Luces urbanas

En uno de esos libros que, con toda seguridad, me llevaría a una isla desierta –Sprawl. A compact history– , el profesor norteamericano Robert Bruegmann anticipaba ya en el año 2005 que una buena manera de romper las categorías tradicionales de suelo urbano, suburbano y rural podría ser, en el futuro,  el examen del conjunto de las áreas urbanas a través de imágenes por satélite. Esto permitiría acercarnos a fenómenos de asentamientos “extraurbanos” (exurban settlement), ya muy difusos y sutiles. Además, podríamos ver fácilmente casos de solidificación de núcleos muy aislados, de crecimiento interrelacionado y conjunto de áreas circundantes de grandes ciudades relativamente cercanas, etc.

Estas hipótesis de investigación son ya una realidad, como muestra el estudio de Oriol Nel·lo y otros profesores que hoy reproducimos aquí, tomado de su blog y traducido del catalán.

Luces urbanas 

1.-La Asociación de Geógrafos Españoles acaba de otorgar el premio “Roser Mayoral” al artículo “Energy and Urban Form. The growth of  European cities on the basis of night-time brightness”, aparecido en Land Use Policy, 61 (2017). El galardón, de carácter anual, distingue el artículo más destacado publicado por geógrafos españoles en revistas internacionales. Los autores del trabajo son Oriol Nel·lo, Joan López, Jordi Martín y Joan Checa, miembros del Grupo de Estudios sobre Energía, Territorio y Sociedad (GURB) del Departamento de Geografía de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Como es bien sabido, el sistema urbano europeo ha conocido en las últimas décadas transformaciones muy notables, que han afectado a la articulación y jerarquía de la red urbana y, asimismo, la morfología de estas áreas. El trabajo premiado, que forma parte de una investigación más amplia a la cual ya nos hemos referido en otras ocasiones, explora la concreción de estos cambios en veinte metrópolis europeas, a partir de una fuente relativamente innovadora para esta finalidad: la imagen por satélite  nocturno de la tierra.

*

2.-La fotografía aérea y la imagen diurna por satélite han permitido seguir la dinámica de las ciudades europeas pero, pese a resultar muy precisas, presentan algunos inconvenientes. Entre estos destacan, por un lado, su escasa recurrencia temporal y, por otro lado, el hecho de que su utilización induce a identificar, de manera a menudo abusiva, los usos urbanos del espacio con la artificialización del suelo. En cambio, los avances en la disponibilidad, precisión, cobertura territorial y recurrencia de las imágenes nocturnas del satélite ofrecen nuevas oportunidades para estudiar no sólo la extensión sino también la intensidad de los usos urbanos sobre el espacio.

**

3.-Así, la utilización de esta fuente ha permitido analizar desde una nueva perspectiva la evolución de las principales metrópolis europeas en el período 1992-2012. La primera conclusión que se deriva de la investigación es que la luminosidad urbana cubre una extensión muy superior a la artificialización física del suelo. En el caso de Madrid, por poner sólo un ejemplo, el suelo urbanizado del área urbana en un radio de cincuenta kilómetros a partir del centro de la capital cubría en el año 2006 –según datos de las Urban Morphological Zones (UMZ) de la Agencia Europea del Medio Ambiente- una superficie de 1013 km2, mientras que el ámbito con niveles de luminosidad urbana se extendía ya en esta fecha sobre 2341 km2. Pero no es sólo que el suelo artificializado tenga una extensión superior a la luminosidad urbana, sino que la segunda tiene a expandirse a un ritmo superior al primero. Así, en las ciudades estudiadas, la superficie total de las UMZ creció entre 1992 y 2012 un 15%, mientras que el ámbito con niveles de luminosidad urbana lo hizo en un 76%.

Hay que señalar, por otro lado, que el ritmo de expansión de la luminosidad difiere notablemente entre las diversas áreas urbanas y parece responder a ciertos patrones territoriales. Así, si clasificamos de manera normativa las ciudades estudiadas según su latitud, observamos que 12 de ellas se encuentran al Norte del paralelo 46 y 8 al Sur. Pues bien, de acuerdo con la imagen del satélite  nocturno, nueve de las ciudades con menor expansión de la luminosidad se hallan al norte de esta línea, mientras que 7 de las que presentan mayor expansión se encuentran al Sur. Entre ellas, Lyon, Madrid, Marsella, Milán, Roma y Nápoles prácticamente doblan su superficie iluminada en veinte años, mientras que Lisboa la triplica. La excepción entre las ciudades del sur corresponde a Barcelona, que presenta una expansión relativamente más contenida.

De hecho, la falta de correspondencia estricta entre la expansión del suelo artificializado y la luminosidad urbana, que podría ser vista, en principio, como una limitación para el uso de la imagen en la noche por satélite , puede constituir, en cambio, una de sus principales virtudes. Mientras que el análisis del proceso de urbanización a través de la superficie artificializada induce a conclusiones de carácter binario (urbanizado/no urbanizado), el examen de la luminosidad nocturna permite aproximaciones más complejas. Esto es así porque la luminosidad no deriva sólo de asentamientos, sino también de la presencia de infraestructuras y de usos más o  menos esporádicos del territorio. De este modo, la luz nocturna permite analizar las dinámicas territoriales atendiendo no sólo a los enclaves permanentes, sino también a la intensidad de la recurrencia en el uso del conjunto del territorio por parte de la población. Por ello, a pesar de las incógnitas y limitaciones que aún presenta, el empleo de la imagen del satélite nocturno ofrece recursos de gran interés para el estudio del proceso de urbanización, su relación con el consumo de energía y las políticas necesarias para gestionarlo.

 

 

España, de noche, en la imagen suministrada por la web construida por google y la NASA (AQUÍ: xxx).

 

 

***

Publicado en Urbanismo | Deja un comentario

Congreso internacional de Derecho urbanístico en Barcelona.

      1.-Me cuenta Oriol Caudevilla, que está elaborando su tesis doctoral, que existen tres doctrinas relevantes para justificar el estudio del Derecho comparado. La posición clásica, que presidió los inicios del siglo XX, entendió que el objeto de esta rama del Derecho era el descubrimiento de conceptos y principios comunes a todos los sistemas legales civilizados. Una finalidad, pues, universalista y realmente ambiciosa.

La visión anterior fue sustituida después por un enfoque funcionalista, centrado en los problemas sociales concretos que las normas pretenden resolver. Esta perspectiva puede haber sido útil para construir, por ejemplo,  ciertas organizaciones internacionales como la Unión Europea.

Por último, a partir de Ancel y de Constantinesco, se ha insistido en una vertiente pragmática y utilitaria: se estudia el Derecho extranjero para entender mejor el propio.

*

2.-De todos modos, no es sencillo el acercamiento al Derecho comparado. En ese sentido, es loable el esfuerzo que se desarrollará en Barcelona los días 22 y 23 de septiembre, cuando se celebre el XI International Urban Law Congress , dedicado a la protección del patrimonio edificado, de espacios y de paisajes por el Derecho urbanístico.

Así, la primera parte se destina a las bases de la protección del patrimonio histórico-artístico, tanto a nivel europeo como español. La segunda parte trata de los actores implicados en dicha protección, tanto a nivel europeo como de concretas naciones: España, Alemania, Bélgica, Portugal y Turquía. Quiero destacar especialmente la celebración, al final de la sesión, de los cincuenta años de la Revista de Derecho Urbanístico y del Medio Ambiente.

La tercera parte examina el desarrollo de los instrumentos de protección y promoción en España y Europa, con una referencia incluso a los Estados Unidos de américa. Por último, se ha reservado una cuarta parte para los mecanismos tributarios y de financiación del patrimonio histórico-artístico, con una conferencia final del Dr. Parejo Alfonso sobre los retos actuales del Derecho Urbanístico.

La protección del patrimonio construido es una de las grandes cuestiones del Derecho urbanístico en los países occidentales. Dejando de lado ahora el problema de los fondos disponibles, el gran reto técnico y arquitectónico consiste en someter a edificios y espacios a una inevitable “sucesión de usos” que sea admisible. Este tema, por cierto, ya lo habíamos tratado aquí ***.

Clásicos de Arquitectura: Hipódromo de la Zarzuela / Carlos Arniches Moltó + Martín Domínguez + Eduardo Torroja.
fotografía © Ana Amado

***

Publicado en Derecho comparado, Patrimonio histórico-artístico | Deja un comentario

Índice de alquileres, el “softest Law”.

1.-La consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda de la Generalidad de Cataluña aprobó recientemente la Orden 142/2017, de 5 de julio, por la cual se aprueba el índice de referencia de precios de alquiler de viviendas. Se trata de una norma que podemos calificar de “preparatoria”, ya que se limita a poner sobre el tapete un índice público de precios de alquiler residencial que la Administración Pública ha tenido a bien elaborar. Básicamente, se nos dice que el sistema de cálculo opera sobre datos derivados del Registro de fianzas de los contratos de alquiler de fincas urbanas. El instrumento se concreta en una web, es de público acceso y tiene carácter gratuito.

Por supuesto, el artilugio sólo proporciona cifras medias y no incluye los detalles –allí donde mora Dios o el diablo- que pueden ser determinantes en una negociación contractual concreta. Por ejemplo, iluminación de la calle, ambiente del vecindario, disposición específica de las habitaciones, confianza o reputación de la contraparte, etc. En cambio, sí se tienen en cuenta, lógicamente, la superficie, el estado de mantenimiento, el año de construcción, el certificado energético y la existencia de ascensor, aparcamiento y mobiliario.

*

2.-A nivel jurídico, los efectos son, por ahora, prácticamente irrelevantes. Se prevé la posibilidad –sin ningún efecto conminatorio- de que los profesionales que intervienen en la prestación de servicios inmobiliarios faciliten las informaciones que confecciona el índice a la persona interesada en un alquiler. (art. 6). Igualmente, en los contratos de alquiler podría hacerse contar que el arrendatario ha sido informado y que conoce este mecanismo.

**

3.-La disposición adicional segunda dispone que la Generalidad podrá manejar el repertorio de importes de alquiler en las políticas públicas del sector. La prensa ha comentado que el Decreto está casi ultimado y, por otra parte, se advierte en los operadores un lógico interés por conocer su arsenal jurídico. Según parece, se descartan las medidas de congelación de precios de la vieja legislación arrendaticia. Más bien, se comenta la  posibilidad de fomentar el alquiler barato a través de dos líneas:

-El beneficio fiscal (por ejemplo, en el IBI).

-La puntuación favorable para la obtención de ciertas subvenciones. Por ejemplo, en el campo de la rehabilitación.

Por ahora, no obstante, apenas se dirige a paliar de forma rudimentaria las clásicas asimetrías de información en la contratación. No estamos, por cierto, ante un sector que, en este punto, oculte  indicaciones. Basta ver las webs de las agencias inmobiliarias y su constante movimiento y penetración (con cálculos de precio por metro cuadrado y evoluciones recientes). Otra cosa es, evidentemente, que lo más habitual es que “piso seminuevo” signifique “piso ya anticuado”. Pero bastan un par de visitas y dos conversaciones para desfacer el entuerto. Otro tema es, evidentemente, el de las vicios ocultos o el de los gastos que van a manifestarse pronto en los elementos comunes del edificio.

En el momento actual, pues, el índice aspira a revelar la presencia de ofertas abusivas o desproporcionadas, con la esperanza de atajar la denominada “burbuja de alquileres”. Se pondría así sobre el tapete, en la filosofía de la Orden, la pesadilla del mercado y sus operadores egoístas cuando aprietan hacia arriba, a la manera que el Bosco pintó el panel derecho, bajo el título de “El Infierno”, en su Jardín de las Delicias (exposición permanente del Museo del Prado):

 

***

 

 

Publicado en Arrendamientos urbanos, Derecho urbanístico | Deja un comentario

De ruta por los pueblos racionalistas de España (EDUARDO MERLO)

A raíz de una recomendación de los Diarios de Arcadi Espada, me encuentro con este artículo de Eduardo MERLO publicado en Architectural Digest el 16 de agosto de este año.  Lo cierto es que me interesa mucho todo lo ocurrido en el campo urbanístico y arquitectónico de la época -los años 1940-1960-, las primeras luces de un país devastado. En Cataluña, por cierto, se dan en esa época interesantes muestras del denominado “Movimiento Moderno” en la arquitectura. Recordemos, en fin, que -desde el punto de vista legal- en esos años se fragua la primera Ley del Suelo en España, de la cual todavía vivimos en gran parte. Por otra parte, es cierto que estoy fascinado por la obra del fotógrafo Joaquín del Palacio, “Kindel”. Pero esto ya es otra historia. Les dejo, pues, con el artículo de Eduardo Merlo y les recuerdo la conveniencia de echar un vistazo a las fotografías que se incluyen al final.

“De ruta por los pueblos racionalistas de España

 

Entre los años 40 y 70, un nutrido grupo de arquitectos levantó a golpe de racionalismo 300 pueblos de colonización en España. Una utopía que aún puede visitarse. Volvemos al pueblo (moderno).

POR EDUARDO MERLO,

16-08-2017

…      1.-La Guerra Civil acababa de terminar, la dictadura había dejado sumida a España en el más profundo aislamiento internacional y el campo estaba tan devastado que era incapaz de abastecer a la población de las ciudades. Este desolador contexto fue el caldo de cultivo perfecto para que fructificara el Instituto Nacional de Colonización, un organismo de base autárquica creado en 1939 para reorganizar el sector agrícola. La idea partía de un ambicioso programa inconcluso de la II República que ya contemplaba construir nuevas infraestructuras hidráulicas y multitud de pueblos para labradores.

Contaron para ello con casi 80 arquitectos, entre ellos profesionales tan destacados como Alejandro de la Sota (autor de joyas como el gimnasio del Colegio Maravillas o la recientemente desaparecida Casa Guzmán, en Algete), Carlos Arniches (Hipódromo de La Zarzuela), José Antonio Corrales (Casa Huarte, en Madrid) o José Luis Fernández del Amo (Club Naútico de Campoamor, Alicante), que planificaron y ejecutaron, desde la máxima intelectualidad, toda una red de núcleos urbanos que por su modernidad contrastaban con la ortodoxia herreriana imperante en las edificaciones de la capital. De Navarra a Cádiz y de Badajoz a Almería, estos proyectistas colonizaron el país con 300 villas en las que, a pesar de la escasez de medios, gozaron de cierta libertad.

*

2.-A golpe de ingenio apostaron por soluciones sencillas basadas en la repetición de módulos cúbicos (generalmente blancos, aunque no siempre) y por audaces estructuras de una belleza plástica casi escultórica. En esta especie de grandes cortijadas orgánicas y, a veces, abstractas, se primaban los materiales y la mano de obra locales, dando especial importancia a la vida comunal de sus habitantes con abundantes plazoletas, paseos y locales sociales.

Diseñados hasta el detalle (desde sus fachadas hasta las rejas, fuentes, farolas o bancos) fueron un laboratorio urbanístico de primer orden que involucró por igual a artesanos y artistas. Sin ir más lejos, Fernández del Amo, autor, entre otros, de El Realengo (Alicante, 1953), Villalba de Calatrava (Ciudad Real, 1955) o Cañada de Agra (Albacete, 1962), recurrió con frecuencia a pintores y escultores coetáneos como Rafael Canogar del grupo El Paso para dignificar las iglesias desde las que partían sus trazados.

La calidad de proyectos como el pueblo de Vegaviana (Cáceres, 1954) le valió, en 1961, la Medalla de Oro de la VII Bienal de São Paulo. El propio Oscar Niemeyer, que presidía el jurado, destacaría entonces “la cualidad humana, plástica y social de esta arquitectura, que partiendo del hombre sirve para su plena realización”. El fotógrafo Joaquín del Palacio “Kindel”(1905-1989) recogió por aquellos entonces la belleza de muchos de estos asentamientos. Testigo de su vida cotidiana es la rica colección de imágenes del madrileño entre las que se encuentran algunos de los iconos de la fotografía arquitectónica contemporánea.

**

3.-A pesar de que muchas de estas villas de corte racionalista languidecen abandonadas o han sido devoradas por la especulación inmobiliaria, véanse La Vereda (Sevilla, 1963) o San Isidro de Albatera (Alicante, 1953), otras tantas como Consolación (Ciudad Real, 1949), que a pesar de estar junto a la Autovía de Andalucía permanece casi inalterada en el tiempo, siguen estando habitadas y mantienen ese espíritu utópico con el que fueron creadas. Una buena guía para conocer de cerca estas joyas son los Itinerarios de arquitectura 3, 4 y 5 “Pueblos de colonización” de la Fundación Arquitectura Contemporánea. Sus humildes calles nos transportarán a una época en la que un grupo de arquitectos idealistas supo abrirse, teniéndolo todo en contra, a las últimas vanguardias para llenar de actualidad la España más profunda.

*

[ANEXO] RUTA POPULAR
Vegaviana (Cáceres):
 El mejor ejemplo del organicismo español. 
El Realengo (Alicante): 
Su iglesia aún mantiene la pureza y simplicidad.
Cañada de Agra (Albacete): Un exquisito conjunto de ladrillo con vocación humanística. 
Esquivel (Sevilla):
 De la Sota reinventa el estilo andaluz con grandes dosis de geometría.
Vados de Torralba (Jaén): Composición abstracta muy bella de Víctor López (1956).

*

SAN ISIDRO DE ALBATERA (ALICANTE, 1953) DE FERNÁNDEZ DEL AMO.FOTO KINDEL. ARCHIVO HISTÓRICO COAM

FACHADA DE ESQUIVEL (SEVILLA, 1952) DE ALEJANDRO DE LA SOTA. FOTO FUNDACIÓN ALEJANDRO DE LA SOTA

EL REALENGO (ALICANTE, 1953), TAMBIÉN DE FERNÁNDEZ DE AMO.FOTO KINDEL. LEGADO FERNÁNDEZ DEL AMO. ARCHIVO HISTÓRICO COAM

DETALLE DE UNA VENTANA DE SAN GIL (CÁCERES, 1965) DE FRANCISCO MORENO LÓPEZ. FOTO FUNDACIÓN ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA

IGLESIA DE EL REALENGO (ALICANTE, 1953), TAMBIÉN DE FERNÁNDEZ DEL AMO.FOTO KINDEL. LEGADO FERNÁNDEZ DEL AMO. ARCHIVO HISTÓRICO COAM

COLEGIO PÚBLICO ‘MARÍA DE LOS ÁNGELES BALLESTEROS’, EN VEGAVIANA (CÁCERES, 1954) DE FERNÁNDEZ DEL AMO. FOTO KINDEL. LEGADO FERNÁNDEZ DEL AMO. ARCHIVO HISTÓRICO COAM

ISTA GENERAL DE VEGAVIANA (CÁCERES, 1954) DE JOSÉ LUIS FERNÁNDEZ DEL AMO. FOTO KINDEL. LEGADO FERNÁNDEZ DEL AMO. ARCHIVO HISTÓRICO COAM

CONSOLACIÓN (ANTES VILLANUEVA DE FRANCO, CIUDAD REAL, 1949) DE ARTURO ROLDÁN. FOTO GETTY IMAGES

OTRA IMAGEN DE CONSOLACIÓN.FOTO MELCHOR DÍAZ-PINÉS

NUEVO AMATOS (SALAMANCA, 1963) DE SANTIAGO GARCÍA. FOTO FUNDACIÓN ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA

***

Publicado en Arquitectura, Arquitectura española | Deja un comentario

Rumba blanca. Felices vacaciones.

1.-Hace ya muchos años que me llamó la atención esta canción de Gato Pérez, “A la curva del Morrot”. Es sorprendente el esfuerzo poético, muy poco habitual en las letras rumberas. Por otra parte, creo que nunca acerté a comprender exactamente su sentido, aunque lo intentaré al final de este comentario.

Gato Pérez fue un personaje totalmente irrepetible en una Barcelona que ya no existe (la frase se me ocurrió antes de leer este artículo ***, que conste en acta). Recuerdo que Gavaldà, el líder de Els Pets, había comentado en alguna ocasión el tremendo impacto humano y musical que le supuso el haber conocido al Gato. Creo que le dedicaron una  buena canción, otra rumba innovadora –Digue’m que m’estimes-.

El cantante convirtió Barcelona en uno de sus principales temas. Incluso se atrevió en algún caso a teorizar –en una canción, claro- sobre la pulsión de Titanic que siempre está latente en esta ciudad. He oído que el alcalde Maragall le hizo algún encargo en relación a las Olimpiadas (que él ya no vivió).

No obstante, la aportación más perdurable del Gato Pérez está, evidentemente, en su posición central en la historia de la rumba catalana. Se ha dicho a menudo que fue el sólido eslabón que permitió la posterior explosión del género después de que el Pescaílla se retirara de facto y de que Peret se entretuviera en su etapa más comercial.

*

2.-Por motivos laborales, hubo un tiempo en el que me tocó cada día pasar por delante de la curva del Morrot, en la falda de Montjuïc (todavía existía Can Tunis). Es un espacio un poco a medio hacer, con presencia de algunos descampados con los que la urbe aún no se ha atrevido. En realidad, el Morrot es un acantilado configurado por unas canteras abandonadas (que, en otro tiempo, fueron fundamentales para la construcción en Barcelona).

El castillo está arriba, pero apenas se ve desde la ladera. Es cierto que, a media montaña, un  elegante jardín botánico da un toque inesperado al conjunto. En la base de la montaña, la impresionante llanura de las instalaciones portuarias, las autopistas, vías ferroviarias arracimadas en una vieja estación (todavía operativa). En fin, muchas cosas interesantes que, como me ocurre otras veces, ya se entretuvo en desvelar Xavier Theros –que siempre se me adelanta-.

Archivo:El Morrot.JPG

.-Estación de El Morrot de Barcelona, al final del Ramal de mercancías El Morrot-Can Tunis-Castellbisbal (línea 238 de Adif). Fuente: Ferropedia.

**

.-Montjuïc desde el Morrot. Autor: Fernando Álvarez Prozorovich.Fuente: ***.

3.-Reconozco que me encantan estos lugares un tanto desordenados aunque, en este caso, el disfrute era fácil gracias a la fuerza que tiene el espectáculo industrial de la base: las grúas, los contenedores, los barcos, los trenes y los camiones como fichas de un dominó inmenso y preciso… Éste es el lugar elegido por Gato Pérez para situar su canción. Algunos lo entendieron como manifiesto ecologista avant la lettre.  Se basaban en la referencia que hacía el Gato a los “soberbios que al mundo han querido cambiar”. Pero no acaba de encajar esta idea. Creo, más bien, que parece un homenaje al mundo, que quizás esté bien hecho si se tiene la mirada limpia. Es posible que algún conocedor de Barcelona aluda al cementerio de Montjuic, que también ocupa una parte del lugar. La muerte, entonces, explicaría toda la canción y una “rumba blanca” -impura y renovadora, como la suya- sería la obra definitiva y rompedora entregada al futuro.

En fin, les dejo con la rumba (y su letra y traducción)  y les deseo felices vacaciones.

Letra:

A la curva del Morrot,
cap a mig camí del Port
on Montjuïc i el Prat
es fonen en terreny guanyat al mar.
Deixarem el món intacte,
passejant un cos tot nou
amb l’ànima adormida en el llit
del més profond.

:

Allà bufa un vent seré,
poderós i musical
i és més curta la distància
des del cel i des del mar.
I amb la veu més afinada
harmoniosa i singular,
cantaran la “rumba blanca” que tant de
temps han anat cercant.

.

No voldran tornar al camí
que els ha fet tant ignorants,
una perspectiva nova s’obrirà en un instant.
Animals, plantes i humans
no trobaran la seva pau
rodejats per-els soberbis
que al món han volgut canviar.

Traducción (J.Amenós)*:

En la curva del Morrot,

del Puerto a medio camino,

donde el Prat y Montjuïc

ya se abrazan junto al mar.

El mundo seguirá intacto,

nuestro cuerpo será nuevo,

y el alma estará dormida

en la Gran Profundidad**.

.

Sopla allí un viento sereno,

poderoso y musical

y es más corta la distancia

desde el cielo y desde el mar.

Y con la voz más afinada,

armoniosa y singular,

cantarán la “rumba blanca”

que no cesaron de buscar.

.

No querrán aquel camino

que les hizo fracasar,

una perspectiva nueva

al momento se abrirá.

Animales, gente y plantas

ya no encontrarán la paz,

rodeados por soberbios

que al mundo iban a cambiar.

.

*La versión respeta el sentido y es perfectamente cantable en castellano.

**Las mayúsculas son aquí arriesgadas, pero creo que respetan mejor el mensaje.

Y, como regalo, una versión en directo, más cercana a la manera de hacer de El Gato, con sus amigos (donde corrige el coloquial “per els soberbis”  por un más correcto “per mils soberbis”):

 

***

 

 

 

Publicado en Urbanismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Barcelona en España (y II)

 …1.-La visión casi unánime y un punto acaramelada en la nostalgia del éxito olímpico se troca en combate jurídico y político cuando se trata del Eixample. En algún momento  me he acercado en este  cuaderno a la cuestión y he aprovechado estos días para releer a BASSOLS COMA sobre el tema. En síntesis: el proyecto de ensanche de Cerdà fue una imposición del Gobierno de la Nación, que entendía que tenía competencias sobre la cuestión y que apostaba por una seria transformación – avanzada para la época- en la manera de concebir la propiedad fundiaria, en el proceso de construcción de la ciudad, etc.

Básicamente, a partir de la Real Orden de 20 de febrero de 1854, de derribo parcial de las Murallas, y de la Real Orden de 9 de diciembre de 1858, dictada por el Ministro de la Guerra, el Gobierno afirma que la tradicional competencia estatal sobre defensa y fortificación le permite decidir sobre los nuevos terrenos generados extra muros. Eso sí, la función le correspondería ahora al Ministerio de Fomento.

El 27 de noviembre de 1854 el gobernador civil de Barcelona adjudicó al ingeniero Cerdà, con expresa autorización del Gobierno, los trabajos de levantamiento del plano de los alrededores de la urbe. En cuanto al resto de la historia, permítanme la autocita, ya que resumir es muy cansado en plena canícula (los que hicieron EGB recordarán esa orden terrible de “hacer un resumen”):

       “En una primera fase, el Gobernador Civil de Barcelona adjudicó al ingeniero Cerdá, con expresa autorización del Gobierno, los trabajos de levantamiento del plano de los alrededores de Barcelona. Esta asignación se efectúa en 1854 y ha sido estudiada especialmente por Estapé (2001, pp.163 y ss.). Baste decir ahora que el antecedente fáctico de la resolución fue el nombramiento de Pascual Madoz como Ministro de Hacienda. Según unánime historiografía, se trata de una figura clave en la corriente de apoyo a Cerdá. Fue gobernador civil de Barcelona desde el 11 de agosto hasta el 20 de octubre de 1854. Una vez pasó a ocupar la cartera indicada, ya se nombró a Cirilo Franquet como Gobernador Civil. Éste, el 27 de noviembre de 1854, hizo público el encargo descrito.  Se trataba de un trabajo gratuito, por expresa voluntad del autor, y, además, fue fundamental de cara a la realización de los posteriores estudios. Curiosamente, Estapé (2001, p.166) recuerda que recibió algunas críticas periodísticas, con la agria invectiva, entre otras, de que ya era un mero ex – ingeniero.

            El siguiente paso relevante viene dado por la resolución de 7 de junio de 1859 (publicada en la Gaceta de Madrid de 17 de junio), merced a la cual “se aprueba el proyecto facultativo de ensanche de la ciudad de Barcelona, estudiado por el Ingeniero D. Ildefonso Cerdá”. Este proyecto se correspondía con una autorización previa a Cerdá para este trabajo dada por Orden de 2 de febrero y se aprobaba con las alteraciones propuestas por la Junta consultiva de Caminos, Canales y Puertos (bajo control del Cuerpo de Ingenieros). Según el Gobierno, respetaba la audiencia que debía darse  a la entidad local, ya que “los estudios de Cerdá se hallan en armonía con las bases adoptadas por la comisión de representantes de todas las Corporaciones de Barcelona en la memoria de 28 de junio de 1855 y las discutidas por la comisión nombrada en virtud del Real decreto de 23 de enero de 1856”. Es verdad, no obstante, que –tal como alegó el Ayuntamiento de Barcelona- parece excesiva la previsión del apartado cuarto, que encargaba a Cerdá la presentación del “proyecto de ordenanzas de construcción y de policía urbana para que sobre las mismas recaiga la aprobación del Ministerio de Fomento, y sobre las segundas el de la Gobernación del Reino”. Y apunto lo de excesivas en la medida en que estamos ante tradicionales competencias locales.”(1)

Se dio, como ya es costumbre en el lugar, una oportunidad a la Corporación Local, un “permitir”, que entra también en la larga tradición española:

 …Pero la Real Orden indicada no arredró al Ayuntamiento de Barcelona, que ya había convocado un concurso de proyectos sobre el Ensanche. La decisión de la Junta Calificadora recayó en el trabajo presentado por Rovira i Trias (en 20 de octubre de 1859, según Estapé, 2001, p.234, aunque Babiano, 2007,p.85, anota que el veredicto ya se había hecho público el 12 de septiembre). Se entra entonces en una fase poco estudiada y algo truculenta, ya que el Gobierno permitió la exposición pública de los trabajos del concurso y, en una sala adjunta, el de Cerdá (que, además, se paseaba por los locales, dando lugar a las críticas inmisericordes de Lacasta,1859, y otros cronistas ciudadanos).Por otra parte, el 5 de marzo de 1860 el Ayuntamiento acordaba entregar un Premi de 4000 Duros a l’Arquitecte Antoni Rovira i Trias Per el Plànol de l’Eixample de Barcelona Que Sortí Premiat en el Concurs”. Una paradoja, por cierto, con respecto a Cerdá, que acabó sus días reclamando al Estado las cantidades que él personalmente había adelantado para la realización de sus trabajos.” (2)

       Y la cosa acabó así, cuando ya se perdió la paciencia:

       “El Gobierno dio por zanjada la cuestión con el Real Decreto relativo al Ensanche de Barcelona de 31 de mayo de 1860 (publicado en la Gaceta de Madrid de 1 de junio). Se considera que el resultado del “concurso, posteriormente abierto con el mejor celo, aunque sin favorable resultado, por el Ayuntamiento de Barcelona” no ha de afectar ya al proyecto de Cerdá aprobado en la Real Orden de 7 de junio de 1859 (a la cual nos hemos referido anteriormente).  “(3)

O sea, que el Gobierno nacional –aunque consideraba que en él residía la competencia-  dejó que el Ayuntamiento convocara un concurso que, a la postre, no iba a servir para nada. Existe ahí un tema poco estudiado, referido a las dudas entre  algunos miembros del Ejecutivo, que alegaban la conveniencia de no enfrentarse a la corporación local.

Ensanche. Imagen de Alhzeia.Fuente. ***

*

2.-En definitiva, el Plan Cerdá, como proyecto físico, económico y jurídico, fue un acuerdo imperativo del Gobierno central, de acuerdo con las normas vigentes, en contra del parecer unánime de la Corporación Local y de la casi totalidad de las fuerzas vivas de la ciudad. Se trataba de una apuesta política contundente y renovadora.

En la misma línea, hay que decir que Cerdà era miembro –insigne, además- del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, un colectivo fundamental para la  articulación del Estado español en el siglo XIX. Es cierto que había obtenido la excedencia, pero ello no impidió nunca al Gobierno considerarlo como un comisionado que estaba dentro del cuerpo funcionarial citado.

Ya en el primer minuto, la intelligentsia política y arquitectónica catalana, desde el militante Puig i Cadafalch hasta el más suave Prat de la Riba,   se apunta a la crítica atronadora contra el Plan. De hecho, el malditismo de Cerdà llega casi hasta nuestros días (Porcioles empezó a romper el silencio y luego Estapé, a través del Instituto de Estudios Fiscales del Ministerio de Hacienda, se encargó de su edición y de la dignificación  académica del autor).

Es  verdad, no obstante, que –con injustificadas pausas y recortes, como ocurre con muchos adelantos – el Plan empezó a funcionar y la potencia económica y creativa de Barcelona llenó aquel dibujo con la explosión de belleza utilitaria que conocemos. Vino luego la bendición técnica otorgada por el GATPAC  ya en los años treinta del siglo XX y los ajustes y contraajustes tan propios de nuestra historia (y también, claro, la corrección de algunos errores en el planteamiento de Cerdà).

**

Vista aérea del Ensanche de Barcelona. Fuente: ***.

3.-Pero, evidentemente, el sapo del Ensanche ha sido de difícil digestión para ciertos sectores del nacionalismo. Nada menos que una regla impuesta por el Gobierno español, con una clara superioridad técnica y pensada y acometida por un destacado miembro de un también destacado Cuerpo nacional de funcionarios. Y, encima, un éxito abrumador para la imagen de Barcelona y para su vida cotidiana.

Algunas explicaciones han sido patéticas. Por ejemplo, la piadosa “carrera de proyectos para el Ensanche”, en la propaganda de las  celebraciones del Año Cerdà (2009-2010). No, no hubo ninguna carrera. O el peix al cove de Francisco Martí y Eduardo Moreno (1974): “Por una vez el centralismo sirvió para dominar la estrechez de miras de una burguesía provinciana”.

En resumen, estas dos simples pinceladas de trazo fortísimo en el territorio –los Juegos Olímpicos en el siglo XX y el Ensanche en el XIX- nos pueden servir para plantear una hipótesis en la cual aún habría que profundizar: Barcelona no ha sido una urbe colonial o machacada, sino una pieza clave de las políticas urbanísticas de los distintos regímenes y gobiernos de la España contemporánea: con momentos de sintonía –los Juegos Olímpicos-, de medicina amarga y fortificante –el Plan del Ensanche-, de noviazgo –Porcioles, hombre de confianza  del general Franco y facedor de la Carta municipal y de otras decisiones que el mismo Maragall apuntó en más de una ocasión- y también, claro está, de errores clamorosos, distanciamiento e incomprensión –siempre lo más perjudicial para todos-. Nunca fue fácil, muchacho, negociar con el kilómetro cero. En definitiva, desde el punto de vista urbanístico, ni una Marseille lejana ni una Chicago autosuficiente sino, simplemente, Barcelona en España.

Eixample. En el marco global de esta ciudad tan bien hecha. Fuente:***

***

(1) AMENÓS ÁLAMO, J.: “El peculiar estatus de Ildefonso Cerdà como ingeniero de caminos, canales y puertos”, en El derecho de la ciudad y el territorio. Estudios en homenaje a Manuel Ballbé Prunés, Madrid, 2016, p.63.

(2)AMENÓS ÁLAMO,Op.cit., p.64.

(3)AMENÓS ÁLAMO, Op.cit., p.65.

(4)MARTÍ, Francisco y MORENO, Eduardo, Barcelona, ¿a dónde vas?, Barcelona, 1974, p. 13.

***

Publicado en Urbanismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Barcelona en España (I)

1.-La ciudad estaba preciosa. Es innegable. De ahí las unanimidades de estos días en el recuerdo de los 25 años de los Juegos Olímpicos. Con su punto de ironía, no obstante, Joaquín Luna nos recordaba que ya se ha empezado a maquillar el relato o, mejor, a afearlo. Pero esto ya es otra historia.

Lo cierto es que Barcelona ya había iniciado muchas transformaciones   relevantes. Por ejemplo, la dignificación del Barrio Chino-Raval o la ejecución de una política muy activa de rehabilitación urbana, con el concepto técnico de “Paisaje Urbano” y con la emblemática campaña “Barcelona, posa’t guapa” (que se inicia en 1985). Hubo también golpetazos modernizadores en los barrios  con el guante de seda del microurbanismo. Se hablaba ya, por ejemplo, de “monumentalización de la periferia”. Y  se acometían también   innovaciones intensas como la ampliación de aceras o la peatonalización  (recibidas con un griterío retrógado que nadie recuerda, como ocurrió en el mismísimo Portal del Ángel). Lo mismo podríamos decir, en fin, de la renovación del transporte urbano, con aquella inolvidable Mercè Sala que, como es sabido, iba a asumir luego la presidencia de RENFE.

*

2.-Ahora bien, es verdad que la gran operación fueron los Juegos Olímpicos. En gran parte, la ciudad vive aún de aquella inercia. Cuentan que, llevado por la precisión técnica y la sensación de éxito, Maragall comentó que “el acto de inauguración de los Juegos es la refundación de España”. No sé si es cierto, aunque parece ben trovato. Quizás esté inspirado en la confesión de Luis Bassat –publicista clave en aquellos fastos- comentando que el alcalde le indicó que “quiero que la ceremonia sirva de publicidad de Barcelona, Cataluña y España”.

Lo cierto es que, en efecto,  la aportación  del conjunto de los españoles fue generosa con Barcelona. No me refiero sólo a los presupuestos generales (siempre se podría  arañar algo más, claro), sino en el compromiso estratégico en muchísimos frentes. No se trataba únicamente del fundamental Samaranch (un catalán decisivo, y no sólo en el plano deportivo de lo olímpico, sino con opinión propia también en aspectos urbanos), sino de una solidaridad efectiva en obras públicas –la vieja cuestión de los accesos a Barcelona-, en instalaciones aeroportuarias,  en diplomacia, en seguridad, etc. Ello no impide reconocer, por supuesto, que el empuje y la creatividad nacieron en las gentes de Barcino.

Construcción de la Ronda Litoral frente al edificio de los antiguos Almacenes Generales de Comercio, actualmente conocidos como Palau de Mar. Enero 1991 . Fuente: Archivo Fotográfico Martí Llorens.

**

3.-Sin embargo, esta ciudad tan atractiva (y, por eso, tan cara) no nació en el 92 ni un poco antes, evidentemente. Si las Olimpiadas fueron la gran metamorfosis del siglo XX, el Óscar del siglo XIX se lo llevaría el Eixample, el Ensanche urbano que los turistas recorren incansablemente. No conozco a nadie que pueda apartar los ojos cuando el avión pasa justamente por encima antes de tocar tierra en El Prat. Lo comentamos mañana.

Vista aérea del Ensanche en 1925. ©Arxiu Fotogràfic de Barcelona. Josep Gaspar

***

Publicado en Urbanismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Ablandar la vivienda

1.-Se empieza a hablar ya de las transformaciones económicas que se derivarán de la previsible generalización de los automóviles sin conductor. Es probable, según los gurús, que el mismo concepto de coche en propiedad sea sustituido por el acceso a flotas de vehículos más o menos extensas. Incluso, leía el otro día por ahí que los problemas y conflictos asociados a la necesidad de aparcar se evaporarían.

Ahora bien, mientras llega ese futuro luminoso sin carnet de conducción ni examinadores adustos, es presumible que los autos entren en un período de reducción de costes y precios. La mejora de los materiales, la automatización de la fabricación (ya muy avanzada)  y el perfeccionamiento del motor eléctrico parecen ir en esa dirección. De hecho, tal ha sido la tendencia de cualquier artefacto de uso masivo –aumento de prestaciones y reducción del precio- y lo mismo va a ocurrir con los utilitarios (ya pasó la época dorada de los oligopolios de Detroit). Otra cosa es, no obstante, que los individuos y las familias vuelquen un mayor porcentaje de gasto en transporte ante la alegría de los nuevos juguetes. De hecho, éste parece haber sido el efecto de ciertos abaratamientos, como los derivados de los viajes aéreos de bajo precio o de la tentación de vivir más lejos del centro urbano.

*

2.-Cambiando de tercio, el precio de la vivienda muestra una mayor resistencia, que sólo se afloja en situaciones de recesión y siempre de manera muy selectiva. En efecto, parece que aquí pesa mucho menos el factor tecnológico, el procedimiento para construir los hogares. Sin embargo, se observan dos intensas líneas de ataque que ya van dando sus frutos. Podríamos bautizarlas un poco caprichosamente como “doctrina de la eficiencia” y, en el otro lado, como “los arrabales alternativos”.

La “doctrina de la eficiencia” pone sobre el tapete el avance técnico innegable en la prefabricación de las piezas y en su transporte y fijación al terreno. De hecho, la prefabricación de piezas y materiales que se incorporan a la obra no ha cesado de crecer. Se trataría, simplemente, de apurar al máximo la robotización que se nos viene encima. Baste como ejemplo esta referencia de la prestigiosa  web Plataforma Arquitectura: “Cinco proyectos que muestran el potencial de la prefabricación” (abril, 2017).

“Studio Madalena”, de Apiacás Arquitetos (Brasil). Fuente: Plataforma Arquitectura. Fotografía de Leonardo Finotti.

Obsérvese que no se trata del mobile home, tan consolidado en ciertas culturas –como la norteamericana-, pero con un claro rechazo cultural en el área europea. La vivienda se fija al lugar y se ha elaborado ya una reflexión seria sobre la cimentación de estas arquitecturas. Quizá la optimización de estos bloques permita ejecutar en el futuro aquel apunte genial de Coderch con viviendas que reducían sus módulos-habitaciones (y los cedían incluso a los vecinos) a medida que los años nos iban pidiendo menos espacio, con menos críos y menos gente rondando por la casa…

**

3.-Los arrabales alternativos” se rigen por parámetros diferentes. De hecho, creo que se matiza el concepto cultural de  vivienda individual. Por tanto, se trabaja tanto a nivel de espacio público como de alojamiento. En el primer caso, se prima la creatividad, la participación del común, la sencillez y el uso colectivo efectivo, en contraposición al macroproyecto elitista, complejo y oneroso. Se habla, incluso, de un “urbanismo del mientras tanto” (mientras se disuelve la última de las cíclicas crisis) y de un “urbanismo afectivo”, tal como nos explicaba hace poco el amigo Miguel Jaenicke,  arquitecto del “Vivero de Iniciativas Ciudadanas”, en su sesión del Urban Thinkers Campus, en Madrid (11 de julio, 2017).

Proyecto de vivienda modular con materiales reciclados y de bajo coste, dibujado por Santiago Cirugeda. Fuente: Opchitecture.

La vivienda es, para esta corriente, un asunto más delicado. Quizá porque se toca el hígado de las creencias profundas. Lo decía el incisivo crítico de la arquitectura Martín Pawley:

       “Cuál es la diferencia entre 100 hogares móviles y un edificio de apartamentos de 3000 m2? La diferencia es la aceptación cultural” [1].

Se trata, en síntesis, de hallar nuevas fórmulas jurídicas y técnicas para hacer asequible la  compra de un hogar. En el primer caso, jugando con los vacíos legales o proponiendo, por ejemplo, nuevos contratos de uso compartido,  ya sea a tiempo total o parcial. Se observa ahí una zona de contacto –y quizá de fricción- con la denominada economía colaborativa. A nivel técnico, también se levanta el patrón de la simplicidad y del reciclaje, aunque intentando sacudirse el viejo fantasma de la autoconstrucción triste. El ejemplo en este terreno sería el innovador Santiago Cirugeda. Nos remitimos a un artículo que resume y da cuenta de sus planteamientos: “Temporary occupation of empty lots” (de Alberto Sáenz).

Metafóricamente, quizá se trataría de aplicar a la solidez de precios de la vivienda la atmósfera de la sociedad líquida. Ya sé que esto da un poco de vértigo, pero también entusiasmará a algún nómada de corazón.

***

 

[1] PAWLEY, M.: 20 th century architecture: a reader’s guide, Architectural Press, Oxford, 2000, pp.134-135.

Publicado en Arquitectura, Arquitectura española | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ceguera legal

1.-Estimados lectores: quería comentarles hoy mismo la reciente Ley catalana de la arquitectura, que fue publicada en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña del jueves 13 de julio. Ayer viernes intenté varias veces su  lectura en la página oficial, que puede consultarse aquí: ***. Era imposible. Pensé que se trataba de un error de mi ordenador pero, a medida que pasaban las horas, me di cuenta de que era un fallo de la web. Lo mismo ocurría con el Portal Jurídico de Cataluña, que reenviaba su señal al DOGC, con lo cual el bloqueo se mantenía gracias al bucle (creo que lo llaman así, no sé).

Hoy el vacío persiste y me lo han confirmado algunos amigos y familiares. Lo mismo  pasa desde el teléfono móvil, lógicamente. Uno, en su ignorancia informática suprema, respeta siempre  profundamente los avisos de “web en obras” o similares. Pero nada de eso aparece en la pantalla. En realidad, lo único que ha podido consultarse en las últimas cuarenta y ocho horas es el último Diario Oficial, que incluye los cambios del gobierno catalán. Esto me tranquiliza enormemente.

Cuando se le solicita a la página el contenido del número del jueves -o de cualquier otro día de cualquier año-, aparece lo siguiente:

2.-En definitiva, en los últimos dos días no ha sido posible, según parece, la consulta del DOGC (salvo el  número del viernes, como he dicho). Dado el elevado nivel que ustedes ya conocen en este cuadernillo, me voy a morder la lengua y no voy  a aludir a los fastos que se nos anuncian (parece que esto comenzaba en septiembre, “un cop tornem de Palamós ho enllestim”, pero ahora no sé si ya han puesto el tráiler). Además, soy un hombre moderno y pienso ¿Y si miro el twitter del dogc? Seguro que tiene un twitter, claro. Y, en efecto, aunque no hay ningún sumario oficial y me pierdo entre nubecitas de opiniones y tweets de Shakira y de viajes de “El Corte Inglés”, encuentro la referencia de una “redirección”:

http://m.gencat.cat/mobi_dogc/AppJava/pages/Content.htm?numDOGC=7411&versionId=1625068&dateDOGC=13.7.2017&contentId=792545&viewportWidth=768&viewportHeight=768

Ya  está, no hay nada como tener recursos. Los principios del art.9.3 de la Constitución son eso, hombre, un tweet. Lástima que la página a la que me remite se denomina alegremente “Generalitat de Catalunya. Gencat. Mobi”. En modo alguno se beneficia, pues, de la sagrada mención que aparece en la web auténtica del DOGC:

El Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya se publica diariamente de lunes a viernes no festivos, en dos ediciones en catalán y en castellano. La Ley 2/2007 del Diari Oficial establece el carácter oficial y auténtico del DOGC digital.”

3.-Bromas aparte, esta publicación inexistente durante dos ( o quizá más) días plantea problemas muy delicados. Por ejemplo, si la norma tiene vacatio legis, ¿está transcurriendo, pese a no ser consultable? ¿Cabe presumir que la publicación no se produjo el jueves si en las últimas cuarenta y ocho horas no se ha podido conocer el texto de la norma?

Desde un punto de vista filosófico, es probable que mi admirado catedrático de Filosofía del Derecho, Don Rafael Hernández Marín, dijera que la norma ahora no existe, salvo que alguien se hubiera hecho una copia del DOGC  en papel (si es que llegó a publicarse). En realidad, es argumentable que, en este momento, la alegación de cualquier norma de Derecho catalán –salvo lo que conste en el último diario oficial- debe ser probada, tal como ocurre con la costumbre. Estas apasionantes cuestiones llenarían páginas y páginas, pero yo sólo quería comentar la Ley de Arquitectura y estaré todo la noche al pie de mi ordenador esperando que el Derecho vuelva (o más tiempo, si el deber me lo reclama).

Cuartel General del Ejército Yugoslavo –Generalštab- en Belgrado, obra del arquitecto Nikola Dobrović, tras los bombardeos de la OTAN (1897-1967), . Fuente: XXX.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PD: a las 22, 54 del sábado se resuelve la situación y las dos webs -DOGC y Portal Jurídic de Catalunya- vuelven a funcionar, sin duda gracias a la repercusión de este artículo. Es fácil ver que la foto que hemos  aportado ya no podría obtenerse. Sin embargo, todo ello  deja sin solución algunos de los problemas jurídicos que hemos anotado (web del diario oficial paralizada como mínimo un día y medio).

***

 

 

Publicado en Diarios de un profesor disperso, Filosofía del Derecho | Etiquetado | Deja un comentario

La noción de “medio propio” en el campo de los contratos administrativos.

1.-Ha tenido una cierta difusión el reciente Acuerdo 75/2017, de 4 de julio, del Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Aragón, que anula la encomienda de gestión del servicio de limpieza viaria del municipio de Huesca al Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos Urbanos de la Agrupación núm. 1 de Huesca, través de su medio propio, la empresa pública GRHUSA. La presencia del profesor GIMENO FELIU en la presidencia de este órgano es siempre una garantía y, además, la resolución constituye un buen resumen de la doctrina del “medio propio” en el campo de la contratación pública.

En primer lugar, el Tribunal recuerda la interpretación amplia del ámbito del recurso especial de contratación. Es cierto que su núcleo esencial son los actos de publicación de pliegos, los actos de exclusión y los actos de adjudicación. Ahora bien, ello debe leerse generosamente, para garantizar la interpretación útil de los principios comunitarios. Desde luego, el paraguas de este recurso cubre el enjuiciamiento de los encargos a medios propios.

*

2.-Como es sabido, el encargo de una Administración a un “medio propio” es una opción mirada con desconfianza desde los pabellones del Derecho comunitario. Las normas de éste pretenden la apertura a una competencia no falseada en los ámbitos de la ejecución de obras, del suministro de productos y de la prestación de servicios. Ahora bien, cuando una Administración encarga una faena concreta a un medio propio, activa una técnica autoorganizativa de cooperación vertical en la cual no va a aplicarse la normativa contractual, ya que existe una relación jurídico-administrativa nítida e incontestable.

Dicho nexo jurídico-administrativo –el del auténtico medio propio- tiene este punto de partida: el ente receptor de la tarea está obligado a aceptarla y a ejecutarla. La Administración que la impone empuña un poder de influencia determinante. Este poder se ha descrito con trazos fuertes en el Derecho comunitario:

-La Administración Pública que ordena la contratación ejerce sobre el medio propio un “control análogo” al que lleva a cabo sobre sus propios servicios.

Más del 80% de los quehaceres del ente que asume la prestación se realizan en favor del ordenante.

No existe participación privada en el ente controlado.

 

Lo que se trata, pues, es de evitar el “compadreo” institucional, con asignaciones a entidades situadas en algún lugar más o menos lejano de la galaxia de seres jurídico-administrativos. Nada obsta, sin embargo, a que la prestación la ejecute un propio servicio bajo relación jerárquica o una persona realmente sometida al encomendante.

**

3.-En el caso examinado, el Tribunal considera inaceptable la atribución de trabajos que efectúa el Ayuntamiento de Huesca a una sociedad anónima que –eso sí- era un auténtico medio propio del Consorcio en el cual participaba dicho Ayuntamiento.

Para empezar, el Tribunal precisa que los consorcios y las mancomunidades no son medios propios de los entes locales integrados. El consorcio es una técnica de participación horizontal –no vertical o jerárquica- y, además, puede tener participación privada.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Huesca no participa del accionariado de la sociedad anónima en cuestión  ni puede influir directamente en sus decisiones estratégicas ni está prevista la aceptación incondicionada de sus trabajos. Por último, el Tribunal anota que el empleo de un medio propio ha de basarse en la regla de la eficiencia y, en este sentido, la sociedad anónima que iba a asumir la limpieza viaria se dedicaba, en realidad, a la gestión de residuos y sólo la prevista cesión del personal del antiguo concesionario podía servir de parche al  inminente caos operativo.

Centro Cívico Mercat de Ferreries. Tortosa. Arquitecturia (Josep Camps y Olga Felip). Fotografía: Pedro Pegenaute. Fuente: Tectónicablog.

***

(Fichero).

 

Publicado en Contratación administrativa., Contratatos del sector público, Contratos administrativos, Derecho comunitario | Etiquetado | Deja un comentario