Science is not fun

Opinions personals de membres del CEHIC i alumnes de postgrau

maig 04 2016

¿Qué significa releer a Curie?

Posted in Postgrau |

“Releer a Marie Curie” es la introducción al libro Marie Curie: Escritos Biográficos editado por Xavier Roqué, que nos plantea la posibilidad de reubicar su imagen en la historia de la radioactividad a través de conocer las otras facetas de su vida que fueron extremadamente importantes para que ella logrará el éxito en sus investigaciones sobre el radio.

Pero antes de adentrarnos en esas facetas, primero tenemos que preguntarnos ¿cuál es la imagen que nos ha trasmitido Madame Curie? La mujer que ganó dos veces el premio nobel, la esposa y madre, la científica altruista o una mujer triste y sencilla. Para responder esta pregunta comentaremos algunas ideas que expone este artículo junto con otras visiones como las de Sánchez-Ron (2000).

Cuando tomamos un libro de tantos que existen alrededor de esta figura, casi siempre nos trasmiten en los primeros párrafos la misma idea, es decir la de una mujer extraordinaria. Sin embargo, ¿por qué es extraordinaria a las demás mujeres? Posiblemente porque fue una mujer de ciencia como muchas otras que encontraron la forma de sobrellevar lo familiar, lo profesional y lo económico para desarrollar una de sus pasiones que era la investigación científica.

Por lo tanto si vamos a releer a Curie debemos tener en cuenta que la imagen de mujer única, capaz de superar las barreras de género y de disciplinar las técnicas y metodologías en el laboratorio es una imagen a la que le faltan muchos contextos, entre ellos los que nos faciliten entender sus logros y descubrimientos dentro de la historia de la radioactividad.

Por ejemplo, aunque se conservan muy pocas imágenes, existe una Marie que es muy consciente de las implicaciones domésticas y económicas de su trabajo, una mujer que tiene que resolver o solventar las tareas familiares (Roqué, 2011). Para enfrentarse a esto, tuvo que establecer entre ella y Pierre un modelo que permitiera el cuidado y la crianza de las hijas y facilitar las tareas domésticas, permitiendo al matrimonio centrarse en el trabajo de laboratorio. Una pieza central de este modelo fue el padre de Pierre, Eugène Curie médico y admirador de la investigación científica con una filosofía propia. Fue quien se haría cargo de la educación y los cuidados de las hijas de Marie, Irene y Éve quien a la vez recibirían una educación especial por parte de Marie. Lo que intento resaltar, es que tanto las personas como la ciencia fueron fundamentales en la historia de Marie Curie. Su familia, amigos y colegas científicos desempeñaron un papel esencial en su vida; ellos la modelaron y a su vez ella les modeló (Sánchez-Ron, 2000, p. 21).

Por lo tanto, la primera faceta que comentaremos será la cuestión de la pareja, específicamente a lo que se refiere el trabajo en conjunto. En muchas ocasiones se ha criticado el poco valor que se le ha dado a las mujeres de ciencia que comparten el trabajo con sus maridos, ya que estos suelen ser vistos como superiores en intelecto y destreza y la mujer como su ayudante. También habría que incluir los celos profesionales que se generan a lo largo de las carreas de ambas personas que ocasionan muchas veces la ruptura no solo familiar sino de las investigaciones llevadas a cabo en pareja.

Los Curie, supieron delimitar sus labores en el laboratorio y respetar mutuamente los diferentes proyectos que llevaban a cabo. Además, una cosa importante fue que desde un inicio delimitaron sus contribuciones respectivas en las publicaciones conjuntas, lo que aseguró tanto el reconocimiento de Marie como el de Pierre (Roqué, 2011).

La segunda imagen que mencionaremos, es aquella de una Marie sin amigos que siempre viste de negro y se encuentra recluida en el laboratorio, sola y aislada del mundo. Esta imagen no es de todo cierta, existe la Marie que fue capaz de relacionarse y ser una figura pública con fines muy específicos, por ejemplo, recolectar el material de sus investigaciones a través de la petición de apoyo del Estado francés, llevándola a implicarse políticamente en el Comité para la Cooperación Intelectual de la Liga de las Naciones.

Aunque poco estudiado, además de la política, que he tocado superficialmente, fue la red de relaciones académicas e industriales que construyó para conseguir los materiales necesarios en sus investigaciones. (Roqué, 1997). Una relación benéfica para ambos sectores, donde la industria aportaba el material a cambio de la producción y comercialización del radio producido, además del beneficio de instrumentos diseñados por Pierre y su hermano mayor Jacques. Un ejemplo de estos instrumentos fue la balanza aperiódica de precisión o el cuarzo piezoeléctrico, el cual brindaba la destreza necesaria para medir la radiación.

La tercera imagen es la una Marie preocupada por abastecerse del material necesario para las investigaciones, el radio. Este material se concentraba en la pechblenda pero al ser “prodigiosamente débil” se tenía que extraer cantidades enormes para conseguir muy pocos miligramos a costos muy elevados. Esto provocaría una colaboración por parte de los Curie con las industrias de los radioelementos para obtener la materia prima de sus trabajos. Posiblemente esta imagen es de la que menos se habla, de una Curie que se involucra en la industria con un objetivo, la acumulación del radio, el cual lucharía Marie toda su vida por conseguirlo, siempre con fines de investigación.

Dentro de esta imagen que fue la búsqueda del radio, existió un evento histórico, que fue cuando Marie accede a abrir las puertas de su vida a la prensa, otorgando una entrevista a Marie Meloney, reportera de la revista The Delineator de Estados Unidos, quien simpatiza con ella y le cuenta sobre los problemas de no poseer radio y sobre su convicción de que el radio no debe de enriquecer a nadie, porque pertenece a todo el mundo. Meloney tras la entrevista y la simpatía generada, decide obtener recursos mediante la Asociación de Mujeres de América para financiar la compra del radio a cambio que la propia Curie fuera a recogerlo a Estados Unidos. Esta misión o travesía fue cumplida por parte de Meloney y la asociación citada anteriormente en 1921 (Sánchez-Ron, 2000, p. 198).
Por último analizaremos brevemente la imagen sobre un matrimonio que opina que la ciencia es de la humanidad, me refiero al acto de no haber patentado sus descubrimientos y técnicas de extracción ¿Altruismo o táctica?

A pesar que amigos cercanos mencionaron que debían haber patentado sus descubrimientos para no tener problemas financieros a lo largo de su vida ni carecer de recursos en el desarrollo del Instituto del Radio, los Curie mantenían la convicción que la humanidad debería ser poseedora de esos conocimientos y defendieron que el estado era el que tenía que procurar los medios adecuados para que la investigación se realizara en condiciones satisfactorias. ¿Marie se había ganado la gloria con este acto? ¿O más bien fue una gloria personal basada en la modestia y en la defensa de sus principios de humildad, integridad y trabajo.

Sin embargo existen algunas contradicciones con respecto a este acto, por ejemplo en 1922 Marie se convierte en portavoz de una causa que defendía los derechos sobre la propiedad intelectual, siempre que se hicieran en beneficio de la humanidad: de los beneficios comerciales se obtendrían subvenciones para promover la investigación y por consiguiente el progreso del país. ¿Podría considerarse una infidelidad a la investigación científica?

Éstas y muchas preguntas más podemos hacernos alrededor de las decisiones y convicciones que tomó Marie, pero precisamente eso es lo que implicar releer su biografía, volver a contar una historia con matices más reales que nos haga reflexionar no solamente sobre el éxito de sus investigaciones sino sobre todas las dificultades que fueron surgiendo en su vida y que tuvo que solucionar. Por lo tanto, entendiendo cómo se desenvolvió esta destacada científica, en el contexto de la ciencia y la sociedad de finales del siglo XIX y principios XX, más capacitados estaremos para entender tanto su vida como su ciencia.

No pongo en duda que esta mujer sigue siendo extraordinaria, como muchas otras mujeres de ciencia en las que tras sus logros existieron una serie de estructuras y toma de decisiones a nivel personal que encaminaron sus investigaciones científicas.

Referencias

Roqué, Xavier (1997) “Ciencia e industria en el desarrollo de la radioactividad: El caso de Marie Curie”. Arbor núm. 613. p. 25-49.
Roqué, Xavier (2011). “Releer a Curie”. En: Marie Curie. Escritos biográficos (Bellaterra: Edicions UAB), p. 9-32.
Sánchez Ron, J. Manuel (2000). Marie Curie y su tiempo. Barcelona: ABC.

Yonadxandi Manríquez


This entry was posted on dimecres, 4 maig, 2016 at 9:41 and is filed under Postgrau. You can follow any responses to this entry through the feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deixa un comentari

Si us plau, demostra que no ets un robot * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.