El glaucoma, un trastorno que puede provocar ceguera sin apenas darnos cuenta

A día de hoy, los problemas de visión son bastante comunes. Más allá de la miopía, existen otras afecciones que son propias de la edad. Pero si hay una enfermedad que se caracteriza por afectar a la vista, es el glaucoma y su efecto en la visión periférica.

Una enfermedad silenciosa

El glaucoma ocurre cuando el conducto a través del cual se drena el humor vítreo, se bloquea. Esto provoca que esta sustancia se acumule en el interior del ojo, dando lugar a un aumento de la tensión intraocular. Como resultado de esta, el nervio ocular comienza a dañarse desde la parte más externa a la más interna.

 

Este daño provoca que los pacientes empiecen a perder primero la visión periférica, provocando que el paciente pueda ver los objetos que tiene enfrente pero no los que están alrededor. Desgraciadamente, en la mayoría de los casos es muy complicado detectar la enfermedad, ya que no tiene síntomas.

 

Sin embargo, existe una excepción y es el glaucoma agudo. Aquí aparecen síntomas que van desde el enrojecimiento de los ojos hasta fuertes dolores de cabeza. Ocurre por la obstrucción repentina del conducto, lo que permite detectar a tiempo esta enfermedad. Pero en la mayor parte de los pacientes, la obstrucción es paulatina y da como resultado una afección crónica que va avanzando sin que el paciente sea apenas consciente de ello.

La prevención es clave para su diagnóstico

La mejor forma para detectar un glaucoma, es a través de las visitas anuales al oftalmólogo. Es por ello que al igual que se acude al dentista o a cualquier otro especialista, ir al oftalmólogo también debería ser obligatorio. Sin embargo, muchas veces el daño ya está hecho y se necesita de un tratamiento adecuado para recuperar la visión perdida.

 

El tratamiento del glaucoma ha evolucionado mucho en los últimos años, adaptándose a las necesidades de cada persona para que todos cuenten con una alternativa.  Las técnicas que utilizan láser son muy útiles para crear un nuevo conducto, aunque hay casos en los que el uso de determinados medicamentos puede frenar el avance de esta enfermedad.

 

La salud de nuestros ojos es muy importante, pues son insustituibles. El hecho de que nos van a acompañar toda la vida, debería ser suficiente para convencernos de que necesitan unos cuidados determinados. Así podrás ver tu vida pasar de una forma clara, sin borrones que estropeen la experiencia.

 

 

Esta entrada fue publicada en General, Salud. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.