Los mejores ejercicios de terapia visual

La terapia visual es un entrenamiento visual que permite, de manera sencilla, perfeccionar y fortalecer las habilidades visuales. ¿Quieres saber cómo puedes hacerlo? Te contamos los mejores ejercicios.

La terapia visual no suele ser una de las más conocidas, pero lo cierto es que tiene gran importancia dentro del campo de la visión. Y es que esta terapia, o entrenamiento visual, es perfecta tanto para desarrollar como fortalecer las habilidades visuales de las personas, por lo que es válida para niños y adultos.

Así, en terapia visual se emplean ejercicios que, gracias a la repetición, permiten mejorar la visión y prevenir algunos problemas visuales, como las cataratas o el ojo vago. Además, también ayuda a mejorar la concentración.

Estos son algunos de los mejores ejercicios de terapia visual que puedes realizar en casa:

Cerrar y abrir los ojos

Éste es un ejercicio de lo más sencillo, pero que puede dar grandes resultados. Consiste en cerrar los ojos tan fuerte como te sea posible y aguantar así durante cinco segundos. Después, se deben abrir también lo máximo posible. Este ejercicio es recomendable repetirlo cinco veces.

Distancias: cerca y lejos

Otro ejercicio muy sencillo y para el que necesitarás un objeto, como un bolígrafo. Así, deberás coger el bolígrafo y estirar el brazo al máximo. Cuando lo tengas, deberás fijar la vista únicamente en el lápiz e ir acercándolo a la cara, sin perder el foco. Después, se vuelve a estirar el brazo. Este movimiento ha de repetirse tres veces, siempre con una velocidad lenta.

Mueve los ojos en círculos

El movimiento de los ojos también puede ser muy beneficioso en terapia visual. Por eso, uno de los ejercicios más recomendados actualmente, y consiste en mover los ojos hacia la derecha cinco segundos y, a continuación, hacia la izquierda otros cinco segundos. ¿Para qué sirve este ejercicio? Pues sobre todo es óptimo para quienes sufren de miopía e hipermetropía.

Estos ejercicios que parecen tan simples son muy beneficiosos para nuestra salud ocular, por lo que es recomendable hacerlos de manera periódica. Eso sí, siempre se aconseja acudir a un especialista primero para hacer un breve diagnóstico y recibir atención personalizada y consejos más adaptados a nuestras necesidades.

¿Te animas a practicar alguno de ellos y empezar a fortalecer tus habilidades visuales?  ¡Nunca es tarde! Seguro que notarás la diferencia y tu vista te lo agradecerá.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.