Poor against poor

1.-A few years ago, it was said that the perfect solution for the rebirth of downtowns was to make them more compact and to boost gentrification. At that time, gentrification was viewed with good eyes and it looked like a cure-all: more and better homes, new shops and services, restoration and recovery of historical-artistic heritage, enhancement of quality of life, reuse of spaces, more tourism … In a way, it is the objective of the current Spanish Land use Law and urban rehabilitation [“Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana”,2015].

But gentrification soon showed its hidden face. The increase in the value of real estate and its taxation and, above all, the increment in the rental price, gave rise to a growing protest movement. Social activists and campaigners claimed against the expulsion of old residents in the neighbourhood (and new ones who could not resist). Even the installation of new public facilities, allies for gentrification, has been rejected. Nicolás Barbieri told us about this some weeks ago, in his reflection on urban inequalities.

*

2.-Compact and dense cities have probably certain environmental and social advantages. But they only work with a huge fiscal effort. This tax contribution must be directed largely towards the construction of social and affordable housing, in its different forms and regulations. Social housing policies have a long tradition in the United States and western countries. They try to afford housing to low and moderate income people. In Spain they had a considerable expansion in the mid-twentieth century but declined at the beginning of the twenty-first century.

It has often been said that some social housing projects encourage segregation. However, I think we cannot draw general conclusions. This should be studied case by case.


Demolition of William Green Homes, Chicago, in 2006. This was a part of Cabrini–Green Homes , controversial public housing project located on the  Near North Side of Chicago. Picture author: Victorgrigas

Only a powerful public housing policy would avoid, perhaps, the exclusion effect. That should be completed with other measures. For instance, legally restricted rental prices, although it’s not easy in the constitutional frame of the market economy.

**

3.-My admired professor Marta Lora-Tamayo recently sent me an article by J. David Goodman from the New York Times with the title “What the City didn’t want the public to know: its policy deepens segregation”. This text explains that a non-profit organization called Anti-Discrimination Center has contested the current rules about allocation and lotteries of social housing in New York. The lawsuit has especially bothered Mayor Bill de Blasio, who is presented as a champion of social housing policy and is already on the path of his nomination as a Democratic candidate for the White House.

Anti-Discrimination Center has challenged the lottery rules   because these norms give a priority (that reaches 50%) to residents of the area affected by the erection or start-up of new social housing. The plaintiffs state that this regulation perpetuates and increases racial segregation. White neighborhoods stay white, black neigborhhoods stay black…  They base it with extensive research.

       The protection of residents is, in general, a traditional measure against gentrification. For instance, the parking reserve for locals that you can see in our municipalities (I have some doubts about validity of this restriction, but this is a different kettle of fish). It’s a right derived from vicinity, derived from the past…But, in  New York against Anti-Discrimination Center the claimants oppose that right and want to “colonize” other areas, with the  probable “expulsion” of old neighbours.

We are facing a legal aporia: the reservation in favour of locals prevents forced migration to other neighbourhoods or cities, but increases racial segregation. Likely, the authorities or the courts will reduce the reserve of 50% and, therefore, will provoke another demand of the new offenders, a hypothetical Anti-expulsion center

***

 

Publicado en Affordable housing, Social housing, Vivienda pública, vivienda social | Etiquetado | Deja un comentario

Gulliver is coming

1.-Our contributor Oriol Caudevilla published in March an article about the advantages that the «Belt and Road Initiative»  – ​​better known as «The Silk Road» –  could have for Hong Kong. You can read it here: ***. We are in the face of a colossal international investment project. Every time I hear about this route, Berlanga’s immortal film «Bienvenido Mr. Marshall» (“Welcome Mr. Marshall”) comes to my mind:

That Andalusian village of forced and artificial folklore could today be any of the more than seventy countries that have already signed program documents or specific plans and public works with the Asian giant. Together, a rain of millions related with rail, sea and road routes that will make China, as it was in the past, the world’s first economic power. Apart from the courtship with Russia and the important expansion in Africa, is particularly  remarkable the agreement with Italy. The two countries are linked by a  “Memorandum of Understanding” signed by Giusseppe Conte and Xi Jinping. It is a treaty with little immediate legal efficacy, but really outstanding for diplomatic purposes. Conte said that “the memorandum is a non-binding framework agreement” and added that  “it is not an international accord«. The text can be consulted here: ***.

*

2.-Without doubt, the most spectacular project is the Europe’s rail connection with China. However, the strategy is much broader, as described on the Asia Green Real Estate website:

«The BR initiative is arguably one of the most significant global economic development plans in history. The coverage area of the initiative is immense – it involves 68 countries equaling two-thirds of the word’s population, one-third of the world’s GDP, and the logistics of one quarter of the world’s goods and services. Most of the Eurasian continent as well as Eastern Africa is included in the initiative.

President Xi initially introduced the concept in 2013, expanding on the idea of the ancient Silk Road trade routes to strengthen the region’s infrastructure and economy. Today, the BR initiative has expanded and consists of two major parts of modern trading routes – the Silk Road Economic Belt and the Maritime Silk Road stretching across multiple countries and regions.

When initially introduced, the BR plan was perceived as a Chinese initiative. At that time, the vice-director of China’s State Council’s Development Research Center (Zhang Junkuo) said «the Silk Road idea is aimed at broadening the channels for China’s westward development, while it may also create new opportunities for accelerating economic transformation in the country.» However, over the years, the initiative has clearly evolved into a collective international effort to broaden growth and foster globalization. Whilst all participating countries will benefit from the BR initiative, China is expected to relatively gain the most in terms of economic and political influence as a result.«

Another good summary is  this video from  DW News:

**

3.-Of course, Spain is affected by the project and some specific steps have been taken, but without reaching the level of Italian collaboration. On the other hand, the penetration of Chinese investors in our land is for now reduced (but is growing very fast).

European countries are worried by various fears. First of all, economic analysts have warned the trade imbalance with China, which the “Belt and Road Initiative” can aggravate. Secondly, the US diplomatic pressures against the Asian project are not for the faint-hearted. On the other hand, some critics have referred to the implacable dictatorial nature of the Chinese communist regime. Distant voices, in small Asian countries, remember that «one day, trains will carry weapons and armies» and others doubt about environmental effects. For all these reasons, Xi Jinping diplomats are now transforming the initial idea in a more acceptable example of multilateralism, singing from the same hymn sheet.

***

Publicado en China | Etiquetado , , | Deja un comentario

Con Nicolás Barbieri, sobre la cultura y las nuevas o viejas desigualdades.

Conozco a Nicolás Barbieri desde su etapa de estudiante en la licenciatura de Humanidades. Era un alumno destacado, brillante. Sus inquietudes eran amplísimas, le encantaba intervenir y recuerdo perfectamente que, en algunas ocasiones, anoté mentalmente el contenido de su aportación. Le seguí viendo después de la graduación de forma intermitente y tuve el placer de agrandar un poco más la laudatio en la lectura de su tesis doctoral. Barbieri se había enfrascado ya en la ciencia política, vista con  los ojos del hombre de letras que sigue siendo. Algo debe haber influido, supongo yo, la presencia del maestro Subirats en esta evolución. 

Iniciamos esta entrevista con el pretexto de la concesión del premio a la innovación docente de la Asociación Española de Ciencia política y de la Administración, que ha recaído en su proyecto “Radiópolis”. Anotamos aquí un par de enlaces sobre este galardón y el trabajo que ha logrado este relevante reconocimiento. * , **. Creo que es la primera entrevista en este cuaderno y anoto aquí el contenido: 

-Comencemos, pues, por Radiópolis 

Radiópolis es un proyecto que está dentro de la asignatura de Análisis de Políticas Públicas y en el cual los alumnos realizan un programa de radio sobre una política concreta. Es un proyecto compartido, pues, con profesores y estudiantes de comunicación y también con los profesionales que trabajan en la plataforma “UAB Campus Media” y en la UAB Ràdio. La colaboración entre las diversas facultades es un elemento clave y creo que es muy fructífero. 


EN RADIÓPOLIS ES FUNDAMENTAL LA COLABORACIÓN ENTRE FACULTADES Y EL COMPROMISO DE LOS ESTUDIANTES CON UN TRABAJO QUE PLANTEA DIFICULTADES PROPIAS

-La docencia, esa vieja dama abandonada, si me permites un mal tango… 

En efecto, la docencia está anquilosada, como si llevara un retraso respecto a lo que está ocurriendo en otros campos. Podríamos decir que usa metodologías del siglo XX para el siglo XXI… 

-Yo diría aún más: metodologías de la época de Santo Tomás… 

Ja, ja, ja…Bueno, se trataba de salir del “escuchar y apuntar”. Tuvimos la suerte de que la idea fue bien acogida por la convocatoria de ayudas a la innovación docente que suele organizar la Universidad Autónoma…A veces les digo a los alumnos que las huelgas por motivos de tasas o condiciones son necesarias, son casi… 

-Estructurales. 

Bueno, eso,…pero revolucionario sería también hacer una huelga para cambiar las maneras de enseñar. Ya sabes, no es fácil, la introducción de mejoras depende a menudo de la reducción del volumen de los grupos… 

-Hablemos un poco de ti. Naces en Argentina. 

En Argentina, aunque en Buenos Aires, para ser más “precisos”. 

-Bueno, ya veo que la diferencia es importante. 

Lo digo con ironía, no es lo mismo, no es lo mismo…Porteño.  

-Me temo que esta precisión obligaría a desarrollar una tesis que se comería el contenido de la entrevista… 

Mi barrio era Villa Crespo, un barrio con mucha presencia de la comunidad judía. Muchos compañeros de mi escuela primaria eran judíos. De ahí el vínculo peculiar que  en Buenos Aires existe con la religión. Se trata de un nexo comunitario, cultural y no sólo religioso, sino algo mucho más rico. Ya me fui curtiendo, como ves, de una cierta diversidad cultural. 

-A veces se dice que los argentinos suelen hablar tan bien gracias a su tradición escolar. 

Por mi parte, estudié siempre en la educación pública, y de buena calidad. Creo que de ahí nace mi querencia por estudiar. Mi escuela primaria fue el Rómulo Naón. En secundaria fui a uno de los tres o cuatro institutos dependientes de la Universidad de Buenos Aires que hay en la ciudad (en mi caso, el Colegio Nacional de Buenos Aires). Ello les daba un cierto halo de exigencia, a veces mitificada. 

Pero lo cierto es que mi educación pública fue siempre muy buena y generó un interés por el mundo universitario, por la investigación…Creo que en la educación pública argentina todavía quedan resquicios de oportunidad para seguir estudiando aunque no tengas recursos (aunque es cierto que también tiene muchos problemas). 

-A los veintiún años llegas a España y empiezas a estudiar Humanidades… 

En efecto. En Argentina ya había empezado a estudiar ciencias de la comunicación. Lo cierto es que hacía mucha radio, radio comunitaria, dirigida al barrio. Empecé a estudiar estas materias, que no están vinculadas al periodismo, sino que era un programa muy humanístico y vinculado a las ciencias sociales. Hice la selectividad en Argentina. Cuando decido venir a Barcelona, lo más parecido que yo veía era la licenciatura de humanidades, que yo veía de una manera interdisciplinar, transversal… 

-Luego hubo un cambio hacia la ciencia política… 

Bueno, fue un cruce entre humanidades y política. Me interesaban las relaciones de poder, el papel del Estado, la comunidad. Había asignaturas muy vinculadas con eso, la tuya mismo de Derecho Administrativo. 

Me interesó mucho la materia de políticas culturales que en humanidades la dictaba Xavier Fina, un profesor asociado con una consultora en  políticas culturales, que colaboraba en el Departamento de Ciencia Política y con Joan Subirats. Esa asignatura y la tuya me gustaron, y también alguna de gestión cultural. Me interesaba ese cruce entre políticas públicas y cultura. 

Hablé con Subirats y vio la posibilidad de este espacio en el IGOP. No tenían aún una trayectoria muy clara en este campo y pensó en un doctorado, pedí una beca de investigación y me lancé a hacer la tesis…Quería pensar en la cultura desde la mirada pública y politológica. 

-¿De qué trataba tu tesis? 

Su objeto consistía en entender por qué en determinados momentos las políticas culturales giran, cambian, se imponen nuevos paradigmas y otros pasan a un segundo plano o se mantienen estable. Eso lo apliqué a Cataluña, al gobierno de la Generalitat. Ahí analicé la creación del departamento de cultura en los años ochenta y la creación en el 2008 del consejo nacional de la cultura, que era la consolidación de un nuevo paradigma, de una supuesta democratización de las políticas culturales…Eran treinta años en los que se había hecho lo que en Europa se hizo en sesenta, todo muy apretado: institucionalización, aparición de industrias culturales y finalmente la demanda de más democracia, de políticas culturales más diversas…La clave para entender el cambio de las políticas es analizar la legitimidad, cuándo una orientación pierde esa legitimidad y se producen los cambios más significativos. 

LAS VARIACIONES EN LA LEGITIMIDAD SON RELEVANTES PARA ENTENDER EL CAMBIO EN LAS POLÍTICAS CULTURALES

Así, en los noventa advierto las justificaciones iniciales: la lengua, la identidad, las manifestaciones culturales…Eso, a finales de los noventa, ya no legitima las políticas culturales, ya hay otras demandas. Ya en los últimos años de Convergencia se entra en otra política cultural y aparecen nuevos conceptos como diversidad cultural, problemas de los profesionales de la cultura…De ahí nace al final la necesidad del consejo nacional de la cultura. El proyecto era un paso adelante, aunque con algunas falencias. Luego, en la versión final sufrió reducciones, se perdió una oportunidad. Y hoy seguimos un poco ahí, sin avanzar mucho en este sentido. Bueno, la tesis iba por ahí, me interesaban esos cambios de legitimidad, las transformaciones… 

-Se detecta en tu evolución la vieja esperanza de la cultura como elemento de transformación; eso te define, quizá ya perteneces a una minoría… 

Bueno, quizás es una esperanza más que una constatación. La cultura tiene muchas definiciones, nos permite transformarnos, ser agentes sociales…eso es una posibilidad y, curiosamente, algunas políticas culturales comportan procesos de exclusión y no de transformación. Potencialmente, la cultura es transformación, pero no siempre es así, a veces reproduce desigualdades, relaciones de poder, statu quo, etc.  

A VECES, LAS POLÍTICAS CULTURALES PÚBLICAS MANTIENEN O AUMENTAN LAS DESIGUALDADES.

Pero sí, es verdad, yo sí que creo en la necesidad de políticas públicas de cultura, en unas instituciones que son necesarias para definir una política basada en la equidad, en la justicia social…Pero, insisto, no es algo que se dé por sentado. Depende de qué tipo de política y de su interpretación. Unas son más inclusivas, otras reproducen desigualdades. 

-¿En qué estás trabajando ahora? 

Precisamente estoy en esos temas: la relación entre desigualdad y cultura, desigualdad y políticas culturales.  Como comentábamos hace poco, se ha hablado mucho de desigualdad, sobre todo en las ciudades. estamos ante uno de los grandes problemas que legitiman la necesidad de políticas públicas. Pensamos que una sociedad no igualitaria es menos democrática, más expuesta a respuestas excluyentes, al fascismo…Ahora bien, en las agendas públicas la desigualdad tiene un papel central, pero no parece relacionarse con la cultura. En las políticas culturales, el valor potente ha sido la excelencia, pero no la equidad. Me interesa, pues, la idea de que todo el mundo logre desarrollar su propio papel cultural. 

Hay desigualdades en el ámbito cultural, no funcionan lo mismo que en sanidad, por ejemplo, pero existen. No todos nos nutrimos de las mismas fuentes. Algunos recursos públicos son aprovechados por determinadas clases, barrios, orígenes, géneros…De este modo, las instituciones reproducen la desigualdad. Una vez constatada, se trata de ver qué han hecho los gobiernos de la ciudad, los gobiernos municipales, que tienen una gran responsabilidad en esas políticas. Tenemos un grupo de trabajo sobre cultura y desigualdad en Barcelona, con personas de la administración, de colectivos sociales, de la universidad…es un grupo para conocer e influir. Pero luego, además, ya en el IGOP, hemos generado algunas investigaciones sobre el tema. Por ejemplo, a través de un estudio hecho con la Diputación de Barcelona estamos analizando las respuestas de algunos municipios a este tema. 

Los expertos en salud pública dicen que para nuestra salud es más importante el código postal que el código genético. ¿Ocurre lo mismo en cultura?  Bueno, no todos los municipios se lo han planteado, pero algunos sí han dado algunas respuestas. 

Interesante. Pero ¿Cómo ves el territorio digital, que también es una especie de territorio y, además, fundamental para los fenómenos culturales? 

Lo intentamos incorporar, ciertamente, pero –de lo poco que se puede ya ver- se deduce que tampoco está libre de desigualdades, no las soluciona por entero –aunque es cierto que cambia algunas reglas del juego

Depende de cómo se use, de los efectos sobre la participación. Realmente, la tecnología no es neutra. Por ejemplo, podríamos ver el uso que hacen los museos de la tecnología y si sólo la emplean para difundir su patrimonio y no para limar la desigualdad.  

-Bueno, la charla está llegando a su fin. Ahora, cuando me acercaba por este barrio a la sede del IGOP (en Nou Barris), advierto la extraordinaria transformación de esta zona de la ciudad. Hace veinte o veinticinco años se hablaba de que la gentrificación era la gran solución, pero ahora son muchas las voces críticas. A medida que la ciudad mejora, crea otros problemas. ¿Cómo lo veis desde el estudio de la cultura? 

En efecto, es un tema relevante. Si queremos alimentar la vida cultural, hemos de evitar ese efecto de expulsión. Por ejemplo, hay que combinar la actuación estrictamente cultural –la instalación de una biblioteca, pongamos por caso- con el examen de la estructura de la propiedad, con posibles fenómenos especulativos. Aquí el tema de vivienda es fundamental. Es decir, la clave es evitar la desintegración y dispersión de las diversas políticas públicas. Parcialmente en esa línea fue la Llei de Barris…aunque es verdad que el riesgo es que sea justamente lo cultural y lo simbólico lo que se deje de lado

Es, justamente, la idea del Pacto Internacional de Derechos Civiles, Sociales y Culturales. Estos últimos también existen, aunque a menudo no son reclamados y por eso no se tiran adelante.  

-¿Cómo ves los derechos culturales, ahora que parece que empieza a hablarse en serio? 

Desde una visión de políticas en la esfera estatal, los derechos culturales implican el acceso a bienes y servicios, pero una visión más amplia implica también el derecho a participar en la vida cultural de la ciudad o la comunidad, y hacerlo de forma libre y activa. A su vez, la industria cultural está marcada por profundas desigualdades: en Inglaterra han estudiado cómo la industria cultural está en manos de blancos con educación universitaria y de clase media alta. En definitiva, los derechos culturales se plasman en el acceso a equipamientos y servicios, pero también en la participación no institucionalizada, en la producción y la comunicación y en los espacios de toma de decisiones públicas. Sobre esas zonas se ha de ir trabajando la equidad. 

El papel de las ciudades es clave, sobre todo, en el ámbito de la participación, en favorecer la libertad para formar parte de la comunidad (y también para salir de ella), en facilitar la formación cultural o artística. Para el municipio, la participación es la clave. Pero eso implica hablar, en cultura, no sólo de identidad de los ciudadanos o de excelencia del sector cultural, sino de otras cosas.  

Seguiríamos hablando interminablemente de estas cuestiones, pero un verano suave invita a pasear por este barrio, escenario de un cambio extraordinario, de una dignificación que captamos los que –y esto ya no es tan divertido- ya empezamos a sumar bastantes años…   

***

 

Publicado en Derecho de la cultura | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Hasta pronto

Estimados lectores:este blog permanecerá inactivo hasta la última semana de julio.

***

Publicado en General | Deja un comentario

«Chenaralitá» y «Chirona».

1.- Daba grima oír hace poco a los miembros del Tribunal Supremo y a varios testigos y letrados esforzarse en pronunciar en catalán las palabras que aparecen en el título. Seguían así la ridícula moda que ha venido a exigir que los topónimos y  otros términos en catalán se escriban y pronuncien a la manera original y propia en esta lengua. Quizá se trate de hacer pasar un mal rato al hablante, porque no veo ninguna otra justificación, salvo el paletismo y los complejos tan habituales entre los españoles.

  …       La presencia de palabras extranjeras en la conversación  ha sido siempre un problema para todos los idiomas. Precisamente, para no ser sádicos o ridículos con los hablantes, a medida que una noción iba ganando importancia, la costumbre iba adaptando las palabras de mayor importancia a su propio acento y grafía. Así, en castellano se optó por “Londres” en vez del extraño “London” y en catalán la dificultad de “Murcia” se resolvió con un “Múrcia” [se lee “Múrsia”] que está muy bien (lo tenía fácil porque ya existe ese precioso nombre de Aiguamúrcia para un municipio de Tarragona).

*

…        2.- Es cierto que esta regla sólo se aplica a los sustantivos relevantes o que más complican la vida al  parlante. Así, en catalán se ha buscado “Nova York” (y se evitan un «niu york»), pero no ha tenido necesidad de transformar “Idaho” (sueltan un “Idajo” y alabado sea Dios).  En este último caso, no se modifica la grafía, pero se deja la pronunciación al albur del hablante. Para los ingleses debe ser un enigma el modo en el que en los diálogos en español o en catalán se pronuncia “Washington”. En estos dos  idiomas, se admite un “guasington” apañadito y  ya está. Por supuesto, también los británicos  construyen sus adaptaciones y Lisboa se  trastoca en Lisbon.

La norma anterior que, como se observa, funciona de un modo bastante casuístico, se aplica con más firmeza cuando se trata de instituciones. No nos referimos a la “Kuin”, sino a la Reina de Inglaterra. El “Senate” norteamericano es el Senado para el castellano y el Senat para el catalán. En cambio, cuando se trata de nombres de persona  parece que las lenguas se inclinan por el respeto a la forma vernácula (aunque no faltan esporádicas acomodaciones como, por ejemplo, Julio Verne ).

**

…         3.-En definitiva, lo correcto, en español, sería hablar de Generalidad, de Gerona, de Lérida y de Tarrasa (en este último caso para aludir a la renombrada Terrassa). Lo mismo ocurre para un catalán, que se refiere sin problemas a Andalusia, a Galícia  (pronunciado “Galísia”) o a Astúries. Y, desde luego, creo que no molesta a nadie que los ingleses sigan hablando de Spain o de Catalonia. La transformación efectuada demuestra que son topónimos relevantes para ellos.

Es decir, al contrario de lo que piensan algunos, la adaptación es una señal de envergadura y trascendencia. Y viceversa, el mantenimiento por el hablante de la grafía y la pronunciación más o menos original nos suele indicar que no vale la pena el cambio o que tampoco suena tan mal en el lenguaje en el que se habla. Por eso, me temo –con todos mis respetos- que Albuñuelas, Vilobí d’Onyar y Ramsgate (en el condado de Kent) no van a ser transformadas por los hablantes catalanes o castellanos (aunque vete a saber cómo los pronuncian).

dav

***

 

 

Publicado en Lenguaje jurídico | Deja un comentario

Publicación de «Compliance e integridad en el sector público».

1.-Acaba de salir al mercado el libro titulado Compliance e integridad en el sector público, dirigido por el profesor Federico A. Castillo Blanco. Se trata de un estudio planteado desde diferentes ángulos y enmarcado en el proyecto I+D DER2106-79920-R. La editorial es Tirant lo Blanch. Si bien existen ya algunos libros sobre la corrupción desde el punto de vista del Derecho Administrativo, el texto que comentamos afronta una visión sistemática del fenómeno desde esta rama del ordenamiento.

El trabajo se inicia con una introducción general de Federico A. Castillo Blanco en el que se delimita el objeto de estudio. Le sigue un delicioso y agudo estudio de Antonio Jiménez-Blanco Carrillo de Albornoz sobre la corrupción en España en el momento presente, con especial análisis de los fraudes vividos en el ámbito universitario.

Juana López Pagán aporta un artículo de alcance amplio sobre la relación entre la transparencia y la ética pública con el desarrollo sostenible. Le sigue  una reflexión de gran interés de José María Pérez Monguió sobre el estatuto del denunciante (un punto clave para la evolución futura de la corrupción).

Susana E. Castillo Ramos-Bossini redacta un trabajo muy sistemático con el título “El  principio de objetividad en la actuación de cargos públicos”. Seguidamente, el especialista Agustí Cerrillo i Martínez pone el bisturí en la práctica efectiva de los códigos éticos y de conducta. Severiano Fernández Ramos, en fin, se encara con un aspecto clave de la cuestión de la corrupción, relativo a “Los órganos de selección de empleados públicos”.

*

2.-Se entra luego en un bloque relativo a corrupción y contratación pública. En primer lugar, Concepción Campos Acuña estudia las “Posibilidades del compliance en la contratación pública: elementos clave para su utilización”. Después, Juan José Lavilla Rubira expone la relación entre “Criterios de adjudicación y principio de integridad en la contratación del sector público”.  Francisca Leonor Villalba Pérez examina las “Novedades, prevenciones y cautelas de la normativa sobre contratación del sector público en relación a la gestión indirecta de los servicios sociales”. Por su parte, con un formato muy incisivo, Antonio Luis Fernández Mallol trata “De la irregularidad administrativa en la contratación pública al delito en nueve preguntas”. Con una interesante perspectiva internacional, Mirko A. Maldonado-Meléndez nos aporta el siguiente estudio: “La contratación de obra pública y las causales de rescisión por actos de corrupción: hacia la creación de un sistema de “compliance” en la contratación pública global en Latinoamérica”.

**

3.-Por mi parte, he tenido el placer de colaborar en el libro con un apartado bajo el título de “La corrupción pública en el sector urbanístico. Acotamiento del concepto y reflexión sobre el remedio centralizador.”. Federico A. Castillo Blanco incide en un tema sobre el cual últimamente la prensa está desvelando una situación inquietante. Se trata de “La revocación de subvenciones públicas”. Po último, en fin, Alberto Palomar Olmeda aporta un interesante texto con el título de “Los procedimientos administrativos concurrenciales y la preservación de sus reglas esenciales. ¿Es u problema penal o de derecho de la competencia?”.

En definitiva, estamos ante un relevante estudio global sobre la corrupción desde el punto de vista del Derecho Administrativo, con especial análisis de los ámbitos de la función pública, la contratación, el urbanismo y las subvenciones, precedidos por los temas generales de la ética pública, la denuncia y el estatuto de integridad de los cargos públicos.

***

Publicado en Corrupción, Corrupción urbanística | Etiquetado | Deja un comentario

Laura

 …A la xarxa linkedin vaig definir aquest quadern com a experiment a mig camí entre el diari personal i el Butlletí Oficial de l’Estat. L’ensenyament, les meditacions més o menys disperses sobre les coses que passen a les aules, formen part habitualment del seu contingut. Als anys vuitanta, un dels noms catalans més habituals fou “Laura”. El seu èxit  fou fugaç i aviat fou ultrapassat per nom més exòtics o que s’entenien més propis o més sonors.

El motiu de la revifalla d’aquells anys  fou la ressonància de la magnífica cançó “Laura”, de Lluis Llach. Això vol dir que molts dels estudiants que he conegut  s’identifiquen com a “Laura”  per influència en els seus pares d’aquella peça, d’aquells versos senzills combinats amb una efectiva música de guitarra.

Laura” era Laura Almerich, la  guitarrista de Lluis Llach, i la seva recent desaparició m’ha fet pensar en les persones que ens regalen el seu so i gràcies a ell parlem. Potser l’educació autèntica és això:  aportar uns acords de fons –com més persistents i útils, millor- a la partitura pròpia i incomparable de cada vida. Que els déus et guardin el camí, Laura.

***

Publicado en Diarios de un profesor disperso | Etiquetado , , | Deja un comentario

Moral y política en Al Capone (y III).

1.-Al Capone se queja en primer lugar del funcionamiento especulativo del mercado de acciones:

El mundo ha sido capitalizado en acciones. Cada vez que un tipo tenía una nueva idea, se incrementaba el capital social, los directores recibían dinero y los accionistas mucho papel. Los ricos se volvían más ricos, los accionistas especulaban con el papel.”

En este escenario, el entrevistado alude a la fabricación de rumores interesados (incluso desde turbios editores de periódicos) y a los engaños de los bancos vendiendo a plena conciencia títulos basura:

Los banqueros corruptos que cambian el dinero que a la gente tanto le costó ganar por acciones de las que saben que no valen nada serían mejores clientes de las cárceles que el pobre desgraciado que roba sólo para que su mujer y sus hijos puedan vivir.”

El salvador de las clases engañadas reconoce que nunca supo de estos chanchullos hasta que empezó a observar y darse cuenta de que “muchos corruptos iban vestidos con ropas caras y hablaban con  petulante acento”.  Él se sentía dentro la ley y, por supuesto, “si el Gobierno de Mr. Hoover quiere explicarme mis impuestos federales, estaré muy encantado de oírle”. Ante las informaciones que ya corrían sobre su situación fiscal, está dispuesto a ilustrar a los funcionarios y desterrar las ideas sensacionalistas que se movían por ahí.

……Por otra parte, en fin, recomienda la derogación de la Ley Volstead o Ley Seca y considera que su intervención en los negocios que juguetean con la prohibición es una parte decreciente de sus múltiples y florecientes actividades. Y responde así a las acusaciones que ya pesan sobre él:

……Las personas que no respetan nada temen al miedo. Sobre el miedo, por tanto, he construido mi organización. Pero entiéndame usted correctamente, por favor. Los que trabajan conmigo no están amedrentados por nada. Se mantienen fieles no tanto por su salario sino porque, además, saben qué se haría con ellos si perdieran mi confianza.”

*

 …          2.-El mafioso asegura al entrevistador que “el invierno pasado alimenté a unas trescientas cincuenta mil personas por día aquí en Chicago”.  Y avisa de que “este invierno va a ser peor”. Capone quería así equipararse a los triunfadores económicos con intensa voluntad filantrópica, que por aquel entonces ya simbolizaban  la cúspide del American way of life.

La ciudad era en ese momento el centro de una región con una extraordinaria potencia industrial, manufacturera, comercial y de servicios. Sin embargo, ya anotamos antes que también sufrió en primera línea las dificultades del 29. Así lo recuerda Jonathan Mekinda:

“El exuberante optimismo de los años veinte no iba a durar. En el despertar de la crisis de la bolsa de octubre de 1929, la economía nacional se contrajo  fuertemente y una intensa depresión se extendió, como una combustión lenta, por todo el mundo. El enorme papel de la industria manufacturera en Chicago implicó que la Gran Depresión fue profundamente sentida en la ciudad y en 1931 las tasas de desempleo habían  llegado casi al 31% entre los trabajadores masculinos y al 24% entre las mujeres. Para los obreros industriales en particular, que alcanzaban más de la mitad de la fuerza de trabajo en la ciudad, el impacto fue incluso más severo, con cifras de paro entre hombres y mujeres alcanzando cerca del 40%  e incluso en algunos sectores más del 50%. El rampante desempleo rápidamente rebasó la capacidad de las instituciones de ayuda y socorro, de las asociaciones populares y de la administración municipal y del Estado. A principios de los años treinta, las chabolas y las barracas aparecieron a lo largo de la ciudad para alojar a los desahuciados de sus hogares”.[1]

Ahora bien, la vibrante área metropolitana se propuso enseguida salir del túnel y se convirtió, de hecho, en uno de los faros del New Deal en materia de infraestructuras públicas y viviendas sociales. Para recuperar el optimismo, se organizó en 1933 una magna exhibición con el título “Un siglo de progreso” (Century of Progress). El evento, con la resonancia de las grandes exposiciones internacionales,  quería celebrar el portentoso desarrollo de la urbe y la fe en la ciencia y en la técnica. Su lema oficioso era “La Ciencia encuentra, la Técnica aplica, el Hombre se amolda”[2].

**

3.-Al Capone no ofrece sólo “estómagos llenos”, sino un programa clásico basado en la mitificación del hogar: “Contra más fuertemente guardemos nuestros hogares, con más fuerza guardaremos nuestra nación”.

La corrupción es un vicio con múltiples causas. Es curioso que algunos historiadores norteamericanos consideran que, en aquellos años, se vivió lo que los expertos llaman “corrupción sistémica”. Esto es, generalizada, asentada, estructural. Así, Bromhead  apunta lo siguiente:

“La Prohibición del alcohol en 1920-33 favoreció el crecimiento de los bandas criminales, algunas de las cuales ganaron influencia sobre los políticos y la policía. Todavía existen bandas, pero las viejas conexiones entre criminales, policía y políticos parecen haber desaparecido”.[3]

A Cornelius Vanderbilt Jr. no le fue sencillo demostrar la autenticidad de la entrevista que  publicó Liberty. En una especie de certificado informativo, el periodista hizo un delicioso resumen de la charla: “Hablamos sobre la prohibición [del alcohol], el desempleo, la amenaza Roja, el futuro de América y del mundo, la moral, la educación de los hijos y otros asuntos muy filosóficos”.

……Han pasado ya ochenta y ocho años y a veces el viento trae noticias extrañas. Cuatro de los siete últimos gobernadores del Estado de Illinois  (cuyo centro es Chicago) acabaron en prisión. Nunca sabe uno si esto es bueno o malo. Las sociedades son como los niños y, por tanto, ensucian la ropa. La ventaja de los Estados de Derecho más o menos efectivos es que ponen la lavadora al menos un número razonable de veces. Desconfíe usted de los que afirman estar siempre impolutos.

A principios de este año, dimitía el alderman [4] Danny Solis, miembro de la Comisión Municipal de Zonificación, Patrimonio Histórico y Edificación del Ayuntamiento de Chicago. La prensa había desvelado el inicio de una investigación federal por corrupción. No fue la ordenación territorial un sector codiciado por Al Capone. Los poderes de la Administración en este campo no estaban por aquel entonces tan desarrollados. Suele señalarse que los aldermen o concejales del distrito tienen demasiado poder en esta materia y que su cercanía con los administrados  y electores  es un problema a efectos de transparencia. Pero esto, sin duda, es ya otro tema, “otro asunto muy filosófico”.

***

[1] Mekinda, Jonathan: “Chicago Designs for America”, en Bruegmann, Robert (ed.) Art Deco Chicago. Designing Modern America, Chicago Art Deco Society-Yale University Press, 2018, pp. 23-24.

[2] Para compensar el mal sabor de boca que deja esta consigna, conviene añadir que, afortunadamente, Chicago también fue una de las capitales principales del diseño industrial y del Art Deco en la primera mitad del siglo XX.

[3] Bromhead, Peter: Life in Modern America, Longman, Londres, 1977.

[4]Concejal del distrito.

sdr

Publicado en Corrupción, Crisis económica. | Etiquetado , , | Deja un comentario

Moral y política en Al Capone (II)

1.-El mismo periodista se sorprendió ante un Alphonse Gabriel Capone convertido a la vez en crítico y regenerador de una Norteamérica que sufría el zarpazo de la crisis del 29. Las cifras del desempleo iban a acercarse al tercio de la población activa. El capo de la organización insiste en su temor ante el comunismo y avisa de que Estados Unidos está a las puertas de un estallido social de dimensiones desconocidas:

El bolchevismo está llamando a nuestras puertas. No podemos permitirle entrar y tenemos que organizarnos ya nosotros mismos [sin esperar al Gobierno o al Congreso]. Debemos juntar los hombros y mantenernos firmes. Necesitamos fondos para luchar contra el hambre”.

Va a ser un momento difícil y, por tanto, “hemos de mantener América completa, segura y limpia”. En estas épocas de cambio tecnológico y paro, hay que apartar al trabajador de  “la literatura roja”, de los “trucos rojos”.

*

2.- Conecta así Al Capone con la Red scare –la alarma roja ante el auge del comunismo y del anarquismo-, que se llenó de excitación en la primera guerra mundial y en los años inmediatamente posteriores en Estados Unidos. Nos cuenta el maestro Escohotado –en el segundo volumen de Los enemigos del comercioque el sindicalismo norteamericano aún se permitiría en aquellas fechas algún lujo ideológico revolucionario, antes de aceptar ya definitivamente las ventajas concretas del sistema capitalista y unificarse en la AFL-CIO. Incluso sacó pecho el Partido Socialista Norteamericano, que obtiene casi un millón de votos en 1920 con E.V. Debs a la cabeza y un programa radicalmente antibelicista.

Por otra parte, la violencia propia del país de las barras y estrellas se había materializado a menudo en enfrentamientos feroces entre patronos y obreros. Desde la masacre del Haymarket en Chicago (1886) hasta la denominada batalla de Matewan (1920), un reguero de sangre recorre la historia de las luchas sociales norteamericanas (incluso con la destacada presencia de anarquistas de cultura alemana, como A. Spies o Johann Most). Sin embargo, justo cuando se afianzaban la libertad sindical, la reducción legal de las jornadas o la regulación definitiva del convenio colectivo (esto último con la National Recovery Act en 1933), la crisis del 29 vuelve a poner en jaque al sistema. Frente e ello, nuestro hombre de hierro afirma que «no queremos ver cómo se derriban los cimientos de este gran país» y que «vamos a luchar para mantenernos libres«.

**

3.-Podríamos decir que Al Capone se erige en crítico radical de “la casta”. Para empezar, desconfía del Congreso y del Presidente Hoover, aunque falla como analista político en sus previsiones para las elecciones de 1932. Cree que “los demócratas serán barridos en una votación masiva”, pero lo cierto es que Franklin D. Roosevelt ganó los comicios con un 57,2% de papeletas. Sin embargo, opinaba que “Roosevelt es un buen tipo, pero me temo que su salud es bastante inestable y lo cierto es que un líder necesita salud”. El entrevistado estaba al corriente de la actualidad política e incluso se permite recomendar al industrial, abogado  y diplomático Owen D. Young como Secretario del Tesoro en caso de que gane Roosevelt.

El punto más chocante es su inmisericorde crítica a los banqueros, lo cual hizo abrir los ojos como platos a Vanderbilt (en realidad, esta fue su actitud a lo largo de toda la charla). Pero sobre esto hablaremos mañana.

***

 

Publicado en Corrupción | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Moral y política en Al Capone (I)

1.-Ihering advirtió tempranamente la necesidad de explicar el Derecho con imágenes concretas, incluso con contratación de actores por parte de las Facultades (*). A nuestro cerebro le encantan las historias y los dibujos vivos, tan lejanos del conceptualismo de las Pandectas.

La Mafia sabía todo eso. O, mejor dicho, los avispados guionistas de Hollywood que escribieron su épica. Se quejaba Saviano de que esa narración fabulosa había sido uno de los principales obstáculos para destejer la honorabilidad del crimen organizado.

*

2.-Me viene todo esto a la cabeza mientras me topo con la famosa entrevista para la revista Liberty de Cornelius Vanderbilt Jr. a Al Capone, en el cuarto piso del mítico Hotel Lexington de Chicago (27 de agosto de 1931). La charla se hizo unos días antes de su detención y uno de sus sorprendentes contenidos es el intento del criminal de construir  un discurso moral y político con aires de consistencia.

**

3.-Las traducciones de la entrevista han añadido  a veces matices y subrayados a las frases de Al Capone. Quizá su versión más conocida viene de la cita que hizo Eduardo Galeano en el frontispicio de su interesante Patas arriba. La escuela del mundo al revés. Veamos algunas de estas perlas:

-«La gente no respeta nada actualmente. Antes poníamos la virtud, el honor, la verdad y la ley en un pedestal. La guerra ya acabó y hemos tenido casi doce años para enderezarnos, pero mire en qué lío hemos convertido la vida».(1)

La corrupción es el lema de la vida americana de hoy. Es la gran ley allí donde ninguna otra ley es obedecida. Está minando este país. Los gobernantes honestos en cualquier ciudad pueden ser contados con tus dedos. ¡Yo podría contar los de Chicago con una mano! La virtud, el honor, la verdad y la ley  se han esfumado de nuestra vida. Somos arrogantes .»(2)

(1)»People respect nothing nowadays. Once we put virtue, honor, truth, and the law on a pedestal. Our children were brought up to respect things. The war ended. We have had nearly twelve years to straighten ourselves out, and look what a mess we’ve made of life!«

(2) «Graft»-he continued – «is a byword in American life today.  It is law whre no other law is obeyed. It is undermining this country. Teh honest lawmakers of any city can be counted on your fingers. I could count Chicago’s on one hand! Virtue, honor, truth and the law have all vanished from our life. We are smart-Alecky«.

***

dav

Publicado en Corrupción | Deja un comentario