El #consumo de imágenes (y a través de ellas)

Decorar tu casa, descubrir nuevas tendencias de moda, consumo de objetos… Pinterest e Instagram etiquetan la realidad y la presentan en formato de imagen estática o vídeos.
Y nosotros las consumimos gustosos, incluso de manera obsesiva ¿qué poder tienen las imágenes para atraparnos de esta forma?

El consumo instantáneo en el móvil

Hace años seguía un blog que retrataba de manera espontánea la estética de personas, como tu o yo, que se paseaban por las calles de Barcelona. Pero claro, la novedad había que ir a buscarla cada semana de manera proactiva: recordar el blog, abrir el navegador y visitarlo.

New #SUVPeugeot5008: designed to conquer life with you! #Peugeot #SUV #Drive

Una publicación compartida de Peugeot (@peugeot) el 2 de May de 2017 a la(s) 4:50 PDT

Ahora todo llega a ti, quieras o no quieras, lo tienes en la palma de tu mano para consumirlo en el metro, esperando a una amiga, durante la comida… miles de imágenes se agolpan esperando que deslices tu dedo hasta llegar a ellas y sueñan con robarte un segundo de atención.

Los productores saben que es casi imposible ese sueño y por ello se apuran en al menos ocupar un porcentaje de tu timeline y producir y publicar de manera constante para tener la suerte de captar tu atención inconsciente. Una imagen puede ser la responsable de enamorarte y convencerte en un instante que quieres la nueva sartén de titanio que sale en pinterest.

Las plataformas también comercializan tu atención. Posicionar un contenido en el inicio de tu timeline tiene un precio que las marcas/distribuidores pagan gustosos. Ya conocen tus gustos, los productos que te interesan, y te los presentan allí donde tu estás.

El vídeo se impone como herramienta de venta.

Vale ya de imágenes estáticas ¡que aburrido! Miles de ellas desfilan ante tus ojos cada día sin que apenas les prestes atención. Captar tu atención requiere ahora un nuevo nivel  de mensaje: imágenes en movimiento.

Recetas de cocina, gente corriendo por la naturaleza, bromas pesadas y muchas otras novedades se comunican ahora con vídeos de producción artesanal y/o profesional.

Lo más curioso es que la extensión de estos vídeos es cada vez más corta: apenas 10 segundos pueden bastar para convencerte de comprar esa bicicleta nueva o mostrarte las bondades del nuevo abrigo de temporada del Corte Inglés.

Youtube y los niños

Está claro que una parte importantísima de los antiguos televidentes adultos están abandonando el consumo de televisión a favor de las nuevas plataformas de visionado online a la carta, ofrecidas por las mismas cadenas de televisión, o de nuevas plataformas de pago como pueden ser Netflix o similares.
Los niños en cambio, como nativos digitales, prefieren casi unánimemente el visionado online a través de múltiples dispositivos y una plataforma trinfa entre ellas: Youtube.

Conclusiones (apresuradas)

La publicidad se perfecciona y ocupa nuevos lugares y formatos, nos sigue allí donde estemos (en el ámbito físico o digital) y conoce nuestros movimientos e intereses. Desde las imágenes estáticas hasta los vídeos todo sirve (y sobre todo servirá) para vendernos un refresco o un coche.

Una sociedad de objetivos

Hasta tal punto es una exigencia para la humanidad del siglo XXI marcarse sus propios objetivos, que se ha hecho una profesión de ello. Los coach o counselors o asistentes personales se encargan de ayudar, a los que simplemente viven, a determinar y alcanzar sus objetivos. “Porque sin ellos -afirman-, la vida decide por ti”.

Newdeal.es explica en su web que hay que aprender a planificarse, a ser más productivos, a fijarse metas y formular objetivos. Y para ello, incluso, se ayuda de una potente herramienta: un GTM o planificador de objetivos.

planificador gtm

Solo uno es el gran objetivo

No hay duda de que pasar por un proceso de planificación de objetivos es bueno para cualquiera. Otra cosa es que acierte con lo que realmente necesita.

Entre las herramientas de oficio del escritor está la de preguntarse sobre el protagonista: ¿qué desea? y ¿qué necesita? El escritor debe saber de cada una de sus criaturas qué necesita aprender, para hacerlo evolucionar a lo largo de la historia. Al personaje lo mueven sus deseos. Pero todos sabemos que los deseos suelen acabar en sueños, frustraciones o, a veces, tener la mala suerte de lograrlos.

El verdadero motor es interior. Conocer y liberarse de aquello que nos obliga a vivir como lo hacemos (creencias, autoimposiciones, miedos…), permitirse salir del camino, saltar por encima de una reacción que nos perjudica.

Y varias las formas de conseguirlo

A falta de planificación de objetivos, la vida se encarga de enfrentar a cada persona con las decisiones tomadas a medida que se hace mayor. La pretendida crisis de los 40 no es más que un detener el vertiginoso ritmo de levantar una familia en la treintena, y escuchar sin remedio los gritos que dan las opciones escogidas que no son coherentes con uno mismo. Es cada vez más difícil no escucharse a sí mismo. Por eso la vida se vuelve más complicada.

Uno puede entonces ponerse en las manos de un asesor de objetivos. O acercarse a sí mismo de la forma que le sea más amigable. Con suerte, el asesor escogido puede hacer ambas cosas.

 

 

El escaparate virtual

Podrías viajar por todo el mundo sin moverte de casa. El asombro que produce llegar a un país y descubrir sus objetos cotidianos, sus kioskos, cómo son sus calles, qué compran y venden, nos lo dan hoy webs y blogs de todo tipo.

Qué fácil es comprar artesanía de todo tipo en Etsy, o descubrir todas las posibilidades a la venta de cualquier objeto en Pinterest.

artesania

El mundo está en venta en Internet

No salgo de mi asombro cuando veo la calidad de millones de “aficionados” que no están en galerías de arte, ni tiendas de marcas conocidas, y que hacen auténticas maravillas creativas en cualquier ámbito. Con un buen sistema de escaparte virtual y tienda, de crowdfunding, cualquiera puede vender a los demás sus creaciones. Y se compra entre iguales.

El espléndido escaparte artístico que es Internet ha demostrado que el circuito “de estrellas” que existía hasta entonces, era un montaje para vivir unos pocos de otros pocos, diciéndonos qué es arte. Hoy esto último lo decidimos cada uno de nosotros, así como qué y a quién comprar entre una oferta inacabable.

Lo interesante es que cuando algo es bueno, gana su público de forma natural. Porque la calidad tienen un lenguaje universal. Surgen nuevos agentes comerciales que quieren mover universalmente una buena propuesta artística, pero esta vez a partir de lo que la gente ha validado como interesante.

arte

 

 

El choque de dos mundos

Cuando irrumpe la economía colaborativa, ambos mundos tienen razón.

comidafuera

El éxito inmediato de los pisos turísticos a partir de airbnb.com no tarda en provocar los primeros intentos del lobby turístico por prohibirlo, porque no pagan impuestos. Al poco se suman los vecinos de determinados barrios, hartos de los escándalos que arman los inquilinos que los usan para montarse grandes fiestas. Una difícil situación. airbnb no tarda en ser prohibida en algunas ciudades.

Le sigue Uber, la plataforma para convertir en taxistas a ciudadanos. El sector del taxi tiene razón en defenderse de este intrusismo que no paga las carísimas licencias ni vive de ello: Uber viene a ofrecer un complemento económico a muchos de sus usuarios. Pero la plataforma está allí, y mucha gente prefiere esta nueva filosofía para moverse por una ciudad. En algunos foros, incluso, la recomiendan para evitar el robo en las tarifas a los turistas de, por ejemplo, los taxistas argentinos.

¿Compatibles o destrucción mutua?

La polémica parece que le llega ahora a las nuevas fórmulas de cocina en casa, como explica Enrique Dans. Fórmulas como la de comer en casas particulares, chefs o comida a domicilio empiezan a hacer enfadar al sector de la restauración. En este sector se suman además las estrictas medidas de higiene que soportan a la hora de hacer y servir alimentos. Y que deja comentarios como este:

comida a domicilio

Pero no son las nuevas ideas las que causan problemas sino la lentidud en legislar marcos fiscales y normativos, que las hagan posibles y eviten agravios comparativos y problemas sociales.

La caza del talento

Todo empezó con los MOOC’s o la liberación de la formación universitaria, entre otras razones, para captar el talento joven que no accedía a la universidad. A partir de aquí surge el boom de nuevas ideas para cazar el talento.

Los cazadores de talento ya habían aprendido hace tiempo a moverse en Linkedin para contactar a los mejores, mientras los avispados buscadores de trabajo lanzaban a la red sus videocurrículums y webs originales.

gamificacion

Captura de pantalla de ‘Code on the Road’ en tecnovodesos.com

Gamificación para captar talento

Y entonces llega la gamificación como forma de captar talento. Por ejemplo, el algoritmo que publicó Google en diversos lugares con acceso directo a un formulario de entrevista laboral a quienes lo resolvieran.

Hoy es Uber el que tantea una nueva idea de captación de jóvenes ingenieros: envía a los móviles de aquellas personas que viajan en sus coches en un área determinada (de emprendimiento, universitaria…) un código para descifrar en menos de 60 segundos: Code on the road. Aquellos que lo hagan pueden entrevistar para acceder a puestos de programación en la compañía.

Cómo se atrae el talento

¿Qué se ofrece a estos jóvenes talentos para atraerlos a la empresa? El salario ya no es, en el siglo XXI, el gran gancho. Los jóvenes piden a las compañías una estructura horizontal, espíritu creativo, tiempo y valoración para la generación de ideas, libertad de tiempo, equipos dinámicos y diversión en la oficina.

storytelling

¿Y cuál es la mejor arma de las empresas en estos tiempos? Oficinas abiertas de ambiente internacional, equipos de talento y storytelling corporativo: historias de empresa que les hagan sentir orgullosos de ser sus protagonistas.

Los mensajes positivos

El siglo XXI es el del coaching y los mensajes positivos, ¿a que sí? Como las redes sociales nos obligan a tener algo que decir, qué mejor que recurrir a las grandes frases de famosos, las entiendas o no. Y digo yo ¿sirven de algo estas frases? ¿Y por qué gustan tanto?

Reto: un cambio producido por una frase

En el siglo de la comunicación, descubrimos la experiencia como verdadero proceso transformador.  No hay una frase que provoque un cambio, pero sí aquella que resume muy bien un proceso de cambio en aquella persona a la que le llama la atención.

Esta es una frase publicada en Medium que bien podría sintonizar con lo que se está redescubriendo en el siglo XXI: que la objetividad no existe, aunque se expresó en el XX.

una frase

Una frase reveladora de los cambios que nos promete en nuestra visión del mundo la física cuántica, que ya empieza a ganar divulgación popular. Cuando se una a la Internet de las cosas, otra de las obsesiones que apuntan alto, los milenials quedarán rápidamente obsoletos.

Palabras y palabras

Dejad de vomitar arco iris” fue una frase oída en un grupo de whatsapp, una bonita forma de pedir al resto del grupo que deje de contestar con mensajes alentadores y cariñosos al comentario de uno de ellos. No basta con cultivar la imagen, estamos obligados a mostrar nuestra mejor cara con palabras y palabras.

Mientras la sensación de soledad crece, y el contacto superficial entre personas.

 

 

Producir nuestra propia comida

Que la compra de Monsanto por parte de Bayer sea difícil por la mala imagen de la empresa norteamericana es una gran noticia para el mundo. La otra cara de la moneda es el despertar emprendedor en el sector de la auto-alimentación.

Seeds&Chips16, la cumbre europea de FoodTech, ha puesto sobre la mesa de la máxima actualidad temas como la sostenibilidad “entendida como uno de los retos más acuciantes del sistema alimentario mundial como el reto de los ‘9.000 millones'”, y la salud relacionada con la alimentación.

Los cultivos alternativos (hidropónicos, aeropónicos, cultivos verticales, de salón,  en las azoteas, interiores en un restaurante…) van a pegar fuerte. Vamos pues a un cultivo habitual de las propias verduras, hierbas y hortalizas en pequeños espacios. También, la preocupación por lo que comemos.

agrohuerto

En agrohuerto.com hace tiempo que se preparan para el siglo XXI

¿En qué inviertes tu tiempo?

Ya hay un creciente número de blogs de cocina sana que enseñan a cultivar en tarros de vidrio con tela de mosquitera germinados. Y a hacerse las propias leches vegetales. A conocer las harinas integrales para hacer pasta y pizza casera. La comida vegetariana encuentra también un hueco en los intereses de muchas personas preocupadas por cómo se alimentan.

Producir la propia comida requiere, aparentemente, mucho más esfuerzo y dedicación a la cocina. Aunque si se aplica la lupa a este fenómeno surge la pregunta: ¿y cuánto tiempo se dedica a ir al supermercado, comprar y llevar a casa vegetales sin apenas nutrientes, verdes y poco apetitosos a la vista, desembalarlos y vaciar después las enormes bolsas de basura de plásticos y papel que generan? Producir germinados caseros exige un breve periodo de aprendizaje y compra de semillas y después, basta un simple gesto de llenar y vaciar el bote de agua dos veces al día, y al cabo de tres días, consumir frescos brotes repletos de nutrientes. Todo un lujo.

Redes sociales como medio de comunicación

Vaya batalla estamos librando. La que está pasando el monopolio de las noticias de los medios de comunicación a las redes sociales. Instant articles de Facebook, Pulse de Linkedin y ahora Snapchat, que lanza su explorador de historias, alimentado por material multimedia de los usuarios en torno a una noticia.

pulse de lilnkedin

2 grandes cambios

Con la digitalización, nació el periodismo ciudadano. Y la oportunidad para los periodistas de contrastar sus fuentes de información.

En 2016, sin embargo, la evolución da un nuevo paso con la transferencia de la publicación de noticias a las redes sociales. Con la excusa de que es en ellas donde transcurre la vida digital de las personas y donde se mueve el mercado publicitario, los medios se ven obligados a publicar allí las noticias si quieren mantener lectores.

Y este proceso plantea dos grandes interrogantes:

  1. ¿Cómo van a actuar las redes sociales como medios de comunicación? Es decir, cuál va a ser su criterio para decidir qué contarnos. Todos sabemos que no hay criterios neutros y que la selección de las noticias que se nos muestra determina nuestra visión de la realidad. Todo un reto para nuestras obsesiones de siglo.
  2. Y claro, ¿de qué van a vivir ahora los medios?

Diarios sociales a medida

diarios digitales

Diarios como el New York Times están haciendo un esfuerzo considerable por publicar contenidos multimedia de alto valor con dos objetivos: que sean patrocinados, es decir, que los pague una marca. Y que tengan tanta calidad que las personas deseen pagar por ellos, y pasar por tanto a un modelo de contenidos de pago.

Lo que se topa con la contradicción de que quiere aparecer -el modelo de pago- en una época en que las redes sociales se llenan de noticias. ¿Será quizás el momento en que, hartos de tanta sobre información, volveremos a unos medios con menos información muy bien realizada?

¿O nos volveremos expertos usuarios de redes sociales y sabremos crearnos nuestros lectores de noticias con fuentes diversas en noticias y puntos de vista? Hay que decir que esto sería el paraíso informativo. ¿Estaremos a su altura?

Obsesión por los desayunos

¿Quién no ha tenido problemas con lo que desayunar? La industria alimentaria lo tenía tan claro que empezó a inventar todo tipo de cereales para la primera comida del día.

Pero vivimos ahora el momento de pasar la lupa por sus productos y por lo que comemos. Y lo que ha desvelado es nocivo para el organismo. Así que los desayunos se han sumado al boom de cocina saludable y el do-it-yourself que ha nacido con el siglo (y con la crisis, por supuesto).

Aprender a desayunar

Los bloguers de cocina, nuevos santones que nos enseñan a reaprender a comer, nos dan a conocer los cereales de origen, no manipulados, que se pueden comprar a granel o ecológicos. A trabajar con ellos para beneficiarse de sus propiedades. Y a mezclarlos con semillas y frutas, con yogures y leches vegetales.

La cocina natural organiza talleres presenciales y online para aprender a desayunar. Su objetivo es enseñar a conocer todos los ingredientes que dan energía y elementos imprescindibles para el cuerpo humano, sin grasas (solo el mínimo imprescindible) ni azúcares (el enemigo number one). Mira por ejemplo los talleres de etselquemenges.cat.

desayunos

Abundancia para los desayunos

¿Pero has visto qué ordalía de desayunos hay cada mañana en Instagram? Imaginativos, coloristas y sanos. Desde porridges con todo tipo de especias y endulzantes, a tortitas, tostadas de aguacate, cereales con frutos secos… a los clásicos proteínicos de huevo, salchicha y bacon, que todavía tienen sus adeptos (excepto los que padecen hipercolesterolemia, of course).

¿Y cuántos utensilios para preparar desayunos? Creperas, ollas hotpan que conservan caliente el desayuno, ralladores para especias o jengibre… basta con curiosear por cualquier ecommerce de utensilios de cocina para prepararse para tener, al menos, un desayuno diferente cada día durante un año.

Y fíjate que la abundancia nos parecía que estaba en los anaqueles de los grandes supermercados, y es en la naturaleza donde la tenemos. En la naturaleza, en las recetas de toda la vida y en las ganas de volver a comer y a cocinar con elementos básicos. Una forma mucho más sana, variada y equilibrada de comer, sin duda.

Aprendiendo unos de otros

Llama poderosamente la atención cómo está cambiando el mundo. La visibilidad y transparencia de Internet permite seguir sus hilos.

Son objeto de estudios los famosos movimientos de protesta y cambio que ha habido en el siglo XXI en diversos lugares del mundo, y que están evolucionando hacia la política. Ellos son motor de cambio. Pero también, los blogs y los voces en las redes sociales que reciben, personalizan y amplifican ideas y mensajes generacionales.

Vuelta tecnificada a los orígenes

La lucha de hace tantos años de los ecologistas ha empezado a calar en buena parte de la sociedad desde que diversos bloguers empezaron a publicar sobre cómo cambiar nuestras vidas cuidando nuestro planeta. Con un lenguaje joven y amor por una vida mejor vivida. Esta nueva generación de influenciadores que se mueven en comunidad está consiguiendo extender una nueva filosofía de vida y nuevos hábitos.

aprender ecología

Esturifari es hoy uno de los grandes influenciadores sociales

Así, nos encontramos con una curiosa vuelta tecnificada a los orígenes. En la red se enseña y se aprende comunitariamente a hacer cosas como el pan o la ropa de los niños, de las que las madres de la generación de los sesenta se liberaron como gran triunfo. El poco tiempo que se dispone para llevar una familia vuelve a llenarse de platos y postres caseros y de artesanía. Con la diferencia de que se aprende mediante la tecnología.

Horas en la cocina

Un gran ejemplo se da en la cocina. Los recelos hacia los materiales químicos que han prometido durante años mayor eficiencia, hacen publicar a un bloguer de cocina como mercado calabajío lo siguiente: “Las sartenes de hierro están volviéndose a imponer en el mercado por su durabilidad y salubridad. Ahora cuando la gente en general ha empezado a abordar el mundo cerámico y ecológico por los inconvenientes del teflón (PFOA y PTFE) y sus riesgos, nosotros hemos ido más adelante, que tecnológicamente es más atrás, y hemos retornado a los instrumentos de cocina de las abuelas, cuando en este material (ligeramente mejorado) se cocinaba todo tipo de alimentos sin ningún material antiadherente dado, y pese a que el mantenimiento requiera algo de mimo y constancia, los resultados eran mejores y los utensilios duraban eso, siempre”.

aprender en cocina

También ha tomado vida el movimiento #panarra, acompañado de la introducción de nuevos hornos domésticos al vapor. El de bizcochos con moldes Nordic Ware, o el reciente boom de la cocina de baja cocción, que promete el máximo de sabores y texturas con nuevos utensilios y muchas horas de cocción.

Todo, aprendido mediante la lectura de blogs y la asistencia a talleres presenciales o virtuales.

¿Y tú qué consideras más interesante? ¿Dedicar el tiempo libre a comprar las cosas hechas o a aprender a hacerlas tú mismo?