Comodidad con tu regla

Hay que decir adiós a las compresas y los tampones? La copa es reputada por ser práctica, económica y ecológica, la copa menstrual cada vez se usa más. ¿Pero de qué se trata realmente? Esta protección higiénica se presenta en forma de campana en silicona médica y que acaba con una pequeña punta para retirarla fácilmente. Contrariamente a los otros métodos, no absorbe la sangre, sino que la recoge. Gracias a su efecto ventosa, se adhiere a las paredes sin moverse. Hoy te explicamos los pros y los contras de la copa menstrual.

Las ventajas son varias, tanto las usuarias como los especialistas les encanta este método. Empezando por el precio, la copa cuesta entre 10 y 30 euros, además, puede usarla durante muchos años. Por lo que supone un coste menor en comparación a los tampones y las compresas. Tiene también un impacto sobre el ecosistema, ya que no se tira nada. Otro aspecto muy importante, es que la copa puede usarse durante 12 horas (en función del flujo de cada mujer), cosa que es muy confortable si tenemos días muy cargados, o bien, si nos vamos de viaje.

Desde un punto de vista de salud, la copa respeta siempre la flora y el PH vaginal, evitando enfermedades. Según el flujo de cada mujer, se tendrá que cambiar entre 2-5 veces por día. Se tiene que limpiar con agua después de cada uso y esterilizar/limpiar entre cada ciclo.

Pero algunos riesgos existen, como por ejemplo, si guardas demasiado tiempo la copa. Una vez la copa sacada, hay que limpiarla bien, teniendo cuidado de no dejar sangre, ya que es más propenso a las infecciones. Es muy simple de evitar si seguimos bien las instrucciones de uso. Muchos ginecólogos desaconsejan quitarse la copa tirando sobre la cola, ya que puede conllevar a lesiones graves. De aquí la importancia de pinzar bien la copa antes de retirar. Las mujeres con DIU tienen que tener un poco más de cuidado, con los hilos. Y por último, se desaconseja en periodo postparto, por riesgo de infección uterina. En caso de una infección, evitar llevar la copa hasta la total recuperación.

Antes de comprarte la copa, tienes que escoger bien. Según los dermatólogos, es mejor una de silicona médica, ya que no hay riesgo de alergia. Y escoger la talla en función del flujo, personas mayores de 25 años, o incluso personas que hacen mucho deporte. ¿Preparada?

Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.