace en mucha de nuestra filosofía legal y social, así como en el pensamiento económico moderno. Yo mantengo esta preferencia por una vida más abundante porque está generalmente de acuerdo con el resto de mis juicios de valor y mis gustos. Es un juicio de valor que muchas otras personas mantienen también quizá de un modo inconsciente. Y otros pueden llegar a reconocer su importancia para ellos cuando lleguen a reconocer, como me ocurrió a mí, que el crecimiento de la población a largo plazo presagia beneficios en lugar de males para la civilización.”*

 

*Julian L.SIMON, El último recurso, Trad. de J.M. Casas Torres, Editorial Dossat, Madrid, 1986, pp. 402-403. Título original: The ultimate resource.

Terminal de combustibles en Puerto Progreso (Yucatán, México).

 

 

 

 

 

 

*Fuente: ***.

***

 

 

Publicado en Diarios de un profesor disperso | Etiquetado , , | Deja un comentario

Hong Kong, un paradigma de ciudad compacta.

1.-Hong Kong es la única ciudad del mundo desarrollado que, en los últimos treinta años, no ha perdido densidad. Un hervidero de más de siete millones de personas en una superficie claramente insuficiente. Su historia registra, además, diversas oleadas inmigratorias (especialmente, desde China continental).

Se da, además, la peculiaridad de que el 40% del terreno permanecerá virgen y sin edificación, básicamente por motivos ambientales. Es, por tanto, el paraíso de la ciudad compacta (exageradamente compacta, podríamos decir).

*

2.-Desde el punto de vista jurídico, sorprenden algunas cuestiones. En primer lugar, la dominación inglesa permitió incluir al país en la larga lista de naciones bajo el Common Law. Esta base se plasma tanto a nivel normativo como conceptual y académico. Debe tenerse en cuenta que la República Popular de China ha garantizado que Hong Kong podrá mantener su propio sistema de derechos hasta el 2047.

En segundo lugar, nos hallamos–curiosamente- ante un sistema de propiedad socialista del suelo. No es fácil describir cómo opera luego el mecanismo, pero el punto de partida son ciertos derechos de alquiler o concesión de los particulares sobre el suelo público. El mercado inmobiliario, pues, se construye a partir de tales derechos y su transmisión y vicisitudes, incluyendo los que afectan a las viviendas ya construidas. En ese nivel, sí que nos hallamos ante un  comercio capitalista, pero la presencia final  del volumen de oferta está determinada por el gobierno, dada la propiedad pública de los terrenos.

Por otra parte, los problemas de alojamiento han generado una intensa política de vivienda pública. Casi la mitad de las residencias tienen este régimen.

**

3.-Estudiar todo ello no es tarea fácil. Sin embargo, en esta diáspora de la juventud española por otras tierras, el investigador –y pez de ciudad– Oriol Caudevilla se ha lanzado a analizarlo ya. Incluso, ha comparado la normativa urbanística española con la vigente en  Hong Kong. En 2016 ya publicó The system of Landholding in Hong Kong, en la prestigiosa revista Interasia Papers. Pues bien, el 26 de mayo va a discutir con un profesor de Derecho inmobiliario de la Universidad de Hong Kong por qué el precio del suelo es tan elevado en Hong Kong.  Aparece aquí uno de los puntos débiles de las poblaciones compactas, complicado o perturbado por la explosiva mezcla de la propiedad socialista del suelo –bajo manipulación gubernamental, incluso fiscal- y un agresivo mercado inmobiliario en un segundo nivel. Ésta es la convocatoria del acto (por si alguien está por allí):

      “Asian Institute of International Financial Law
Faculty of Law, The University of Hong Kong

                                               Announces

                               Land Law Conversations

An occasional series of discussions on topics concerning land in Hong Kong

Why are Hong Kong’s Land Values
so Persistently High?

Friday, 26 May 2017, at 1:00 pm
Room 901, 9/F Cheng Yu Tung Tower, The University of Hong Kong

Prices and rents for Hong Kong property have never been higher.  Since 2003 they have risen almost without pause, defying both economic conditions and administrative efforts to curb them.  What is the cause of this relentless increase?  Numerous explanations have been suggested: rising population, demographic trends, lack of new building land, government policies regarding land premia, user restrictions in leases, planning controls, land-hoarding by developers, excessively large country parks,  extremely low interest rates, absence of attractive alternative investments, tides of money from the mainland and overseas, and an undervalued Hong Kong dollar.

For young people, owning their own home has become an impossible dream.  Carrie Lam has said that the property market has left ordinary Hong Kong people behind.  Some business voices have called for the return of rent controls.  Why have government measures to suppress prices failed?  Can anything more be done?  Is the market in a bubble that will burst with catastrophic consequences?

Discussion of these and associated matters will be led by Professor K.W. Chau of the Department of Real Estate and Construction at HKU, who oversees a property price index, and Oriol Caudevilla, a visiting Fellow at the Asian Institute of International Financial Law who has a special interest in the financial and environmental aspects of the Hong Kong property market.

Light refreshments will be available.

If you would like to take part or attend, please notify Flora Leung at fkleung@hku.hk
on or before
 19 May 2017 (Friday). “

***

“Urban jungle”, por Andy Yeung.

 

 

 

 

 

 

Fuente de la fotografía: ***.

 

 

Publicado en Derecho urbanístico | Etiquetado , | Deja un comentario

El debate periodístico sobre la publicación de sumarios

La divulgación de fragmentos sumariales –incluso, en algunos casos, de los declarados secretos también para las partes-  se ha reiterado en la prensa en los últimos años. Sin embargo, desde mi humilde ignorancia, parece que la reflexión sobre este vicio se contraía a un selecto grupo de constitucionalistas y procesalistas. No obstante, la creciente relevancia del problema planteado ya ha generado algún debate interesante en los medios de comunicación. Como ejemplo, transcribimos un artículo de A. Espada con fecha de ayer -6 de mayo de 2017-, que puede consultarse aquí***o bien en la copia siguiente, con nuestras acostumbradas negritas.  Desde luego, el tema es complejo y en el mismo texto se advierten algunas aristas delicadas. Jugosa, aunque discutible, es la propuesta de trasladar el principio procesal de igualdad de armas al terreno periodístico.

Para  enmarcar el tema, es conveniente la consulta de los artículos 301, 301 bis y 302 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal  y es muy útil el sintético artículo de Juan Alberto DÍAZ LÓPEZ  “La ‘nueva’ corrección disciplinaria del artículo 301 LECrim”, publicado en Legaltoday el 8 de mayo de 2015.

 

Humphrey Bogart en “El cuarto poder”.

 

 

 

 

 

 

Fuente: ***

 

El tapabocas (II)

El jefe de opinión del periódico Vicente Lozano me escribió ayer diciéndome que no acababa de entender mis argumentos sobre el secreto sumarial. Hoy le he contestado:

«Querido Vicente, gracias por tu lectura, y por tus comentarios. Estas cosas adquieren especial valor cuando, como es el caso, las personas tienen opiniones distintas sobre asuntos claves.

Como deducirás de mi texto yo no he dicho que un periódico deba abstenerse por sistema de publicar fragmentos de un sumario. Incluso aunque la ley no lo permita, como es el caso inglés. Siempre he defendido que un periodista puede incumplir la ley por mandato imperativo de la verdad, solo que a condición de asumir las consecuencias y no lloriquear.

La ley española favorece la publicación de fragmentos de sumarios, secretos o no, y por lo tanto relaja las condiciones para los periodistas. A mi juicio esta comodidad, unida a las razones comerciales, ha provocado una deriva peligrosa en España. Fragmentos de sumarios, informes policiales, peritajes diversos, es decir y al fin, conjeturas, se publican en nuestros diarios —y lamento decir que muy especialmente en el nuestro— sin ningún filtro. Solo protegidos por el argumento de autoridad que inspiran sus autores. Pero, por desgracia, policías, fiscales e instructores son, como cualquiera, víctimas de sesgos, confusiones y errores. A veces son víctimas también de su insuficiencia intelectual. Y otras, aunque las menos, practican, lisa y llanamente, la mentira.

Cualquier cosa que un periódico publica debe atenerse al criterio de veracidad. Es decir, un periódico no puede mentir entre comillas protegido por el falaz argumento de autoridad. Ese tipo de construcciones gramaticales, y exculpatorias, tan caras a nuestro estilo: «La Udef dice…» Si el periódico decide publicar un fragmento de sumario debe cumplir una de estas dos condiciones. La primera es que el periódico esté convencido de que lo que relata es verdadero. Es decir, que no se trata de una posibilidad, sino de un hecho. Por supuesto el periódico puede equivocarse. Pero su punto de partida es la convicción. No lo cree la Udef. Lo cree el periódico. Y punto.

Como es natural esta condición de solidez se da pocas veces. La verdad de un sumario suele ser una «truth in progress». También en este caso el periódico puede estar convencido de la utilidad de su publicación. Pero II)es imprescindible que al tratarse de una verdad en marcha, de una verdad aún sujeta a versiones, el periódico incluya las versiones de todas las partes. ¿Qué es lo que sucede con los sumarios secretos? Que la verdad de la otra parte no puede publicare ¡en razón precisamente del carácter secreto del sumario!, porque las partes aún no han tenido acceso a lo que el periódico publica con tanto desparpajo. No creo que sea necesario subrayarte la falta de ecuanimidad, la indefensión que estas condiciones de publicación garantizan. Una indefensión que, por cierto, se practica incluso a posteriori. Para ponerte un ejemplo reciente y doméstico: observa el tratamiento que dio el periódico a la verdad provisional sobre los pagos a Rato de Lazard y el que le dio meses después a la verdad tout court.

Alrededor de estos delicados asuntos hay infinidad de cuestiones de interés. A mi juicio el periodismo debe reflexionar profundamente sobre ellas, porque ahí también está una de las razones dolorosas de su desprestigio y de su crisis. Ni que decir tiene que estoy a tu disposición para continuar este diálogo cuándo y cómo quieras.

Abrazo grande
A.”

     Arcadi Espada

“Deadline-USA” (proyectado en España como “el cuarto poder”).

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: ***

 

***

 

Publicado en Derecho procesal | Etiquetado | Deja un comentario

El derecho a la delación con premio.

Comentario a la sentencia del Tribunal Supremo, Sala de lo contencioso, sección 3, de 20 de abril de 2017 [Roj: STS 1528/2017] .

1.-La mercantil ADVEO GROUP INTERNATIONAL, S.A. (antes UNIPAPEL, SA) fue sancionada por la Comisión Nacional de la Competencia por ciertas infracciones en esta materia. No obstante, obtuvo una sentencia favorable de la Audiencia Nacional, contraria a la punición. Sin embargo, en recurso de casación interpuesto por la Abogacía del Estado dicha sentencia fue casada y anulada. Cabe añadir que la multa ascendía a 2.013.468.-euros.

En síntesis, la persona jurídica castigada –y otras empresas- constituyeron la entidad instrumental HISPAPEL. El Tribunal Supremo, después de examinar los diferentes alegatos, apreció objeto anticompetitivo en la constitución y actividades de HISPAPEL  y, por tanto, entendió que la sanción luego recurrida se ajustaba a Derecho.  En concreto, se consideró que la empresa citada había servido como cauce para efectuar acuerdos de reparto geográfico del mercado de la producción de sobres de papel y para la fijación de precios de dicho producto. Ahora bien, entendió que la cuantía de la condena debía ser recalculada. A esta conclusión se llegó tras la evacuación de ciertos aspectos enjundiosos.

*

2.-El Tribunal admite la adecuación a Derecho del sistema punitivo español en el sector de la defensa de la competencia. En concreto, se prevé una sanción que tiene como límite el 1%, el 5%  o el 10% del volumen de negocios total de la empresa infractora, según se trate de infracciones leves, graves o muy graves. Ahora bien, sobre ese punto de partida se aplican después ciertos correctivos como la dimensión y características del mercado específico afectado por la transgresión, la cuota que dentro de él tenga la empresa infractora y los beneficios ilícitos por ella obtenidos como consecuencia de la contravención.

En conclusión,  este mapa represivo respeta las exigencias de efectividad y capacidad disuasoria y también el principio de proporcionalidad. Esto da pie a algunas meditaciones obiter dicta del Tribunal. Por ejemplo, la sugerencia de que el legislador nos regale en el futuro como elemento para la valoración del quantum sancionador el factor de la probabilidad en la detección de las conductas infractoras.  Ello nos lleva al examen del problema de la fácil ocultación  de las conductas anticompetitivas. Aparece en la sentencia, ya al final, el delicado tema del derecho a la clemencia que, por cierto, ha sido recogido con una cierta generosidad en la reciente legislación de procedimiento administrativo (Ley 39/2015).

**

3.-La papelera expedientada suministró diversos datos e informaciones a la autoridad nacional de la competencia, pero ésta determinó que no aportaban ningún “valor añadido significativo” a la documentación que ya se disponía. Este parámetro, por cierto, es el que aparece en la Ley 39/2015.

Pues bien, el Tribunal Supremo  remacha que los materiales comunicados fueron determinantes para comprobar el alcance y la naturaleza jurídica de la inobservancia legal. Además, se trataba de noticias fiables, proporcionadas  con un “significativo grado de colaboración mostrado con anterioridad al inicio de la información reservada (8 de octubre de 2010) y la incoación del expediente sancionador NUM000, que se produjo el 16 de marzo de 2011 (en relación con la presentación de los escritos de 14 y 24 de septiembre de 2010) y el reconocimiento del ilícito infractor por el presunto responsable”. En consecuencia, el Tribunal Supremo anula la punición inicialmente impuesta y ordena a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia que la tase de nuevo, de acuerdo con las previsiones legales examinadas en la sentencia y sin incurrir en reformatio in pejus. Se trata, en definitiva, de un auténtico derecho a la clemencia. Esta interpretación puede ser muy jugosa cuando se aplique el mecanismo de la exención o reducción de la multa configurado en el art.  62 de la Ley 39/2015, de procedimiento administrativo común de las Administraciones Públicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

***

Publicado en Procedimiento administrativo, Procedimiento sancionador | Etiquetado | Deja un comentario

25 de abril

El precedente de este cuaderno fue un blog vinculado a unas sesiones mensuales de actualización jurídica para alcaldes y concejales que tuve el gusto de dirigir en los años 2011-2012 en la Asociación Catalana de Municipios. Una de las secciones que más gustaban se llamaba “Imàgenes del Derecho” y consistía en una reflexión sobre algún  cuestión de Derecho a partir de una fotografía, un discurso, un poema, una canción o una película. El 29 de abril de 2011 publiqué este articulillo y su correspondiente documento gráfico y hoy lo pongo en castellano para deleite de mis lectores.

 

“25 de abril”

(publicado en catalán el 29 de abril de 2011).

1.-El 25 de abril del 1974, un amplísimo grupo de militares portugueses –articulados dentro del “Movimento das Forças Armadas”- ´dio un golpe de Estado y derrocó el régimen republicano, que tenía como primer ministro a Marcelo Caetano. El sistema político destronado había sido calificado de diversas maneras por los historiadores. Para algunos, se trataba de una “República autoritaria” y, para otros, era uno de los mejores ejemplos del “Estado corporativo”. Su principal ideólogo fue A. de Oliveira Salazar, presidente del Gobierno de  1932 a 1968 y teórico fundamental del “Estado novo”, empapado de una relativa influencia del fascismo italiano, de un reforzamiento del papel de la Iglesia y del anticomunismo propio de la época.

*

2.-El golpe dio lugar a una fase convulsa, en parte propiciada por la heterogeneidad del movimiento. Así, el mismo general Spínola –que aparece en el documento que adjuntamos- intentaría un golpe militar desde posiciones reaccionarias el 11 de marzo de 1975. En el seno de los militares se agrupaban, de hecho, sectores moderados –como el representado por el capitán Vítor Alves, que murió en enero del presenta año- y grupos de izquierda radicalizados. El nombre relevante en este último ámbito era, sin duda, el oficial Otelo Saraiva de Carvalho. Finalmente, no obstante, la nueva Constitución fue aprobada en 1976.

Estas frías y cortas notas no son suficientes para describir el impacto que supuso la “Revoluçao dos cravos” en la retina de la Historia. A favor del mito juegan su carácter incruento y sin derramamiento de sangre, la entrega espontánea de claveles a los soldados, la conciencia de que sólo el golpe podría poner fin a las absurdas y sangrantes guerras en los territorios coloniales de Ultramar y –evidentemente- la canción de Zeca Alfonso, “Grandôla, vila morena”, elegida por el mismo Saraiva de Carvalho como señal radiofónica para la salida de tropas a la calle.

**

3.-Desde el punto de vista jurídico, debemos hacer dos consideraciones. En primer lugar, la influencia que la Constitución portuguesa de 1976 tuvo en la Constitución española de  1978, especialmente por lo que respecta a los derechos sociales o “Principios rectores de la política social y económica”. El tema ha sido muy bien estudiado en el volumen coordinado por el profesor TAJADURA TEJADA, La Constitución portuguesa de 1976. Un estudio académcio treinta años después, Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2006. Es especialmente recomendable el artículo inicial del mismo profesor Tajadura, donde reflexiona sobre la inviabilidad de los principios constitucionales en el marco de la aldea global.

Un segundo punto se refiere directamente al documento que acompañamos, que es la portada del diario República, correspondiente al número que apareció justo el día del golpe. Puede verse al final la expresión “ESTE DIARIO NO FUE VISADO POR NINGUNA COMISIÓN DE CENSURA”. Es decir, el periódico vulneró aquella misma noche su obligación de someterse a censura previa. Este trámite era uno de los más odiosos del régimen salazarista y, de hecho, una de las medidas inmediatas del programa del “Movimento das Forças Armadas” era “A aboliçao de censura e examen previo” (epígrafe A)2 g).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

***

 

 

 

Publicado en Estado social. Perspectivas., Imágenes del Derecho, Imatges del Dret. | Etiquetado , , | Deja un comentario

Sobre el sorteo como sistema de designación de ciertas autoridades, previo cumplimiento de un adecuado nivel de cualificación: la propuesta de Sosa Wagner y Fuertes López.

Ya hace tiempo que el maestro Sosa Wagner viene apuntando una tesis que tiene detrás a una sólida corriente de pensamiento. Se trata de la idea -que no es nueva- de asignación de ciertos cargos públicos decisorios mediante un sorteo. Para calmar las críticas a bote pronto, ya indico que se seguiría previamente un proceso serio de selección de candidatos y que, de entrada, el sistema sólo cubriría determinados órganos que precisan un suficiente  nivel de independencia.

El artículo original puede consultarse aquí: XXX.

Lo transcribo seguidamente -es de 21 de abril del presente año- con nuestra tipografía habitual:

 

“Acotaciones a Fernando Savater”

por Francisco Sosa Wagner y Mercedes Fuertes, catedráticos de Derecho Administrativo

1.-Leer a Fernando Savater es algo siempre provechoso y además un placer literario. Su artículo “Recapitulación” publicado hace unos días en el diario El País suscita, como todos los suyos, motivo para la meditación y, permítasenos, para la controversia o, si se prefiere, para formularle algunas acotaciones.

La defensa que en él se hace de la democracia como el único sistema apropiado y digno para regir la vida de las colectividades humanas es vibrante y acertada. En un momento como el actual no está de más oír una voz autorizada que nos alerta acerca de las tergiversaciones que de la democracia perpetran regímenes políticos bien cercanos, caso de la Hungría de Orbán o la Turquía de Erdogan, y no digamos más lejanos, como Venezuela. O podrían perpetrar, si alcanzaran el poder, esos partidos populistas que en España y en nuestras inmediaciones repiten, como si fueran invenciones suyas, consignas que vienen de la crítica-muy gastada- al parlamentarismo formulada por pensadores de los años 20 del pasado siglo y que desembocaron en los totalitarismos comunista y fascista.

También acierta Savater cuando subraya el éxito de la socialdemocracia, a cuyas recetas acuden todas las formaciones políticas de cualquier signo siempre que no hayan perdido el sentido de la orientación ni la mesura.

Ahora bien, no podemos desconocer que nuestro sistema democrático está vertebrado en torno a los partidos políticos y que, si hay algo urgente en la renovación de la democracia, es justamente volver a pensarlos con una cabeza de la que hayamos desalojado los tópicos. Podemos seguir repitiendo como cotorras lo que nos dice el artículo 6 de la Constitución pero, si queremos no ejercer de tartufos, sabemos que los partidos expresan deficientemente el pluralismo político y concurren muy mal a la formación y manifestación de la voluntad popular. Algunos no respetan la ley y a duras penas mantienen apariencias democráticas. Es decir, que hay mucha falacia y mientras no se tenga constancia de esta evidencia y se levante acta notarial de ella, seguirán las piezas fundamentales del edificio del Estado construidas con cartón-piedra, con riesgo serio de descrédito irreversible y, al cabo, de desplome.

Por eso es fundamental acotar el espacio en el que los partidos se mueven y los ámbitos a los que los partidos llegan pues recordemos que han instaurado un sistema parecido al del botín: la multiplicación de cargos de confianza, de asesores, de contratados a dedo, es ya abrumadora y produce un desaliento definitivo entre todos aquellos que, ayunos de respaldo en el enjuague político, han de fiar sus fuerzas a los principios constitucionalmente proclamados del “mérito y la capacidad”. En Alemania este fenómeno se conoce como Ämterpatronage y se halla también muy extendido pero no es ni de lejos la hidra que amenaza con ahogar las estructuras burocráticas españolas.

Por ello discrepamos de Savater cuando escribe, en un cierto tono de descalificación, que “se proponen, medio en serio medio como provocación, alternativas que sustituyen el voto universal por el sorteo entre minorías bien preparadas (?)…”.

*

…22.-Quienes estamos defendiendo en libros y artículos el sorteo para seleccionar a determinados cargos públicos no estamos proponiéndolo como “una alternativa que sustituya el voto universal”. El tal voto universal es un ingrediente indispensable de todo sistema político democrático, como si dijéramos el aceite en la preparación del bacalao al pil pil, cuya confección conoce bien Fernando Savater.

Ninguna duda puede caber al respecto. Pero ese mismo sistema democrático admite en su seno legitimidades diferenciadas y la resultante del sorteo es una de ellas y bien digna por cierto pues con ella se persigue enriquecer la caja de herramientas de la democracia, no empobrecerla ni aherrumbrarla. ¿No es el sorteo el sistema por el que elegimos a unos ciudadanos que han de pronunciar el veredicto de inocencia o culpabilidad de un acusado del delito de asesinato? Fernando Savater recordará cómo quienes aspirábamos a las cátedras universitarias en las postrimerías del franquismo clamábamos por el sorteo de todos los miembros que nos habían de juzgar en los tribunales pues solo así se evitaba el caciqueo de los mandamases del ministerio (hoy, derogadas las habilitaciones que eran por sorteo, todos los miembros de los tribunales los pone el candidato gracias a un sistema progresista ideado en la época de Zapatero).

Importa añadir ahora algo que, además, Fernando Savater sabe y es que las tres obras que fueron las antorchas con las que se empezó a iluminar un mundo político nuevo, a saber, El espíritu de las leyes de Montesquieu, el Contrato social de Rousseau y la Enciclopedia de Diderot y de D’Alembert, alaban el sorteo y aseguran que su combinación con la elección refuerza la democracia.

**

...3.-A nuestro juicio, en la España actual, el espacio donde el sorteo puede dar frutos y presentarse como una buena medicina contra el clientelismo partidista es el de las organizaciones especializadas técnicamente muy complejas que existen en el Estado (también en algunas Comunidades autónomas): Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de valores, Comisión de Mercados y Competencia, Junta de Seguridad nuclear… Pero también en órganos de fundamental importancia como son el Tribunal Constitucional, el de Cuentas o la Autoridad de responsabilidad fiscal. Y por supuesto el Consejo General del Poder Judicial.

Se trataría, dicho sea en términos muy generales porque cada uno de los organismos citados exigiría precisiones que no son de este lugar, de que el procedimiento de nombramiento de sus órganos directivos se iniciara con una convocatoria pública a la que acudirían, sin las sombras que proyectan partidos u organizaciones sindicales, los profesionales que libremente lo desearan y reunieran los requisitos técnicos pertinentes. A partir de ahí, tras comprobar de forma rigurosa y con transparencia, trayectorias y méritos alegados, se confeccionaría la lista definitiva de los candidatos, que sería la que serviría para realizar el sorteo.

Con carácter previo, y especialmente para los órganos constitucionales, se debería establecer la exigencia de una comparecencia parlamentaria u otra aproximación al candidato de parecida naturaleza.

 

[Jeff Sessions, nominado por Donald Trump para ser su fiscal general, ha defendido este martes su candidatura ante el Senado de los Estados Unidos. Fuente: XXX, REUTERS KEVIN LAMARQUE]

 

 

Estos trámites, los de la convocatoria pública y la comparecencia, ya existen para la designación de muchos responsables de las instituciones europeas y, en tal sentido, no está de más citar los ejemplos de las autoridades europeas de supervisión financiera o de la Oficina de lucha contra el fraude (OLAF).

Porque se convendrá con nosotros que, garantizada la idoneidad de todos los candidatos, es indiferente la persona concreta que sea designada. Y el azar le proporciona la ventaja de poder ejercer su función en perfectas condiciones de independencia y por tanto de libertad, emancipado de compromiso adquirido -explícito o implícito- con dedo alguno. Sustituyendo la elección por el sorteo, hacer la astrología de las decisiones de estos órganos, en función del origen de cada persona que interviene en una votación, se haría muy difícil.

En fin, a quien terminara un mandato determinado por el azar se le deberá obligar a volver con humildad de fraile trapense a su puesto de trabajo, desterradas futuras ambiciones de cabildeo con las fuerzas políticas para seguir disfrutando indefinidamente de otras prebendas.

Es decir, y volvemos al principio, el rico régimen democrático admite en su seno legitimidades variadas y no todas pasan por la elección.

Pues de lo que en definitiva se trata es de que no se nos extravíe el buen gobierno ni la libertad política, tal como las defendemos Fernando Savater y nosotros.

Fuente: XXX.

***

Publicado en Estado | Etiquetado | Deja un comentario

Philip Larkin y la paradoja del ahorro

1.-Los keynesianos se revolcaron deleitosamente en la paradoja del ahorro. En síntesis, se referían con ello a la situación que puede sufrir una economía nacional si los consumidores se  sienten empujados de forma mayoritaria o  incluso unánime por una voluntad de guardar y no gastar. Las ventas se vendrían abajo y los bancos harían un inútil esfuerzo de redistribución del ahorro, ya que nadie estaría interesado en la solicitud de créditos: ni los consumidores –que optaron por la tacañería-, ni las empresas –cuyas ventas disminuirían cada día de forma terrible-.

Ya no sé cómo se resolvió esta paradoja. Quizá con un encaje en una economía internacional que diera a cada uno un papel diferente (unos más gastosos y otros más contenidos). Esta sería la solución, excepto que todos los ciudadanos  del mundo se convirtiesen en implacables calvinistas del desierto. Otra hipótesis para salvar la paradoja fue el estudio y manipulación psicológica para hacernos alegres o tímidos con el dinero (en fin, ya lo saben, aquello de trabajar el subconsciente, la publicidad, la propaganda, la emulación entre iguales…). Finalmente –creo que la cosa acabó así- se recurrió a sofisticadas palancas monetarias y fiscales para evitar el estancamiento de los flujos de renta.

*

2.-Pero no era la respuesta de la teoría económica lo que me interesaba, sino el dilema existencial de la decisión entre el disfrute inmediato y el ahorro para el porvenir. A ello se refería el poeta inglés Philip Larkin en un poema magnífico –Money–  que conocí gracias a la edición que le hizo Marcel Riera en Labreu edicions (2009). La traducción de Riera es memorable y funciona perfectamente como poema en catalán (éste suele ser el mérito de las traducciones de Riera, que no sé cómo se lo hace, cómprenlo, ya verán). Por mi parte, he intentado verter al castellano una  versión que no fuera demasiado indigna.

Como puede observarse, Larkin tampoco desenreda la paradoja del ahorro y, más bien, acaba conectándola con lo que el poeta Jaime Gil de Biedma denominó “la radical insuficiencia de la vida”. Incluso el dinero –una de las fuerzas primordiales de la existencia- se ve atrapado por esa radical insuficiencia.

**

       3.-

       Money

 

Quarterly, is it, money reproaches me:

    ‘Why do you let me lie here wastefully?

I am all you never had of goods and sex.

    You could get them still by writing a few cheques.’

 .

So I look at others, what they do with theirs:   

    They certainly don’t keep it upstairs.

By now they’ve a second house and car and wife:

    Clearly money has something to do with life

—In fact, they’ve a lot in common, if you enquire:

    You can’t put off being young until you retire,

And however you bank your screw, the money you save

    Won’t in the end buy you more than a shave.

 .

I listen to money singing. It’s like looking down

    From long french windows at a provincial town,   

The slums, the canal, the churches ornate and mad

    In the evening sun. It is intensely sad.

 .

Philip Larkin.

 

Dinero.

 

Trimestralmente, ¿no es cierto? El dinero me reprocha:

“¿Por qué me dejas aquí muerto de asco?

Yo soy las posesiones y el sexo que nunca has gozado.

Aún podrías tenerlos con tu firma sola.”

Observo a los demás, qué hacen con el suyo:

ciertamente, no lo esconden bajo una baldosa.

Ya tienen segunda casa, coche y esposa.

Claramente, el dinero y la vida son del mismo mundo.

De hecho, tienen mucho en común, si piensas:

no mantendrás la juventud hasta jubilarte.

Y aunque ahorres tu salario en la libreta,

el rédito será al final decepcionante.

.

Oigo la canción del dinero. Me recuerda

a una ciudad provinciana desde unos ventanales;

los arrabales, el canal, las iglesias y sus encajes

en el atardecer. Es intensamente triste.

(Traducción de Joan Amenós).

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía del poeta Philip Larkin. Fuente: Independent.

***

 

 

 

 

 

Publicado en Diarios de un profesor disperso, Entidades bancarias | Deja un comentario

Sí a la memoria

1.-Periódicamente se reinicia el debate sobre las fórmulas adecuadas para la selección de empleados públicos. Ahora, como señala Chaves en un reciente artículo –”Reforma urgente del modelo clásico de oposiciones” -, probablemente se recrudecerán ante el anuncio de convocatorias de miles de plazas en el empleo público (en parte forzadas,  por el deshilachado estatuto del personal interino en la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea). En estos últimos años se han realizado cambios importantes en los niveles inferiores, pero es cierto que el tuétano de los cuerpos funcionariales de élite resiste férreamente: pruebas públicas, preeminencia del examen oral, temarios colosales, etc.

         Conviene decir, de entrada, que el reclutamiento de empleados públicos es, a nivel teórico, una operación mucho más compleja que la banal captación de trabajadores y colaboradores en las factorías y  sedes privadas. En estas últimas, las reglas están claras y se cifran en el patrón de la rentabilidad (que es un gran invento, por supuesto). Otra cosa es que no siempre es fácil intuir quién va a ser el imán de los futuros doblones.

*

2.-Sin embargo, en el campo público se trata de elegir, nada más y nada menos, unos hombres y mujeres que van a integrarse en entidades al servicio del interés general (me refiero al Poder Ejecutivo, ya que en el Poder Judicial, como es fácil suponer, hallaríamos incluso dificultades específicas). Nos movemos en un terreno complejo, en las brumas de un sueño de la razón, en un artefacto siempre mal hecho  (algo parecido ocurre, por cierto, con la contratación pública).

**

(Fuente: XXX).

3.-Nos hallamos  aquí ante el radical dilema de la alineación de los clubs de fútbol: todo el mundo lleva un entrenador en su corazón y, por tanto, todos nos atrevemos a hacer la exégesis exacta y adecuada de los principios de mérito y capacidad. En este sentido, el artículo de Chaves es interesante. Muy aguda la propuesta de comentar algunos libros básicos del Derecho público, previamente estipulados. Sin embargo, discrepo en el dardo (no explosivo) que le envía a la facultad de la memoria:

         “Bajo mi personal reflexión, considero, sin tener la llave mágica, que las pruebas memorísticas deberían pasar a mejor vida, pues corren tiempos en que los ordenadores y las bases de datos suplen las posibles carencias de datos e información para la labor pública. Cualquier modesta base de datos localiza, identifica y ofrece normas exactas para cada caso, con mayor fiabilidad que la cabeza de un opositor avezado.

 

         Chaves critica, más adelante, la sacralización cuantitativa de la memoria –y en eso podríamos estar en  parte de acuerdo-.También serían rechazables, añado yo, los recuerdos cosidos a la mente sin saber exactamente de qué se está hablando. Sin embargo, no cabe negar –y  el autor citado lo admite en algún momento- que el esfuerzo de aprender par coeur construye, al menos, unos  buenos cimientos de vocabulario. Esto es algo fundamental en la disciplina jurídica que, en el fondo, no es más que una rama de la retórica.  Pero no acaba aquí mi defensa quijotesca de la memoria.

Para algunas tendencias, la memoria equivale a la inteligencia en acción. Mi ignorancia en el campo neurológico me impide juzgar lo acertado de esta postura. Ahora bien, creo que antes de buscar en las redes y bibliotecas virtuales qué es el “anatocismo” –por ejemplo- puede ser útil saberlo ya de antemano. Igualmente, se gana mucho tiempo si se sabe qué se esconde bajo la expresión “Duero” (y si sabes el Tajo y el Ebro tampoco va mal). Hemos de trabajar más en  la formación, sin duda, de la memoria de relación, de la memoria de lo que realmente se vive y se comprende e incluso de la memoria visual. Pero me opongo  a su  destitución, aunque sólo sea para determinar cuál es la primera palabra que va a ser tecleada en la base de datos.

Y ya no entro, en estos días de primavera y pasión, en la espinosa cuestión filosófica de que, probablemente, no somos más que un trozo de memoria, cada día más frágil, embarrada en la humedad inminente del olvido.

***

[Por cierto, para los que sean de Barcelona y alrededores, les comento que Chaves viene el 27 de abril para hablar sobre el contenido de su último libro. Copio de su blog:

“Por otro lado, en Barcelona, el próximo día 27 de Abril de 2017 (9,30-13,30) tendré ocasión de participar en el Seminario de Actualización de la Función Pública Local, organizado por la Federación de Municipios de Cataluña según este Programa. Me ocuparé de disertar sobre el Control jurisdiccional de la discrecionalidad técnica: control de los abusos y errores de los procedimientos selectivos.]”

 

*

Publicado en Diarios de un profesor disperso, Docencia universitaria, Docencia., Llenguatge jurídic | Deja un comentario

Para una descripción de Londres.

“Londres es como aquellos muñecos anatómicos de mi infancia donde venas, músculos, nervios y huesos se mostraban en todo su lío potente y complejo. Una ciudad sin piel. Odiada por la Inglaterra cañí, que le pide decoro y que tape sus partes pudendas, empezando por sus inmigrantes.”

Arcadi Espada, “Bajo la mancha“.

***

 

 

Publicado en Urbanismo | Deja un comentario

Fórmulas jurídicas básicas contra el fraude y la evasión fiscal internacional (y II)

1.-El intercambio de información ha sido, hasta ahora, una figura con un desarrollo mucho más amplio que la asistencia en la recaudación. Esta última implica ya un nivel muy elevado de colaboración interestatal. Ahora bien, dentro del indicado intercambio  cabe distinguir un abanico de posibilidades.

La primera es el intercambio de información mediante solicitud previa. Se trata del utensilio primordial. En él, el Estado requeridor pide al Estado requerido datos sobre una persona o sobre una transacción determinada. Esto puede implicar la puesta en marcha de una actividad investigadora específica por parte del Estado requerido. Ha de tenerse en cuenta que se considera que el Estado requirente habrá agotado las fuentes de información previstas por la legislación interna antes de presentar la demanda de referencias.

*

2.-La segunda vía es la información automática, con transmisión sistemática de datos al otro Estado. Los Estados que la emplean ya se hallan en una fase de intensa ayuda y, en la práctica,  la situación de paraíso fiscal ya se disuelve completamente.

Más contundente aún es la fórmula del intercambio espontáneo de información, en la cual un Estado ha obtenido elementos que supone de interés para otro Estado y, en consecuencia, procede a transmitírselos.

Aún son posibles técnicas más afinadas, como las inspecciones tributarias simultáneas –con acuerdo de los Estados actuantes- o la inspección tributaria efectuada por un Estado en territorio extranjero.

**

3.-Los Estados no suelen asumir todos los renglones del menú descrito. En general, podemos decir que el punto de partida mínimo es el suministro de datos previa petición y para un caso concreto. Luego, en función de su propia relación o de la posición en el concierto internacional, se van incrementando las estrategias de colaboración.

Por supuesto, los Tratados citados recogen causas que impiden suministrar lo pedido. Pero debe tenerse en cuenta que todas ellas se interpretan de modo restrictivo. Desde luego, en modo alguno cabe invocar el secreto bancario u otros institutos que intenten proteger a intermediarios o contrapartes contractuales. Sí se admite, no obstante, la negativa “a desvelar información relativa a las comunicaciones confidenciales entre abogados, procuradores u otros representantes legales reconocidos, en su calidad de tales, y sus clientes en la medida en que estas comunicaciones estén preservadas por la Ley interna” (apartado 19.3 de los Comentarios precitados).  No obstante, esta exclusión debe definirse de forma estricta.

Por otra parte, en fin, se asegura la confidencialidad de la información recibida. Ahora bien, ello no impide que puedan revelarse estos materiales en audiencias judiciales públicas o en resoluciones en las que aparezcan el nombre del contribuyente.

Desde otro punto de vista, el establecimiento de procedimientos de audiencia establecidos por el Estado requerido para conocer las alegaciones del contribuyente no deben operar si ello –en palabras de los Comentarios–  “da al traste con los esfuerzos del Estado que la formula” [la solicitud] o impide o retrasa indebidamente el conocimiento de los datos (o, incluso, si se ha justificado la urgencia en la obtención).

En definitiva, pues, aunque el ritmo es siempre menor que el deseable, lo cierto es que el aumento constante de las jurisdicciones que van firmando estos tratados y van ampliando la asunción de las herramientas previstas ya está poniendo la semilla de un Derecho tributario global.

***

Publicado en Derecho tributario | Etiquetado | Deja un comentario