La pimienta del amor, la pasión.

El amor con pasión, sin duda es una de las grandes cosas de la vida que te pueden hacer muy feliz. La parte infeliz se la dejamos a otros. Nosotros nos vamos a centrar solo en la felicidad que el amor aporta. Sin embargo el sexo cambia con el paso del tiempo, y se puede llegar a perder la pasión.

pasion

Comenzaste una relación encendida con verdaderos deseos de que la pasión durase siempre. Pero… poco a poco, el calor se ha ido apaciguando: el fuego interno que te quemaba en el pecho se ha apagado y ¡ya no hacéis el amor! ¿Qué ha pasado?

Un poco de sosiego tras un apoteósico inicio es normal. ¡No te lamentes! Si crees que tu historia ha perdido brillo y quieres volver a sentir el fuego en el cuerpo, enciéndete de nuevo con los miles de argumentos que te hemos dado para recuperar la pasión. Pero, si la llama no vuele a prender, quizá haya algún motivo. Descúbrelo y ponte manos a la obra para resolver el apagón.

¡Trabajo, trabajo y más trabajo! Y… ¿no te queda tiempo para el placer? ¡Imposible! Ninguna relación sobrevive a la indiferencia. El exceso de preocupaciones, el estrés, el cansancio… pueden apagar la libido más ardiente. Necesitas distinguir claramente dos esferas: la privada y la pública. Y las relaciones entre ambas deben ser mínimas.

¡Me aburre el sexo! La rutina… una vez más. La repetición monótona de los mismos inicios y los mismos finales; noche tras noche, despertar tras despertar. El sexo puede llegar a convertirse en una actividad rutinaria y ¡sí! aburrida. Pero, ¡tranquila! Hay un remedio infalible contra el tedio: la innovación. Conseguir que cada encuentro sea una aventura es la mejor forma de asegurar la continuidad del amor y la pasión. Se trata de incorporar a tu vida sexual el misterio de los primeros encuentros y fundirlo con el extraordinario conocimiento, físico y emocional, que te proporciona el paso del tiempo. ¿Ha llegado el momento de introducir productos eróticos? No cierres la mente, hoy en día los sex shop son totalmente diferentes, son modernos, cosmopolitas. Y te pueden aportar algunas ideas muy buenas a la hora de afrontar la rutina sexual, desde los juguetes xxx más sugerentes hasta la lencería erótica más fina.

¡No tengo tiempo! ¿Tienes una agenda apretadísima en la que no quedan ni unos minutitos para dedicárselos a tu pareja? … Necesitas reservar parte de tu tiempo y de tu energía para el placer, pero… ¡ni se te ocurra fijar una agenda para cumplir con tus deseos sexuales! No hay nada menos estimulante que trazarse unos objetivos. El sexo es cuestión de deseos, de instintos, de impulsos, someterlo a un calendario que respete otros compromisos es tan absurdo como poco apetecible.

¡No le gusto! ¡No me gusto! La falta de tiempo, el exceso de trabajo y el malestar físico suelen ser los primeros argumentos que motivan el rechazo sexual. Pero, en infinidad de casos hay un motivo latente que interfiere en el disfrute sexual: la escasa autoestima. El pavor a mostrar el cuerpo desnudo puede frenar los instintos más primarios. Muchísimas mujeres y hombres se sienten avergonzados y rechazan su propio cuerpo.

Y… si tu caso no es ninguno de estos, ¿qué pasa? Quizá el problema sea tu pareja… quizá ya no te atrae igual que antes… quizá ya no lo deseas… quizá ya no estés enamorada… El desamor es un auténtico freno para la pasión.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La pimienta del amor, la pasión.

  1. Pingback: Jurassic World

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.