La inyección anticonceptiva de tres meses, cómo funciona

inyección anticonceptiva

La inyección es uno de los métodos anticonceptivos femeninos con acción hormonal, a través de los cuales, se libera al organismo de manera constante una pequeña cantidad de hormonas con el fin de evitar el embarazo. A diferencia de otros métodos anticonceptivos hormonales, estas inyecciones entran en la clasificación de monofásicas, es decir que emplean solamente una hormona para su acción en el cuerpo.

Regularmente las pastillas anticonceptivas combinan dos hormonas, en su lugar la inyección de los tres meses contiene solamente progestágeno. Esta hormona se encarga de detener el proceso de ovulación natural para que un óvulo fértil no se libere de los ovarios, al mismo tiempo se aumenta la densidad del moco cervical para que el paso del esperma dentro del útero sea más difícil.

Modo de uso

Los métodos anticonceptivos femeninos a base de hormonas deben ser utilizados de acuerdo a calendarizaciones específicas, tal es el caso de la inyección anticonceptiva de tres meses. La primera inyección se debe colocar en los primeros cinco días del sangrado menstrual normal. Al ser colocada en este período, la inyección tiene efectividad inmediata en el organismo.

La inyección también puede colocarse luego de este tiempo, sin embargo, en tal caso, deberá utilizarse una medida de protección adicional, como los preservativos, durante las primeras dos semanas. Usada de la manera correcta, la inyección de los tres meses tiene una efectividad del 99.9%

Esta inyección será colocada por el médico o una persona capacitada, de forma intramuscular, puede colocarse en el glúteo o en la parte superior del brazo. La siguiente inyección se colocará exactamente doce semanas después de la primera; es importante anotar bien la fecha de la siguiente inyección y programar los recordatorios necesarios para que no se olvide utilizar estos métodos anticonceptivos femeninos.

Durante los primeros meses de uso de la inyección de los tres meses puede que se presenten irregularidades menstruales, las cuales se normalizan luego de un tiempo. En muchos casos, luego de aproximadamente seis meses de uso, se deja de tener la menstruación, sin embargo, esto no afecta de ninguna forma la salud normal del organismo.

Efectos secundarios

Al poseer una concentración mayor de hormonas, se ha asociado el uso de inyecciones de tres meses, con una mayor probabilidad de efectos secundarios, como náuseas, retención de líquidos o aumento de peso. Estos problemas deberían desaparecer con el tiempo.

La tasa de embarazos también es menor cuando se usa la inyección de la forma correcta, siendo más probable que suceda un embarazo en el primer año de utilización de estos métodos anticonceptivos femeninos.

Debido a que estas inyecciones anticonceptivas no protegen en contra de las enfermedades de transmisión sexual y por la concentración de hormonas en su composición, lo más recomendable en hablar con el médico, quien realizará los exámenes correspondientes y podrá dar toda la información necesaria, para determinar si este método anticonceptivo es el más apropiado para el estado de salud y comportamiento sexual de la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.