“Instituciones políticas y descentralización”, bosquejo de la conferencia del Dr. Joan Amenós en el I Congreso Internacional de Derecho de la CECAR (Corporación Universitaria del Caribe, Colombia).

 

Septiembre, 2015.

 

…         1.-En primer lugar, hay que tener en cuenta la posición de la charla que se me ha asignado. Las previsiones de descentralización en la Constitución colombiana serán ampliamente tratadas en otras conferencias de insignes profesores de esta nación. Por otra parte, la descentralización regional o “autonómica” (según la expresión española) será examinada por el Dr. Barberà en otro discurso.

 

En consecuencia, mi aportación principal va a centrarse en el ámbito de “lo local”, ya sea para  resumir la experiencia española o de otros países o bien para reflexionar en abstracto sobre esta noción. Esto no quiere decir que pretenda esconderme detrás de las grandes ideas, ya que esto no es posible ante la realidad colombiana. En efecto, los comentarios al título IX de la Constitución insisten en la apuesta efectuada por el constituyente en favor de la democracia local. Incluso, se llega a decir que la legitimidad de la representación político-administrativa local puede favorecer la consolidación  democrática del Estado colombiano en su conjunto.

 

2.-Debemos empezar con una desilusión. La Administración Local está en crisis y bajo un fuerte debate en todo el ámbito europeo. Hace unos días, en un paseo por el centro de Oporto, en Portugal, en una librería principal, me encuentro en el escaparate con toda una columna dedicada al libro O outro lado da governaçao. A reforma da Administraçao local, de Paulo Júlio y Miguel Relvas (2015), rodeado de las novelas de moda y otros best-sellers. Preparo esta charla y veo que el profesor Vandelli nos habla de la reciente vorágine de reformas locales en Italia, especialmente centrada en las áreas metropolitanas. En Gran Bretaña también se han producido relevantes reformas en los últimos años, aunque aquí con un sentido de mayor autonomía en favor de los municipios. En España, en fin, una relevante transformación desarticuló en el año 2013 parte de las bases de la administración local establecidas en los años 1978-1985.

 

Esto no es ninguna sorpresa, ya que el mismo Estado, como instancia efectiva de la vida socio-económica, está un poco achacoso y, por tanto, también habían de manifestarse estas debilidades en sus unidades más reducidas. Hablaremos de ello.

 

3.-Lo primero que debemos reconocer los juristas es que no sabemos cuál es la fórmula adecuada de descentralización. En efecto, creo que este debate está demasiado gobernado por el lenguaje de las gentes del foro, pero que los auténticos protagonistas deberían ser los economistas y los geógrafos (o incluso los informáticos), que nos indicaran las escalas más adecuadas de gestión y, especialmente, las más útiles para lograr el desarrollo económico y la prosperidad.

 

La única preocupación del jurista, a mi entender, ha de ser que, una vez elegida la fórmula, ésta respete algunos parámetros derivados principalmente del marco constitucional: seguridad jurídica y simplicidad estructural, legitimación democrática, solidaridad adecuada en el marco  tributario y presupuestario, controles pertinentes de legalidad y transparencia, etc.

 

Dicho esto, me centraré en mi exposición en los siguientes problemas:

 

PRIMERO.-La necesidad de ser grandes: la lucha contra el minifundismo municipal, el desarrollo de las administraciones supramunicipales, las técnicas asociativas, la regulación específica de las grandes ciudades, etc. La cuestión del “rebrote de los pequeños” (urbanizaciones privadas autorreguladas, las freguesias en Portugal, etc.).

 

SEGUNDO.-La Administración local y la insatisfacción con respecto a la democracia representativa y a la democracia directa.

 

TERCERO.-Adelgazamiento administrativo y restricciones presupuestarias.

 

CUARTO.-Imparcialidad y profesionalidad en el estatuto de los servidores o funcionarios  públicos en la Administración Local.

 

Éstas parecen ser las cuestiones más relevantes –al menos, en el sur de Europa- en la cuestión local. Deseo que sean una aportación útil al debate colombiano que, por supuesto, ha de hacerse con sus propios mimbres.

 

Barcelona, septiembre de 2015.

Dr. Joan Amenós Álamo

***

 

 

 

Quant a Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Aquesta entrada s'ha publicat dins de Administración Local. Perspectivas., Colombia. Ordenamiento territorial., Planta local. i etiquetada amb , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.