Si bien, en los últimos años, la industria del cine ha modificado su esquema de negocios, la piratería continúa siendo un problema. España, por su parte tiene el mayor porcentaje de consumo de piratería de Europa, tanto en la web como fuera de ella.

Contrario a lo que algunos puedan pensar, la piratería y su consumo si afecta al cine como negocio. En este sentido, se trata de una actividad ilícita que impacta notablemente en el desarrollo de uno lícito. No obstante, cada vez más personas parecen tomar consciencia de esto, por lo que se espera que la tendencia en el consumo de piratería cambie.

Por tal razón, en la actualidad es bastante común ver una buena película en portales como pelisplus. Sin embargo, para quienes aún no se encuentran convencidos de los efectos negativos del consumo de piratería, a continuación te indicamos alguno de sus efectos.

Pérdidas financieras

El cine representa una importante actividad económica, tanto como lo puede ser la industria automotriz o la alimenticia. Esta, contribuye en el PIB de cualquier nación, genera empleos y desde luego presta un servicio a la comunidad. Es por ello, que es posible referirse al cine como una gran industria o negocio. Pues, su propósito es, además de hacer producciones para la audiencia, generar ingresos.

En este sentido, cada película consumida por medio de la piratería, representa una pérdida para el cine. De acuerdo con lo anteriormente expuesto, dicha pérdida no afecta sólo a las empresas productoras. También incide de manera negativa y generalizada en la economía. Conviene, entonces, considerar que los expertos, estiman que la el cine deja de percibir cientos de millones de euros cada año a causa de la piratería.

Impide disfrutar del séptimo arte

Si bien, se ha señalado en el apartado anterior que el cine corresponde a una industria. Este, es también una manifestación artística capaz de realizar obras sublimes y conmovedoras. Así, clásicos como Casablanca, Forrest Gump, La Vida es Bella o Todo Sobre mi Madre, no pueden dejar de verse.

No obstante, disfrutar de una buena película es mucho más que solo verla. Por ello, la calidad en estos temas es un asunto muy importante. Y es allí, donde la piratería hace el mayor daño, pues tanto en imagen como en sonido, la calidad suele dejar mucho que desear. Pues, entre las versiones pirateadas, abundan las malas grabaciones, en ocasiones simplemente realizadas directamente en una sala de cine.

Esto, impide que el espectador disfrute de la obra de arte que el equipo detrás de la película ha creado. La piratería es en definitiva, el equivalente a admirar El Greco a través de una ventana sucia y empañada.