Como tratar las varices

tipos-varices

Las venas varicosas o varices son uno de los problemas circulatorios más comunes, afectando mayormente a las mujeres. Son dilataciones venosas que interrumpen el flujo normal de la sangre, produciéndose unos bultos visibles a través de la piel. Las varices suelen presentarse generalmente en los miembros inferiores.

Existen varias formas en las que se generan estos bultos en las venas. Generalmente se dan debido a la obesidad, la falta de movimiento, pasar mucho tiempo parado, consumo de tabaco, tensión alta, algunos anticonceptivos, colesterol, etc.

Debe tratarse rápidamente este tipo de problemas debido a que pueden causar problemas a largo plazo. En el peor de los casos puede llevar a la amputación del miembro. Existen muchas formas de evitar las varices como la crema venosmil, pero una vez se tienen se pueden combatir.

Aloe Vera

La sábila de esta planta posee algunos compuestos que ayudan a reducir las varices, así como otros problemas de la piel. Esta se emplea con una compresa, untando e la zona durante la noche y dejándola hasta la mañana siguiente, preferiblemente caliente ya que así actuara con más eficiencia.

Aceites esenciales

Sirven como desinflamantes de las varices y ayuda a una muy buena circulación. Se deberían de emplear mediante un masaje en la región de las varices, preferiblemente empezando por los pies y subiendo hasta los muslos. Estos masajes son más efectivos durante la noche, para que sus efectos se mantengan mientras duerme.

Cortezas de castañas

Para esto se deben tomar unos 50 gramos de corteza de castañas de indias y hervirlas por unos 10 minutos en 1 litro de agua. Se cuela la mezcla y se debe beber inmediatamente. Esta posee varios compuestos que ayudan a mejorar la circulación y desinflamación de las venas.

Vinagre de manzana

Para esto, se unta un poco de vinagre de manzana sobre un paño seco y limpio. Se coloca justo sobre la zona afectada, dejándola ahí durante un tiempo aceptable, ayudando con algunos masajes sin hacer presión sobre la zona.

Baños de inmersión

Este es quizás uno de los más fáciles de realizar. Y muy efectivo, ya que al estar inmerso en el agua, todo el cuerpo puede relajarse perfectamente. Para estos es mejor tener una tina de baño, pero en caso de no contar con una en nuestra casa, se puede emplear un balde relativamente grande con suficiente agua, sales marinas y una taza de vinagre (preferiblemente vinagre de manzana). Una vez preparada, se introducen las piernas, dando algunos masajes mata aumentar la relajación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.