Obsesión por los desayunos

¿Quién no ha tenido problemas con lo que desayunar? La industria alimentaria lo tenía tan claro que empezó a inventar todo tipo de cereales para la primera comida del día.

Pero vivimos ahora el momento de pasar la lupa por sus productos y por lo que comemos. Y lo que ha desvelado es nocivo para el organismo. Así que los desayunos se han sumado al boom de cocina saludable y el do-it-yourself que ha nacido con el siglo (y con la crisis, por supuesto).

Aprender a desayunar

Los bloguers de cocina, nuevos santones que nos enseñan a reaprender a comer, nos dan a conocer los cereales de origen, no manipulados, que se pueden comprar a granel o ecológicos. A trabajar con ellos para beneficiarse de sus propiedades. Y a mezclarlos con semillas y frutas, con yogures y leches vegetales.

La cocina natural organiza talleres presenciales y online para aprender a desayunar. Su objetivo es enseñar a conocer todos los ingredientes que dan energía y elementos imprescindibles para el cuerpo humano, sin grasas (solo el mínimo imprescindible) ni azúcares (el enemigo number one). Mira por ejemplo los talleres de etselquemenges.cat.

desayunos

Abundancia para los desayunos

¿Pero has visto qué ordalía de desayunos hay cada mañana en Instagram? Imaginativos, coloristas y sanos. Desde porridges con todo tipo de especias y endulzantes, a tortitas, tostadas de aguacate, cereales con frutos secos… a los clásicos proteínicos de huevo, salchicha y bacon, que todavía tienen sus adeptos (excepto los que padecen hipercolesterolemia, of course).

¿Y cuántos utensilios para preparar desayunos? Creperas, ollas hotpan que conservan caliente el desayuno, ralladores para especias o jengibre… basta con curiosear por cualquier ecommerce de utensilios de cocina para prepararse para tener, al menos, un desayuno diferente cada día durante un año.

Y fíjate que la abundancia nos parecía que estaba en los anaqueles de los grandes supermercados, y es en la naturaleza donde la tenemos. En la naturaleza, en las recetas de toda la vida y en las ganas de volver a comer y a cocinar con elementos básicos. Una forma mucho más sana, variada y equilibrada de comer, sin duda.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.