La tarjeta de visita sigue siendo un método de comunicación muy útil y que no pasa de moda

Todas las formas para llegar a nuestros clientes y mantenernos comunicados son importantes y la tarjeta de visita sigue siendo un método tradicional que resulta tan práctico como útil, por algo no han pasado de moda aún con el crecimiento de la era digital.

La tarjeta de visita además es una herramienta al alcance de cualquier negocio gracias a que es económica, fácil de llevar y te ayuda a presentarte de forma correcta ante clientes dejando muy claro datos de interés como cargo, nombre, empresa a la cual representas y cómo contactarte.

Deja en tus clientes una buena primera impresión

Entregar tarjetas de visita te ofrece la oportunidad de interactuar con tus clientes de forma directa, haciendo que ese primer contacto sea personalizado y que esos datos de contacto impresos en la tarjeta sirvan para interacciones posteriores, ya sea por medio de las redes, email o teléfono, sabiendo de esta manera con quién estás tratando y ofreciendo tranquilidad y mayor confianza.

A esto se le suma además la buena impresión que ofreces de tu empresa, algo que suelen valorar mucho los clientes.

Por otra parte no debemos olvidar que detrás de cada cliente potencial hay personas que valoran el contacto humano y necesitan conocer quién es esa persona detrás de una red social o línea telefónica y si realmente ha demostrado ser capaz de ofrecer lo que necesitas.

Sácale provecho a las tarjetas de visita

La importancia de una buena tarjeta de visita radica en que es una herramienta que bien utilizada va a ofrecer una serie de beneficios para tu negocio, en tal sentido te proporcionaremos algunas recomendaciones a la hora de sacarles mayor provecho:

Llévalas siempre contigo, así no vas a desaprovechar ninguna oportunidad de distribuirlas entre posibles interesados en los servicios o productos que ofrece tu negocio. Trata de despertar el interés de los clientes en medio de la conversación y cuando sea el momento apropiado entrégalas.

Es importante que en la tarjeta figuren datos como dirección de correo, número de teléfono y redes sociales de trabajo.

Evita tachar en tus tarjetas en caso de que algún dato de contacto haya sido modificado, ya que se ve poco profesional. En esos casos es preferible que mandes imprimir unas nuevas.

Si tienes oportunidad de dejar unas tarjetas de más en un negocio que las pueda distribuir, hazlo.

No te apresures en entregar la tarjeta de presentación, más bien espera a que el interlocutor se interese por tu nombre, cargo o nombre de la empresa para poder darla.

 

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.