En favor de la propietat intel·lectual, en defensa dels autors i en pro de la creativitat

 

1.-Com ja hem comentat en alguna altra ocasió, la protecció de la propietat intel·lectual sempre ha estat problemàtica. Els contraris a la seva tutela enarboraren històricament dues grans objeccions:

 

-La primera, de caràcter tècnic, basada en la dificultat de salvaguardar una noció tan abstracta. Avui, això presenta menys obstacles ja que, gràcies a internet, se sap perfectament on és l’original i on és la còpia.

 

-La segona, de caràcter filosòfic i polític, centrada en el deute permanent de l’individu amb la comunitat (d’on ve el llenguatge? d’on ve la instrucció? del comú). Per aquest motiu, l’ordenament s’arronsa i, al cap d’un temps d’explotació, els drets de propietat intel·lectual passen al domini públic.

 

 

2.-Als darrers anys, però, alguns sectors han volgut bastir una ideologia sota el lema “tot és gratuït”. Es tractava, bàsicament, d’advocats, enginyers de software i professors universitaris. Respecte als primers, no presento cap objecció, ja que defensaven els interessos dels seus clients. Els segons –els informàtics- volien assegurar la venda dels seus productes, encara que fos a lladres i receptadors. Pel que fa als tercers, jo no els tindria gaire en compte, ja que –tenint segures les garrofes en l’erari públic- convertien la seva vida en una deliciosa aventura de Robin Hood, imaginant sense cap risc utopies  comunitàries de tot a cent, com Kropotkins de la postmodernitat.

 

D’aquest manera, amb els silenci dels que no enteníem res, han esbombat durant uns anys els seus vaporosos eslògans sobre “el nou paradigma d’internet”, la inatacabilitat del “peer to peer”, etc.

 

 

 

3.-Un vell instint adolescent em fa desconfiar dels coups de force que, de quan en quan, porten a terme les autoritats nord-americanes. Aquest cap de setmana, però, com en una vella pel·lícula de Hollywood, torna Humphrey Bogart (que no hauria existit sense protecció de la propietat intel·lectual) comandant els policies bons i proclamant que els cantants no es limitaran a vendre samarretes i que els llibres no desapareixeran.

 

L’FBI, com un llamp, com un desembarcament de Normandia en el cor del totalitarisme pirata.

Quant a Joan Amenós Álamo

Professor de Dret Administratiu
Aquesta entrada ha esta publicada en Domini públic, Drets i llibertats, Propietat intel·lectual. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

3 respostes a En favor de la propietat intel·lectual, en defensa dels autors i en pro de la creativitat

  1. L. Hutz diu:

    Pues sí que es cierto que parece que no se entera usted de nada…
    Por una parte, afirmar que hay quien es contrario a la tutela de los derechos de propiedad intelectual es quedarse muy en la superficie. Sí que habrá colectivos que defiendan la “abolición” de la propiedad intelectual, pero el debate se centra más bien en un “replanteamiento” de esos derechos… Por ejemplo, dice que el ordenamiento jurídico se “encoje” y los derechos de propiedad intelectual pasan al dominio público… después de 70 años de muerto el autor!! Ojalá mis nietos pudieran vivir de mi trabajo… A mi me parece que el ordenamiento se encoje poco.
    Decir, en general, que se defiende el “todo gratis” también resulta bastante superficial… en el copyleft, por ejemplo, se habla de “libertad” no de “gratuidad”; la libertad que ha de tener el autor para decidir qué hacer con su obra, sin ir más lejos.
    En cuanto al tema de los profesores universitarios, dice que tienen el sustento asegurado por el erario público… hombre, precisamente por eso el producto de sus investigaciones debería resultar más fácilmente accesible al gran público y no esconderse en publicaciones a las que, mediante suculentas suscripciones, sólo puedan acceder, precisamente, los grandes centros de conocimiento.
    Finalmente, nadie habla de que los cantantes y los libros (yo lo extendería a todo tipo de artistas) deban desaparecer… precisamente lo que se debate es un nuevo modelo en el que los artistas puedan decidir cómo poner su obra a disposición del público (el que quiera seguir con su copyright de toda la vida y con sus entidades de gestión, que siga… el que no, que disponga de alternativas) y que el público tenga un abanico amplio de posibilidades al que acudir, sin que los cuatro iluminados de siempre le roben a mano armada: me parece bien que haya gente que pague 20 € por un trozo de plástico, si así lo deciden, pero a mi me gustaría tener otras opciones para sopesar y decantarme por la que más me convenza.

  2. L. Hutz diu:

    Perdón, se me olvidó una cosa…
    Dicho lo anterior, si la intervención de Megaupload está fundamentada y se ha cometido un ilícito, bienvenida sea… nadie está por encima de la legalidad…

    Ahora bien, podían mostrarse también igual de efectivos con otros “ladrones” y no sólo con los que usurpan la sacrosanta propiedad intelectual…

    Saludos.

  3. Joan Amenós Álamo diu:

    Gracias por sus comentarios, Hutz. El debate está abierto. Bien visto lo de la peculiaridad del retorno al dominio público. Es verdad que estamos ante unos derechos de protección muy complicada: esto lo admito.
    Por otra parte, también le admito que la convulsión de estos años ha permitido productos más adaptados a los deseos de los demandantes (por ejemplo, la música por Spotify a preció por unidad, el libro que puede hojearse previamente en internet, etc.).

    Quizá lo más preocupante es la facilidad con la que qel libro electrónico, según parece, puede ser “pirateado”. Está el caso de Lucía Etxevarría, pero no estoy muy enterado de la visión del mundo editorial.

    Gracias otra vez por su discrepancia y adelante con la polémica.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Si us plau, demostra que no ets un robot * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.