¿Cómo prevenir la anemia?

Es normal que muchas personas sientan en algún momento ciertos síntomas repentinos como cansancio, falta de energía, debilidad, mareos, dolor de cabeza, irritabilidad, piel pálida, temperatura corporal baja, entumecimiento de manos y pies, entre otros. Esta sintomatología suele responder a la anemia.

Asimismo, la anemia se trata de un trastorno común en la sangre, es cuando los glóbulos rojos se reducen y llegan a un nivel por debajo de los índices normales. Al mismo tiempo, puede ser algo leve, pero si no se recibe el correspondiente tratamiento, puede convertirse en un problema complejo.

Sin embargo, siempre hay formas de prevenir la anemia, consumiendo la cantidad diaria de hierro necesaria, en líneas generales todos necesitamos de 8 a 18 miligramos diarios, mientras que las mujeres requieren entre 15 y 18 miligramos.

La alimentación es la clave

Ahora bien, para recibir el aporte de hierro correspondiente, la primera opción es la alimentación, los alimentos con gran contenido de hierro son las carnes rojas y magras, así como los mariscos, camarones, almejas y ostras. También las legumbres como los frijoles, las arvejas y lentejas y los vegetales de hoja verde, entre los que resaltan las espinacas y la col rizada.

Además, de consumir alimentos ricos en hierro, también es de gran importancia aumentar el consumo de vitamina C y de folato, la razón es que ambos contribuyen a que el organismo absorba el hierro de una mejor forma, a través de un proceso realmente eficiente. En cuanto a dicha vitamina C, es posible recibirla de las frutas cítricas, así como del brócoli.

En suma, la vitamina B12 también es muy beneficiosa a la hora de prevenir la anemia, incluso también permite la eficaz absorción del hierro. En este caso, la fuente desde donde se puede recibir esta vitamina, son alos limentos o productos de origen animal como los lácteos y los huevos, también son ideales los pescados, mariscos y la soya.

Cabe destacar, llevar un régimen alimenticio para prevenir la anemia, no se trata solo de incluir todos los alimentos anteriormente mencionados solo porque son ricos en hierro también, se trata de lograr un verdadero equilibrio y poder garantizar que sea absorbido satisfactoriamente por el cuerpo.

Por otro lado, además de la alimentación, también es posible recibir la dosis de hierro necesaria por medio de suplementos, tanto de forma individual o si se prefiere, a través de un complejo multivitamínico, estos se pueden hallar en farmacias y tiendas naturistas.

La importancia de beber agua en el ejercicio físico

El cuerpo humano en su mayor parte está compuesto por agua, así que es vital garantizar su ingesta para mantener el cuerpo en perfectas condiciones. Al mismo tiempo, la actividad física también es clave para disfrutar de un sólido estado de salud, incluso, es preciso tener ambas.

Es decir, es primordial beber agua durante el ejercicio físico, al igual que la alimentación la hidratación tiene una gran importancia, esto se debe a que la actividad física genera la sudoración y esta a su vez, lleva a la pérdida de agua y si no se repone, las consecuencias podrían ser desde las más leves como la disminución del rendimiento físico, pasando por la deshidratación, hasta las más graves como el golpe de calor.

En este sentido, es obligatorio beber agua antes, durante y después de realizar actividades físicas, de lo contrario se vería afectado el bienestar del cuerpo. Asimismo, en condiciones normales todos necesitamos ingerir 2 litros de agua diarios.

No obstante, se requiere más cuando se realiza entrenamiento físico, aunque esto depende de la actividad, de su intensidad, duración y del ambiente en el cual se realice. Es decir, la necesidad de hidratación varía en cada persona, también según sus propias particularidades.

Los beneficios de agua durante la actividad física

Por otra parte, para comprender aún más la importancia de beber agua durante el ejercicio físico, resulta excelente conocer sus beneficios, por ejemplo, el agua hace más fácil el transporte de nutrientes, también activa las enzimas para el suministro de la energía.

De igual forma, este vital líquido ayuda a la eliminación de impurezas y toxinas, lubrica y proporciona el soporte a los tejidos y articulaciones, siendo este un rasgo excelente para evitar lesiones durante la actividad física y por último, interviene en la regulación de la temperatura corporal.

Entre otras cosas, muchos apuestan por el consumo de frutas y verduras para garantizar su hidratación, ya que estas la contienen, sin embargo, lo mejor es beber el agua directamente para recibir todos sus beneficios. En suma, lo más conveniente es beber de forma lenta y por medio de pequeños sorbos.

En cuanto al agua, resulta imprescindible garantizar que sea de la más alta calidad, siendo la más recomendada el agua mineral, diferentes organismos de salud a nivel mundial la recomiendan. Otro aspecto resaltante, es que no se debe esperar sentir sed para consumir agua, al contrario resulta ideal anticiparse y beber antes que esto suceda.

Alimentos que no debes comer para estar sano

Existe una frase muy popular que la mayoría de personas conoce,-eres lo que comes-, pero la mayoría de personas no le presta la atención que deberían, pues se trata de una frase muy cierta. Para tener el mejor estado de salud, uno de los primeros pasos es la alimentación, debe ser equilibrada y con ingredientes que aporten nutrientes saludables.

Sin embargo, siempre se dice qué comer, pero no se resaltan cuáles son esos alimentos que no se deben consumir, con el objetivo de estar sano, tal vez porque son los favoritos de la mayoría, incluso muchos se sorprenden al saber que cuando los ingieren comienza una bomba de tiempo, estos a continuación.

Para comenzar, los embutidos como la mortadela, longaniza y jamón de cerdo, ya que contienen grasas saturadas, las cuales generan sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares, infartos cardiacos y problemas cerebro vasculares. Como si fuera poco, también son ricos en nitratos que pueden desencadenar el cáncer y su contenido de sodio puede dar paso a la presión arterial.

También los alimentos procesados, debido a que estos incluyen ingredientes refinados y artificiales como aditivos, conservantes y químicos, solo aportan azúcar y carbohidratos que dan lugar a enfermedades. También la margarina, ya que posee grasas trans y aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos.

Los endulzantes artificiales son bastante usados, la mayoría desconoce su poder nocivo, pues tienen el poder de aumentar los antojos por el consumo de carbohidratos y estimula el almacenamiento de grasa. Igualmente el jarabe de maíz, puesto que es alto en contenido de fructosa y suele ser agregado a cereales, mermeladas y bebidas azucaradas, generando altos niveles de colesterol, triglicéridos y diabetes.

En consecuencia, las bebidas con azúcar también pueden provocar diabetes tipo 2, obesidad y enfermedades cardiovasculares. Cabe destacar, una botella de jugos néctar contiene 17 cucharadas de azúcar, su consumo podría llevar a la resistencia a la insulina y generar diabetes. Los dulces y donas tampoco son recomendables, estos contienen azúcar, grasas saturadas, azucares simples y grasas trans que solo generan enfermedades.

De igual forma, tampoco se deben comer papas fritas, ya que aportan grasas saturadas, colesterol hidratos de carbono, sodio y muchas calorías. Las pizzas también están en la lista negra, gracias a su contenido de grasas saturadas y azucares, presentes en su masa y en los embutidos, al igual que las hamburguesas pueden provocar enfermedades cardiovasculares.  Por último, los helados también representan el aporte de grasas y azúcar.alimentos que no debes comer para estar sano